El suministro de armas occidentales a Ucrania impide soluciones pacíficas

Comparecencia ante la ONU de Margaret Kimberley

Margaret Kimberley, editora ejecutiva de Black Agenda Report, fue invitada a informar al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el 20 de mayo de 2024, como representante de la sociedad civil. El tema de la reunión fue el suministro de armas a Ucrania como amenaza para la paz y la seguridad. Esta intervención cobra especial interés tras, por ejemplo, los acuerdos de la UE para financiar la guerra armamentista en Ucrania, e incluso el acuerdo firmado esta misma semana por Pedro Sánchez con Zelensky…

Redacción. Blackagendareport.com

Intervención de Margaret Kimberley

Gracias, Sr. Presidente. Gracias a todos por esta oportunidad de dirigirme al Consejo de Seguridad y de ofrecer una exposición informativa sobre la cuestión de la paz en lo que respecta a Ucrania y sus conexiones con la gente de este país y de todo el mundo.

Como periodista, editora ejecutiva de Black Agenda Report, y miembro de la Alianza Negra por la Paz y de la Coalición Nacional Unida contra la Guerra, y como ciudadana de los Estados Unidos, la nación que ha asumido un papel de liderazgo en la continuación de esta crisis, estoy muy ansioso por hablar sobre este tema. Hasta ahora, el gobierno de Estados Unidos ha asignado casi 175.000 millones de dólares para el esfuerzo bélico ucraniano y para apoyar el funcionamiento del gobierno civil de Ucrania.

Durante los últimos dos años hemos sido testigos de una guerra terrible que terminaría si este país y otros dejaran de suministrar armas y buscaran la paz. Hubo oportunidades para que eso mismo sucediera en marzo y abril de 2022, cuando el gobierno de Turquía acogió las conversaciones de paz entre Ucrania y la Federación Rusa. La posibilidad de paz se perdió cuando mi país y otros subvirtieron estas conversaciones prometiendo al gobierno de Ucrania que recibiría un suministro interminable de armas con las que lograr una victoria militar. No solo esa victoria ha sido esquiva, sino que miles de ucranianos, las personas que este país dice preocuparse tanto, han perdido la vida. Y, por supuesto, muchos rusos también han perecido en los combates. El objetivo debería ser que el número de muertos termine para ambas naciones.

No tenemos que adivinar por qué se ha gastado esta enorme suma de dinero. Basta recordar lo que el presidente de los Estados Unidos y su equipo de política exterior han dicho públicamente. El secretario de Defensa dijo, en un raro momento de franqueza, que Estados Unidos quería «ver a Rusia debilitada». Este es un objetivo peligroso para Estados Unidos. El mundo necesita cooperación. Es la única manera de evitar una escalada y resultados desastrosos entre las grandes potencias. Estados Unidos no debería intentar debilitar a ninguna nación, sino que debería comprometerse continuamente a encontrar formas de prevenir y poner fin a los conflictos.

La confesión del Secretario no sólo es peligrosa, sino que seguramente ha fracasado. El propio presidente Biden dijo que las sanciones impuestas por Estados Unidos contra Rusia «convertirían el rublo en escombros». No ha ocurrido tal cosa, pero otras naciones han sufrido económicamente por el inútil esfuerzo por mantener el petróleo ruso fuera de los mercados mundiales. Las naciones del Sur Global, en particular, fueron las más afectadas por lo que resultó ser un esfuerzo fallido contra Rusia. Las naciones más desarrolladas, las de Europa, se han visto privadas de los suministros de gas asequibles que recibían de forma fiable de Rusia durante décadas.

Ha habido otras consecuencias graves y algunas de ellas han recaído sobre la población de este país, la principal responsable de la continuación de la crisis. El Proyecto Ucrania, como se le llama, es un esfuerzo bipartidista, en el que tanto demócratas como republicanos apoyan la continua inyección de enormes sumas de dinero a la industria de defensa, al Complejo Industrial Militar (MIC) y a proyectos dudosos en la propia Ucrania. Estos fondos no solo se gastan en el ejército, sino que literalmente están supliendo muchas funciones gubernamentales nacionales dentro de ese país. La mayoría de los estadounidenses no saben que las pequeñas empresas en Ucrania están siendo apoyadas con sus fondos públicos. Se han gastado al menos 25.000 millones de dólares en ayuda no militar .

No es que la gente en este país no necesite ayuda. El dinero para armas continúa gracias al consenso entre la clase política, mientras que las personas necesitadas aquí están siendo eliminadas del programa Medicaid, que paga la atención médica para personas de bajos ingresos, así como del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria. Los estudiantes se endeudan miles de dólares para asistir a las universidades. La misma administración, que está comprometida a gastar dinero en armas, nunca ha presentado un plan para ayudar a las aproximadamente 500.000 personas en Estados Unidos que no tienen hogar. Constantemente hay llamados para recortar o poner fin a estos programas por completo, pero el flujo de fondos para la guerra permanece intacto. La democracia misma está en crisis debido a estos interminables conflictos. La guerra no es el único indicador de violencia en el mundo y la paz no es sólo la ausencia de conflictos. Hacer la guerra conduce al empobrecimiento, que es la antítesis del concepto de paz.

El público estadounidense no tiene la unanimidad de opinión sobre Ucrania que cabría esperar teniendo en cuenta que se han asignado miles de millones de dólares. Incluso aquellos que dicen que apoyan este esfuerzo también dicen que les gustaría ver negociaciones. Una encuesta reciente indicó que al 71% de las personas en este país les gustaría ver una solución negociada en lugar de un conflicto en curso.

Pero los millones de estadounidenses que quieren el fin del conflicto se han visto privados de la representación que se supone que debemos tener. La administración no solo se niega a reconsiderar su posición, sino que hay informes de que el presidente Biden quiere evitar que los futuros presidentes desempeñen un papel diferente. Según el presidente Zelensky, está trabajando con Estados Unidos y otras naciones de la OTAN en un plan de diez años para proporcionar armas. Joe Biden solo puede servir por un máximo de cuatro años y medio más, lo que significa que quiere hacer un compromiso que un futuro presidente no podría cambiar. Al hacerlo, invalida las preocupaciones de los votantes en este país y de las personas que se supone que los representan.

Como ciudadano de los Estados Unidos, estoy francamente conmocionado por los extremos a los que llegará este país para llevar a cabo un plan peligroso que está condenado al fracaso. El tramo más reciente de la financiación de armas de Estados Unidos depende de que Ucrania movilice más hombres, aproximadamente 500.000. Varios millones de ucranianos huyeron a estados cercanos en 2022, pero ahora les dicen que no pueden renovar sus pasaportes en el extranjero. Deben regresar a Ucrania, donde vemos videos de hombres literalmente presionados para que entren en servicio, arrastrados fuera de la calle y obligados a unirse al ejército. La libertad por la que supuestamente se lucha parece requerir una falta de libertad para los ucranianos que corren el riesgo de morir en el campo de batalla.

Esta corrupción requiere un flujo constante de adoctrinamiento y propaganda para evitar que la población estadounidense haga preguntas o se oponga activamente a la guerra. Supongo que esa es la razón por la que el secretario de Estado, Antony Blinken, pensó que era prudente tocar con una banda ucraniana en su última visita a Kiev. No solo eso, sino que ni el Secretario ni sus manejadores eran conscientes de que la canción que interpretó, «Rockin’ in the Free World», es un lamento sobre la pobreza y la desesperanza en un mundo supuestamente libre que no es realmente libre para millones de personas. La administración está tan divorciada de la realidad que pensaron que era prudente que el secretario Blinken tocara esta canción mientras los hombres son acorralados para ser carne de cañón.

Quiero agregar que este conflicto no comenzó en febrero de 2022. Comenzó años antes con el plan de Estados Unidos de que Ucrania se uniera a la OTAN. En 2008, William Burns, entonces embajador de Estados Unidos en Rusia, reveló en un cable que conocemos, debido al trabajo de Wikileaks, que hacerlo cruzaría una línea roja rusa y potencialmente conduciría a «una gran división, que involucraría violencia o, en el peor de los casos, una guerra civil». Como todos sabemos, el editor de Wikileaks, Julian Assange, languidece en una prisión del Reino Unido, enfrentándose a la extradición al país que lo ha convertido en un ejemplo porque ha revelado secretos como este cable.

Reitero que ha habido propuestas de paz en los últimos dos años, y el intento más reciente ha sido el de la República Popular China, que ha elaborado un plan amplio de 12 puntos que podría significar el fin de la destrucción y el sufrimiento si se le da una consideración seria.

Por último, quisiera hacer un llamamiento a las Naciones Unidas para que utilicen su poder para investigar un acontecimiento catastrófico que está relacionado con el conflicto de Ucrania. El 26 de septiembre de 2022, los gasoductos NordStream fueron destruidos en una explosión que también envió aproximadamente 15 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, contribuyendo así al calentamiento global.

Las investigaciones se han cerrado sin conclusión y al menos un periodista de investigación de renombre internacional ha aportado pruebas de la responsabilidad de Estados Unidos. Lamentablemente, nadie en condiciones de investigar en este país ha exigido una investigación. Es imperativo que las Naciones Unidas lleven a cabo una investigación independiente por su cuenta. Esto sólo es posible si las fantasías de dominación son rechazadas definitiva y firmemente. Hacerlo liberaría a las naciones para ser honestas entre sí, para luchar por los problemas, pero para resolverlos sin muerte ni gastos de dinero que se utilizan mejor para las necesidades humanas.

Termino dándole las gracias por esta oportunidad y por la labor del Consejo de Seguridad en la defensa de la Carta de las Naciones Unidas en nombre de los pueblos del mundo. Muchas gracias.

Compartir:

Next Post

Voces no escuchadas: cómo la sociedad silencia a las mujeres

Mar May 28 , 2024
Tabitha Lean. Mronline.com En nuestro país y en todo el mundo, las voces de las mujeres a menudo no son escuchadas. Ya sea que se trate de una súplica jadeante de «no puedo respirar» o una confesión desgarradora de «Él me violó», las voces de las mujeres con frecuencia son […]
Cartel de Naciones Unidas contra discriminación por género

Ver también

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario