¡Alto el fuego inmediato, levantamiento del bloqueo de Gaza!

Pancarta del CATP en la manifestación de Barcelona

Comité por la Alianza de Trabajadores y Pueblos (CATP)

Resolución de solidaridad y apoyo a los trabajadores y pueblos de Palestina

Tras el ataque de milicianos de Hamas y otras organizaciones, lanzado desde Gaza el pasado 7 de octubre, que provocó la muerte de cientos de israelíes y numerosos heridos y rehenes, el gobierno de Israel ha respondido con bombardeos indiscriminados, que han causado la muerte de miles de ciudadanos, incluyendo más de 800 niños. El gobierno sionista ha declarado el estado de guerra y anuncia una próxima ocupación militar de Gaza. Al mismo tiempo, ha privado a los dos millones de habitantes de la Franja de Gaza de agua, luz, alimentos y combustible, una mediad de represalia contra la población que es considerada como un crimen de guerra.

Esta declaración de guerra del gobierno de Netanyahu, convertido en gobierno de “unidad nacional” con la entrada de los que hasta ayer se oponían a él, forma parte, en realidad, de una política de limpieza étnica contra el pueblo palestino que comenzó hace más de 75 años. El apartheid y la ocupación sionistas, así como la complicidad de los Estados Unidos y con el apoyo o silencio cómplice de sus aliados europeos están en el base de esta escalada genocida, justificada en nombre de la supremacía judía y, posteriormente, de la lucha contra el terrorismo, y que emplea con total impunidad las expulsiones violentas, encarcelamientos, demoliciones de viviendas, asesinatos en masa, redadas militares en campos de refugiados, asedio implacable y humillaciones diarias a la población de toda Palestina.

Varios factores han conducido a esta situación, en particular la partición de Palestina decidida en 1948 por la ONU bajo la égida de Churchill, Stalin y Truman, justificada con la falsa suposición de que el establecimiento de un Estado sionista era la solución para no volver a ver nunca más los exterminios perpetrados bajo la égida del nazismo. La partición de 1948, seguida de la expulsión del territorio israelita de cientos de miles de árabes palestinos, fue continuada con una nueva expulsión masiva en 1965, tras la “guerra de los seis días”, y, en 1993, con los Acuerdos de Oslo, que proponen la creación de Dos Estados, judío y palestino, sobre el territorio de Palestina, así como por numerosas resoluciones de la ONU que, en el mejor de los casos, nunca pasaron de ser «papel mojado».

Pero, más allá de la impotencia (o de la hipocresía) de las resoluciones internacionales, un hecho se impone: la partición de Palestina de 1948, el acuerdo de nueva partición de Oslo, no aportan, no pueden aportar, ninguna solución a la situación de Palestina. Los hechos, después de 70 años, demuestran que sólo pueden traer violencia y destrucción.

Porque, nadie puede ignorar, las amenazas y bombas del ejército israelí que hoy siguen cayendo sobre Gaza y otros territorios cercanos, forman parte de una guerra más amplia, entre la OTAN y los trabajadores y pueblos que resisten la dominación y el expolio imperialistas. Una guerra, como sucede en Ucrania, que no es solo militar, es de rapiña de los recursos básicos y también social, de recortes presupuestarios y supresión de derechos a los trabajadores y pueblos de los propios países. Una guerra en la que están involucrados los gobiernos europeos directamente, , aunque haya diferencias entre ellos y, entre ellos, el gobierno de Pedro Sánchez y Yolanda Díaz.

Los trabajadores de Palestina y de Israel no quieren más crímenes, apartheid, ni explotación. No quieren más guerra genocida. Al igual que la gran mayoría de las poblaciones de ambos territorios, quieren unas condiciones dignas de vida y un futuro de paz y fraternidad.

Para ello no hay más salida que construir un estado único, libre y democrático, con igualdad de derechos para toda raza o religión, sin injerencias ni imposiciones externas.

De inmediato, hay que parar la escalada militar en curso, poner fin a los bombardeos, permitir el acceso de la población de Gaza a bienes de primera necesidad. Los trabajadores y los pueblos del estado español llamamos a la movilización exigiendo el fin del bloqueo a Gaza y acabar con esta espiral de violencia mortífera en Palestina.

En esta difícil y sombría situación, hay un destello de esperanza, la de esos palestinos y esos judíos israelíes que, juntos, lanzaron un llamamiento e impulsaron una «campaña por un solo Estado» en el que puedan vivir judíos y árabes en igualdad. Es el único camino para no caer definitivamente en el abismo de la barbarie.

18 de octubre de 2023

conferencia.catp@gmail.com

Logo del CATP

Descargar doble hoja para distribución, en castellano y en valencià.

Compartir:

Next Post

Acto en València de la Campaña europea contra la guerra, militar y social.

Mar Oct 24 , 2023
La mesa informativa de la Campaña europea contra la guerra, militar y social acordó, en la reunión realizada en Valencia el 21 de octubre, llamar a la movilización social más amplia para detener los conflictos de Ucrania y Palestina, redirigir los créditos de guerra a gasto social y respetar el […]
Ponentes de la mesa informativa: Vicent Garcés, Juanjo Llorente, Marisa Saavedra y Blas Ortega

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario