Regreso a la austeridad europea

Dibujo del artículo original llamando a romper con la austeridad

El nuevo Pacto de Estabilidad de la Unión Europea impone recortes presupuestarios y de deuda a los Estados miembros, lo que traerá importantes consecuencias sociales, ecológicas y de todo tipo. En el siguiente artículo se analizan someramente, en lo relacionado con el deterioro de los servicios públicos, medio ambiente e incluso la paz, puesto que el gasto militar queda exento de tales ajustes. ¿Qué políticas realmente progresistas pueden impulsarse siguiendo las directrices austericidas?

Herman Michiel. Andereuropa.org 

Coronavirus en las caballerizas, virus de la austeridad europea

A principios de este siglo, la Unión Europea dio a luz a un niño con defectos congénitos: la moneda única europea. Los políticos de todo el mundo estaban exultantes de que el euro hiciera que la economía europea fuera muy fuerte. Desafortunadamente, después de una tormenta en el mundo bancario estadounidense en 2007, la economía europea amenazó con ir a la bancarrota. Un incendio en el tesoro griego incendió casi toda la Unión. Los políticos europeos tenían que salvar a su hijo, si era necesario sacrificando a la población por él. La camisa de fuerza que ya se había introducido con el llamado Pacto de Estabilidad (qué hay en un nombre, etc.) –los déficits presupuestarios deben estar por debajo del 3%, la deuda pública por debajo del 60% del PIB– se endureció aún más con toda una serie de «instrumentos» que se ha dado en llamar gobernanza

económica europea, la gobernanza económica sustentada en el Pacto de Estabilidad, el Tratado Fiscal, el paquete de seis y el Semestre Europeo. [i] (Aquí se incluye para descargar una «Guía para principiantes sobre la UE y la crisis: castigar a las víctimas«). Los griegos fueron los primeros en experimentar lo que significa cuando la economía es asumida por la UE.

Corona, pausa en la austeridad

En marzo de 2020 estalló la crisis del coronavirus. La economía funcionaba a media velocidad, los gobiernos gastaban miles de millones en desempleo temporal, apoyo a empresas y programas de vacunación. Incluso la Comisión Europea reconoció que seguir aplicando el Pacto de Estabilidad era un suicidio, y gracias a una ‘cláusula de excepción’, se suspendió, primero hasta finales de 2022, y luego con una prórroga hasta el 31 de diciembre de 2023. Ha habido opiniones de diversos lados sobre la oportunidad de utilizar este período para revisar la gobernanza económica europea, y el Pacto de Estabilidad en particular. ¿Acaso ni siquiera el ex presidente de la Comisión, Romano Prodi, advirtió que el pacto era estúpido? La Comisión presentó una propuesta de reforma Pero, a pesar de que disponían de tiempo de sobra, las instituciones europeas no lograron ponerse de acuerdo sobre una revisión de las normas a tiempo. Por tanto, el 1 de enero de 2024 volvió a entrar en vigor el antiguo Pacto de Estabilidad, a la espera de un acuerdo entre el Consejo (los ministros de Economía y Finanzas de los Estados miembros) y el Parlamento Europeo. Mientras Bélgica ocupa la presidencia de la Unión Europea en los seis meses actuales, el gobierno de De Croo intentará impulsar un acuerdo antes de las elecciones al Parlamento Europeo en junio.

¿Nuevos y mejores estándares?

Sin embargo, no hay que hacerse ilusiones sobre un acuerdo de este tipo. Después de muchas discusiones, el Consejo adoptó su posición el 20 de diciembre, que está fuertemente marcada por la obsesión presupuestaria de Alemania. El Parlamento Europeo, por su parte, no tuvo lista su posición hasta el 17 de enero de 2024. Una coalición de conservadores, liberales, democristianos y socialdemócratas adoptó una posición contra una minoría de los Verdes y de la izquierda radical que, al igual que la del Consejo, implica un retorno a las políticas de austeridad. Ahora es necesario celebrar negociaciones secretas entre el Consejo y el Parlamento, con la participación de la Comisión (las llamadas reuniones a tres bandas en círculos limitados) con el fin de destilar una síntesis de las posiciones de las tres instituciones. Por lo tanto, es posible predecir con alta probabilidad lo que finalmente surgirá.

¿Cuál es el acuerdo del Consejo del 20 de diciembre? Cualquiera que esperaba que se abolieran las «estúpidas» reglas del Pacto de Estabilidad se sentirá decepcionado. Están ‘relajados’, pero eso es muy relativo. En el caso de los déficits presupuestarios, ya no se menciona la norma del 3%, ¡sino del 1,5%! Esto es para países con una deuda superior al 60% del producto interior bruto (PIB), es decir, casi todos los Estados miembros de la UE. En cuanto a la reducción de la deuda pública por encima del 60% del PIB, se reduciría el ritmo impuesto. La Comisión comprueba si se ha alcanzado la eliminación progresiva prevista mediante la evaluación del «rendimiento» medio durante un período de cuatro años. Incluso es posible realizar este promedio a lo largo de siete años, pero luego el Estado miembro debe comprometerse a llevar a cabo «reformas estructurales», o a realizar las inversiones deseadas por la Comisión Europea, por ejemplo, en defensa[ii]

Por favor, apriétate el cinturón.

La Confederación Europea de Sindicatos (CES, la organización que agrupa a los sindicatos europeos) calculó cuánto tendrían que recortar los Estados miembros en los próximos años, tanto para el escenario de cuatro como para el de siete años:

Si se tienen en cuenta todos los Estados miembros, esto significa un ahorro público anual en la Unión Europea de 110 000 millones de euros en el escenario de 4 años y de 63 000 millones de euros en el escenario de 7 años. Cuando los bonos del Tesoro estaban abiertos de par en par para limitar al máximo las consecuencias económicas durante la crisis del coronavirus, a veces se planteaba la pregunta: ¿quién lo pagará? Los profetas de la fatalidad predijeron que sería el hombre y la mujer comunes como de costumbre. Una vez más se demuestra que tienen razón. Por supuesto, podría ser diferente, se podría lograr un presupuesto equilibrado y una deuda pública baja gravando adecuadamente las superganancias de las corporaciones y los activos acumulados de los ricos, pero a ningún gobierno o institución europea se le ocurriría eso.

Ironía, oh ironía…

Las consecuencias de un enfoque robótico de la gobernanza económica se ilustraron recientemente en Alemania, el país que, bajo el liderazgo de Angela Merkel y su ministro de Finanzas Schäuble, fue la fuerza impulsora detrás de la forma más estricta posible de coerción de austeridad. El régimen incluso puso un recorte automático a la política fiscal alemana para las generaciones futuras mediante la introducción de un freno a la deuda o techo de préstamos (‘Schuldenbremse’) en la Constitución. Eso, a su vez, sirvió de ejemplo para otros gobiernos de Europa.

Durante la crisis del coronavirus, el freno de la deuda quedó en suspenso, al igual que el Pacto de Estabilidad en la UE. De esta manera, el gobierno de Scholz pudo invertir 100.000 millones de euros en el ejército alemán, una medida a la que la oposición de derechas no tuvo objeciones. Pero cuando se trataba de 60.000 millones para medidas climáticas, apeló al Tribunal Constitucional alemán que invocó el freno de la deuda. Como resultado, se ha recortado el fondo climático y se han eliminado muchos subsidios verdes.

Ilustra lo que Marc Botenga, eurodiputado por el Partido Laborista belga y miembro del grupo de izquierda radical, escribe en Jacobin: «El regreso de la austeridad conducirá inevitablemente a recortes significativos en los servicios públicos en todas partes. Esto es especialmente cierto porque se hacen excepciones para algunos sectores, en particular para el gasto militar«. Por lo tanto, la UE no solo quiere que se aprieten los cinturones, sino que también se abrochen los cinturones.

NOTAS

[i] Para una explicación más detallada de estos conceptos, podemos consultar el folleto del Corporate Europe Observatory, Castigar a las víctimas: una guía para principiantes sobre la UE y la crisis

[ii] Si quieres más detalles, puedes ir a Unhappy New Year: How Austerity is Making a Comeback in Berlin and Brussels

Compartir:

Next Post

La nueva política industrial de la UE y sus costes

Lun Mar 4 , 2024
La actual política industrial de la UE ha sido ampliamente considerada como un cambio hacia el keynesianismo verde. Sin embargo, como señala la autora del siguiente escrito que incluye múltiples referencias, carece de control público sobre el proceso de innovación, así como de supervisión fiscal por parte del Parlamento Europeo, […]
Dibujo sobre la UE y lo que ocultan sus políticas industriales

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario