Agricultores alemanes intensifican la movilización contra el recorte de subvenciones y las subidas de impuestos

Manifestación de agricultores alemanes contra el gobierno

El gobierno de coalición del semáforo en Alemania decidió recortar los subsidios a los agricultores y aumentar los impuestos a la energía, mientras que la financiación de las guerras imperialistas continua creciendo…

Peoplesdispatch.org

Los agricultores y los sindicatos de toda Alemania están en pie de guerra contra las ofertas del actual gobierno de coalición del semáforo, anunciadas en diciembre, para reducir la desgravación fiscal para el diésel agrícola y también para reducir la exención de impuestos sobre vehículos para los vehículos agrícolas.

Las protestas, iniciadas por organizaciones como la Asociación Alemana de Agricultores (DBV) y la asociación «Agriculture Connects Germany» (LSV), incluyeron concentraciones de tractores y bloqueos de carreteras. En la noche del 4 de enero, los agricultores impidieron que el vicecanciller y ministro de Economía, Robert Habeck, desembarcara de un ferry en el norte de Alemania.

Según los informes, sucumbiendo a las protestas generalizadas, el 4 de enero, el gobierno insinuó su voluntad de continuar con la exención del impuesto sobre vehículos de motor para vehículos agrícolas y forestales y también propuso una reducción gradual del subsidio al diésel agrícola de 2024 a 2026. Pero los sindicatos de agricultores seguían descontentos y decidieron intensificar su agitación desde el 8 de enero, hasta que se revirtieran los recortes totales. Se convocó una manifestación nacional el 15 de enero en Berlín, en la que probablemente participarán los sindicatos del transporte.

El presidente de la Asociación Alemana de Agricultores (DBV), Joachim Rukwied, declaró: «Las garantías del gobierno son insuficientes. Ambas propuestas de recortes previstas por la coalición del semáforo tendrían que ser retiradas de la mesa por completo».

A principios de noviembre del año pasado, el Fondo para el Clima y la Transformación (KTF, por sus siglas en inglés), creado por el gobierno de coalición para iniciativas de acción climática y algunos subsidios industriales, fue declarado inconstitucional por el Tribunal Constitucional, lo que aumentó el déficit en el presupuesto de Alemania para 2024.

En diciembre, los partidos de la coalición llegaron a un acuerdo para complementar el déficit adicional mediante el recorte de los subsidios a los agricultores y el aumento de los impuestos a la energía, lo que generó una indignación generalizada. A raíz de la protesta en curso de los agricultores, por temor a una reacción violenta, el gobierno ahora planea imponer recortes en la protección marina y el apoyo a la pesca, manteniendo intactos algunos de los subsidios para los agricultores.

La diputada izquierdista Sahra Wagenknecht denunció los recortes y dijo que «el compromiso presupuestario del semáforo sirve a los grupos de presión fuertes y se sigue desperdiciando dinero en muchas áreas, por ejemplo, en términos de equipos y armas para Ucrania. Al mismo tiempo, los ciudadanos normales… Los pensionistas de bajos ingresos y los pensionistas que menos pueden resistir se ven agobiados por el aumento de los costes, entre otras cosas, de la calefacción, el gas y la electricidad».

En la actualidad, las fuertes lluvias y las consiguientes inundaciones han golpeado duramente a varios estados alemanes. Para aprovechar la indignación de la gente contra el gobierno, en el contexto de las próximas elecciones en los estados del este de Alemania, grupos de extrema derecha, incluida Alternativa para Alemania (AfD), también han expresado su solidaridad con la protesta de los agricultores. Los principales sindicatos de agricultores pidieron a sus miembros que se distancien de las acciones orquestadas o convocadas por AfD y grupos de extrema derecha.

El 5 de enero, el líder del Partido Comunista Alemán (DKP), Patrik Kobele, expresó su solidaridad con los agricultores que protestaban. En su declaración en Unsere Zeit (UZ), dijo que mientras el gobierno está imponiendo la carga de la crisis a la clase trabajadora, las pequeñas empresas, los artesanos y los agricultores, la maquinaria de guerra sigue funcionando y la industria armamentística está celebrando. Hubo un aumento del 40% en las exportaciones de armas de Alemania bajo Olaf Scholz. «Nuestra tarea principal sigue siendo la lucha contra la integración de grandes sectores del movimiento obrero en el curso de la guerra y la crisis de la clase dominante», dijo Kobele. «No solo queremos agricultores enojados, sino tractores contra el curso de la guerra».

Compartir:

Next Post

Sobre el Estado de excepción en Ecuador

Vie Ene 12 , 2024
Interesante análisis sobre la crisis en Ecuador y el flamante gobierno de Daniel Noboa -mayor empresario bananero del Ecuador- y cómo recrea las narrativas del Narcoestado para legitimar un régimen de militarización social… Editorial. Revista Crisis El 8 de enero de 2024, tras conocerse la fuga de alias Fito, seis […]
Foto del gobierno ecuatoriano de Noboa

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario