Nueva Caledonia se rebela contra el colonialismo francés

Foto del artículo original

Rob Grams. Frustrationmagazine.fr

Nueva Caledonia: Revuelta canaca contra el colonialismo francés

Desde ayer, se está produciendo una revuelta muy intensa en Nueva Caledonia: saqueos, destrucción de negocios, lucha armada contra la policía (cócteles molotov, munición real, etc.), motín en la cárcel… En cualquier otra región francesa, estaría en la portada de todos los periódicos. Sí, pero Nueva Caledonia no es una región francesa cualquiera, es una colonia y, como tal, tiene poco interés para la metrópoli y es difícil entender lo que está pasando allí. Tratemos de desentrañar todo esto.

Retrospectiva: la colonización de Nueva Caledonia

Nueva Caledonia es un grupo de islas situadas en Oceanía. Hasta el siglo XVIII, los pueblos indígenas del territorio de Nueva Caledonia vivían sin injerencia occidental.

La situación cambió a partir de finales del siglo XVIII, pero sobre todo a partir de principios del siglo XIX. En la década de 1820, los comerciantes británicos comenzaron a construir puestos comerciales, es decir, estructuras extranjeras, colocadas en puntos estratégicos para promover el comercio internacional.

A raíz de esto, los misioneros llegaron veinte años después con la idea de cambiar el estilo de vida de los que ahora se llaman canacos, transformando sus creencias y convirtiéndolos al cristianismo. Las cosas no siempre salieron tan bien como se esperaba, ya que en 1847 los canacos atacaron una de las misiones y decapitaron al hermano Blaise Marmoiton. Se han sentado las bases: los canacos pueden ser colonizados, pero no permitirán que esto suceda.

Nueva Caledonia: el antiguo gulag francés

Las ambiciones occidentales para Nueva Caledonia adquirieron una nueva dimensión en la década siguiente.

Napoleón III (en el poder de 1848 a 1870) buscaba un territorio para hacer nuevas colonias penales. Nueva Caledonia fue colonizada oficialmente por Francia en septiembre de 1853.

Por lo tanto, los franceses establecieron allí una prisión, es decir, un campo de trabajo para los prisioneros que trabajaban en condiciones espantosas. Estos últimos fueron empujados a permanecer en el lugar una vez que su condena había terminado, con el fin de promover la colonización.

Si hay delincuentes comunes allí, Nueva Caledonia será utilizada masivamente para deportar a los opositores políticos, convirtiéndola en un verdadero «gulag francés». Así, fue allí donde los revolucionarios de la Comuna de París que no habían sido ejecutados sumariamente fueron deportados en masa, así como los combatientes de la resistencia argelina contra la colonización francesa de 1830. Louise-Michel, que fue deportada allí, también habló del «problema canaco». Los convictos fueron utilizados como mano de obra casi gratuita para construir la infraestructura colonial.

Los capitalistas estaban cada vez más interesados en esta colonia desde que allí se descubrió el níquel. Allí se desarrolló la actividad minera y metalúrgica.

Los canacos nunca aceptarían pasivamente la colonización francesa.

En 1878, Aitaï, un «gran jefe» canaco, se presentó ante el gobernador francés, derramó un saco de tierra y declaró «esto es lo que teníamos». Luego vierte una bolsa de piedras y dice «esto es lo que nos dejaste». De hecho, poco a poco, los colonos franceses monopolizaron la tierra cultivable, desestabilizando profundamente la economía alimentaria de los melanesios y dejando a los nativos con tierras de menor calidad.

Ataï, en colaboración con otros jefes tribales, comenzó a urdir un plan para tomar Numea (que se había convertido en la capital de Nueva Caledonia). Pero en junio de 1878, tras el asesinato de una familia de colonos, las cosas se aceleraron: la administración colonial mandó encerrar a diez jefes tribales.

De junio a agosto, los canacos cambiaron sus planes y lanzaron ataques a gran escala, matando a gendarmes y colonos (unas 200 personas).

La insurrección fue finalmente sofocada por Francia y la represión fue extremadamente sangrienta: Ataï fue decapitado y su cabeza, colocada en formol, fue enviada como trofeo a París. Los demás líderes canacos fueron ejecutados sin juicio y casi el 5% de los melanesios fueron asesinados (unas 2.000 personas). Se recuerda la barbarie sádica del colonialismo francés.

Durante la Primera Guerra Mundial, los soldados canacos se encontraron con que iban a luchar en una guerra que no les concernía. Además de eso, los colonos franceses se apoderaron de aún más tierras para satisfacer las crecientes necesidades de suministro.

En 1917, se organizó una guerra de guerrillas en torno a la figura de Noël, jefe de la tribu Tiamou. Esto fue reprimido después de un año. Noël también fue decapitado y otros sesenta rebeldes fueron condenados.

Después de esta nueva revuelta, los colonos franceses intentaron un nuevo enfoque. Ahora se trata de formar una «élite republicana canaca» que permita corromper el espíritu de resistencia desde dentro.

En 1931, los canacos fueron exhibidos, como si fueran animales, en la Exposición Colonial de París.

Después de la segunda guerra mundial, el estatuto de Nueva Caledonia cambió. Ya no se consideraba oficialmente una colonia y se dio la nacionalidad francesa a los canacos. La población obtuvo el derecho al voto en 1957. Nueva Caledonia se convirtió en el tercer mayor productor mundial de níquel y las autoridades francesas fomentaron la colonización. Esta llegada de colonos incrementó la población en un 20% en la primera mitad de la década de 1970.

Al mismo tiempo, las ideas de independencia se desarrollaron y prepararon una nueva era de revueltas anticoloniales en la década de 1980: lo que Francia llamaría «los acontecimientos».

Los «acontecimientos»

En la década de 1960, las reivindicaciones nacionalistas canacas se formalizaron. Los estudiantes de izquierdas que participaron en Mayo del 68 regresan a Nueva Caledonia. Nidoïsh Naisseline, un activista de extrema izquierda, fundó los «Pañuelos Rojos», mientras que otros separatistas crearon el «grupo 1878» en 1971 (una referencia a la insurrección de ese año). Exigen la restitución de la tierra y quieren preservar su identidad. Se fusionaron para crear el Partido de Liberación Canaco en 1975. Le siguieron otros, como el Partido de la Independencia en 1979.

Pierre Declercq, profesor y partidario de la independencia, fue asesinado en su casa en septiembre de 1981. Sus asesinos nunca fueron encontrados. Estallaron manifestaciones y se instalaron barricadas. La situación siguió siendo tensa en julio de 1983, cuando los gendarmes fueron asesinados.

Se planeó un referéndum sobre la libre determinación para 1989, pero los separatistas querían que el electorado fuera limitado para que fueran los pueblos indígenas, y no los colonos, los que votaran. Esta demanda fue rechazada inicialmente. En 1984, los activistas independentistas canacos fueron a la Libia de Gadafi para recibir entrenamiento militar. El Frente de Independencia se convirtió en el Frente Canaco y Socialista de Liberación Nacional (FLNKS) y este último llamó a boicotear las elecciones territoriales de 1984 debido a esta regla electoral, que consideraban ilegítima. Uno de los líderes independentistas, Eloi Machoro, rompe una urna electoral para simbolizar este boicot.

Este fue el comienzo de una cuasi insurrección.

En noviembre de 1984 se establecieron barricadas, se secuestró al subprefecto, se ocupó la gendarmería en la comuna de Thio y se desarmaron cinco helicópteros del GIGN. En diciembre, las casas de los europeos fueron saqueadas e incendiadas.

El gobierno socialista francés envió al ejército y a la gendarmería, prohibió todas las manifestaciones y vigiló de cerca a las tribus.

Tras un breve retorno a la calma, se reanudaron las tensiones entre colonos y separatistas.
En enero de 1985, el GIGN ejecutó a Eloi Machoro, y se estableció el estado de emergencia y el toque de queda.

Para calmar la situación, el gobierno de Laurent Fabius concedió más autonomía a Nueva Caledonia e implementó algunas reformas para una mayor democracia.

Esto no duró mucho, ya que al año siguiente la derecha volvió al poder con el gobierno de convivencia liderado por Jacques Chirac. Se aprobó el estatuto «Pons I»: su objetivo era contrarrestar el deseo de independencia, reducir los poderes que habían obtenido los «consejos regionales» y organizar un referéndum de autodeterminación.

Una vez más, el FLNKS explicó que no participaría en el referéndum si los colonos podían votar de la misma manera que los canacos.

Esto es apoyado por el Movimiento de Países No Alineados, es decir, los países que se niegan a ser serviles a los Estados Unidos o a la Unión Soviética. La Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución en la que afirmaba «el derecho inalienable del pueblo de Nueva Caledonia a la libre determinación y la independencia» e incluyó a Nueva Caledonia en la lista de territorios no autónomos de las Naciones Unidas, es decir, territorios no descolonizados «cuyas poblaciones aún no se autogobiernan plenamente».

El referéndum fue boicoteado por los separatistas y, como era de esperar, en septiembre de 1987 esta «autodeterminación» fue rechazada. Este último también se comprometió a boicotear las elecciones presidenciales y regionales. En octubre, los autores de una emboscada en la que murieron diez separatistas en 1984 fueron absueltos por un jurado compuesto exclusivamente por europeos, lo que desencadenó la ira de los canacos.

Dos días antes de las elecciones presidenciales de 1988, los militantes del FLNKS lanzaron una nueva ofensiva: se trató de lo que se llamó la toma de rehenes de Ouvéa.
Unos sesenta separatistas atacaron una gendarmería en Ouvéa y tomaron como rehenes a una veintena de gendarmes (cuatro de ellos murieron durante el ataque). La mitad de los rehenes fueron liberados rápidamente, los demás fueron llevados a una cueva.

El gobierno francés declara a la isla zona militar y prohíbe el acceso a los periodistas. Los soldados franceses tuvieron un día de campo: los niños fueron maltratados, atados a los postes de las chozas, delante de sus familias.

Mientras los gendarmes eran bien tratados por los secuestradores, Chirac discutió con el general Vidal y le preguntó qué harían los israelíes y Thatcher en tal caso. El general respondió que lanzarían una «intervención», y Chirac decidió hacerlo.

El 5 de mayo de 1988 se lanzó el asalto, los canacos dejaron huir a los rehenes sin hacerles daño. La versión oficial es simple: 18 secuestradores murieron en combate. Excepto que 12 de ellos fueron encontrados con balas en la cabeza, además de sus otras heridas. En resumen, se trata de ejecuciones sumarias. En junio, una ley de amnistía se aplica a todos los hechos de este caso, lo que permite no indagar en lo que realmente sucedió. Michel Rocard confirmó: «Al final del episodio en la cueva de Ouvea, hubo canacos heridos y dos de estos heridos fueron rematados con botas por soldados franceses, incluido un oficial (…) Era necesario prever que esto se sabría en algún momento y, por lo tanto, era necesario prever que esto también estaría garantizado por la amnistía».

Para restablecer la calma, se firmaron los Acuerdos de Matignon, aceptados en particular por el FLNKS. Fueron ratificados por un referéndum de libre determinación en Nueva Caledonia, que dio el sí ganador. Está previsto que diez años después se celebre un referéndum sobre la independencia.

El polémico referéndum de 2021

Durante este período, los gobiernos franceses fomentaron la construcción de fábricas e infraestructuras. Las desigualdades en el archipiélago siguen siendo importantes. En 1998, los Acuerdos de Numea pospusieron el referéndum sobre la independencia, inicialmente previsto para ese año, por otros diez años.

Tuvo lugar en noviembre de 2018, solo votaron los canacos y los «caldoches» (los descendientes de colonos y convictos que habían estado asentados durante mucho tiempo). El «no» a la independencia ganó con el 56,4%. La ley establece que los canacos aún pueden organizar otros dos referéndums.

Está previsto un nuevo referéndum sobre la independencia para 2020. Se pospone ligeramente debido a la pandemia de Covid-19. El voto independentista aumentó, pero volvió a perder con el «no» con el 53,2%.

Por ello, se organizó un tercer referéndum en 2021, pero esta vez fue boicoteado por los separatistas. De hecho, el Estado francés se niega a posponer el referéndum como solicitaron los separatistas debido a la pandemia. Como los separatistas no votaron, el referéndum, como era de esperar, dio una victoria muy amplia al rechazo a la independencia (96%)

Mayo de 2024: revuelta contra la reforma constitucional

El gobierno francés está tratando de aprovechar la derrota de los separatistas para cambiar las reglas constitucionales y limitar la posibilidad de una futura independencia.

Quería abrir el derecho de voto a todos los residentes de Nueva Caledonia que hubieran vivido en el territorio durante al menos diez años, lo que permitiría gradualmente situar a los canacos en minoría.

En la Francia metropolitana, los diputados comenzaron a estudiar esta ley el lunes 13 de mayo. Esto desencadenó una gran revuelta: quema de vehículos, saqueo de tiendas, incendio de decenas de empresas y fábricas, enfrentamientos con la policía, levantamiento de barricadas, motín en la cárcel.

La Francia Insumisa ha pedido la retirada del proyecto de ley, pero la votación sigue programada, mientras que el toque de queda acaba de ser decretado, y el Gobierno envía quince refuerzos desde el GIGN

En el contexto de una revuelta de alta intensidad en Nueva Caledonia, es esencial comprender las raíces profundas de estos disturbios. La colonización de Nueva Caledonia ha dejado profundas cicatrices en la sociedad, marcadas por décadas de opresión, despojo de tierras indígenas y brutal represión. Desde los primeros ataques de los colonos hasta las revueltas anticoloniales del decenio de 1980, la historia de Nueva Caledonia es la de una lucha constante por la libertad y la autodeterminación.

Los Acuerdos de Matignon de 1988 parecieron aliviar las tensiones, pero las desigualdades persisten, alimentadas por una economía desequilibrada y disparidades sociales flagrantes. A pesar de los referendos de independencia, las tensiones siguen siendo elevadas, con resultados ajustados y debates en curso sobre el camino a seguir para el futuro de Nueva Caledonia.

El reciente intento de reforma constitucional por parte del gobierno francés ha reavivado las protestas, alimentando una revuelta sin precedentes. Los incendios, los saqueos y los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad reflejan la frustración y la rabia de una población que una vez más se siente marginada y traicionada.

Si bien la Francia de Macron corre el riesgo de una represión brutal, es crucial reconocer las aspiraciones legítimas del pueblo canaco a la autodeterminación.

Compartir:

Next Post

Cadena humana en València contra el genocidio palestino y la "pasividad" de las instituciones

Lun May 13 , 2024
En la mañana del domingo 12 de mayo, en la playa de la Malvarrosa de València, se ha realizado una cadena humana exigiendo el cese inmediato de las agresiones sionistas y para reivindicar una «Palestina libre» y en paz. En esta movilización, convocada por la Comunidad Palestina y la Plataforma […]
Conformación de la cadena humana en la Malvarrosa. Foto de J.M. López publicada por Levante-emv.com

Ver también

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario