Eurolandia: Putin y Xi versus Eurovisión

Jamil Anderlini. Politico.eu

En este día 11 de mayo de primavera, al final de una semana laboral europea interrumpida por otro festivo religioso arcaico, estoy contemplando a tres figuras históricas de gran importancia: Vladimir Putin, Xi Jinping y … quien gane el Festival de Eurovisión esta noche.

Esta fue una semana en la que Vladimir el Grande intercambió insultos adolescentes con el líder ucraniano Zelenskyy sobre quién era el nazi más grande, mientras se juramentaba a sí mismo para un quinto mandato como presidente de Rusia. Como escribió nuestra ex corresponsal en Moscú Eva Hartog, ahora exiliada, el evento de mal gusto le dio una fachada de legitimidad a la extensión de su cuarto de siglo de gobierno empañado.

«A partir de aquí es repetición y degradación», escribió un analista político ruso radicado en Londres.

Una descripción similar podría aplicarse a las relaciones entre China y la UE tras la polémica visita de otro aspirante a emperador. El Presidente Xi Jinping visitó Francia, Serbia y Hungría para hacer brillar su majestuosa beneficencia sobre estas pequeñas naciones tributarias confundidas y sus líderes liliputienses.

Estos destinos fueron cuidadosamente elegidos para infligir el máximo daño a la unidad europea y transatlántica, con promesas de generosidad imperial a los estados vasallos que realizaron adecuadamente la genuflexión necesaria y amenazas de venganza a aquellos que se atrevieran a levantar la nariz ante el liderazgo de Xi de la «comunidad de destino común para la humanidad«.

Este concepto es central para el «Pensamiento de Xi Jinping sobre la diplomacia», que prevé un orden mundial post-Pax-Americana con el corpulento principito gobernando desde el trono celestial en Pekín, mientras que el poder y la magnificencia irradian a tierras bárbaras lejanas.

Antes de dirigirse a Serbia, para celebrar la inminente desaparición de la OTAN, y a Hungría, para celebrar el gran éxito de la estrategia del caballo de Troya de Pekín de aprovechar el mercado único a través de Budapest, Xi tuvo que soportar algunas molestas peticiones de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, y del presidente francés, Emmanuel Macron.

Esencialmente, los europeos le pedían a Xi que restringiera el enorme exceso de capacidad de la economía china estimulado por el Estado y el consiguiente tsunami de exportaciones al mercado único que matan a la industria. Ya es bastante difícil para Bruselas conseguir que todo el mundo se sume a la transición ecológica, pero será totalmente imposible si la transición ecológica significa externalizar la industria europea de los coches eléctricos y enviar la mayoría de los puestos de trabajo industriales europeos a China.

También presionaron a Xi sobre el firme apoyo «sin límites» de Pekín a Rusia y su maquinaria de guerra. China ha entrado en el vacío causado por las sanciones occidentales y ahora está proporcionando gran parte de lo que Putin necesita para llevar a cabo la brutal guerra contra su vecino.

Es casi lindo que los europeos piensen que una petición educada y razonable cambiaría la mente del Hijo del Cielo. Sobre este último tema, no hay ninguna posibilidad de que el Partido Comunista Chino ajuste su apoyo a la agresión rusa. La situación, en la que el antiguo «hermano mayor» soviético es ahora un «hermano pequeño» suplicante, es demasiado deliciosa y beneficiosa como para ponerla en peligro.

En cuanto al exceso de capacidad china, en realidad no hay mucho que Xi o sus secuaces puedan hacer. El exceso de capacidad y el mercantilismo son la esencia misma de la economía china. Ni siquiera el emperador puede cambiar eso, aunque quisiera.

Por lo tanto, «repetición y degradación» es probablemente lo mejor que podemos esperar en lo que respecta a las relaciones entre China y la UE en los próximos meses y años.

Para distraer a las masas de la floreciente guerra comercial y el vaciamiento de la industria europea, los dioses de Eurolandia te traen el ridículo espectáculo que es el Festival de la Canción de Eurovisión. Soy relativamente nuevo en este fenómeno cultural, pero planeo sintonizar, junto con gran parte del mundo, para ver lo que Putin y Xi sin duda consideran la prueba A en su argumento de que el Occidente decadente está en declive terminal.

Independientemente de lo que pienses de la música cuestionable, ¡digo que Eurovisión es un símbolo de la fuerza y la libertad occidentales!

Compartir:

Next Post

Declaración Final del Encuentro internacional “Qué futuro para Palestina”

Sáb May 11 , 2024
Foro de Roma. Workers.org Declaración final publicada el 21 de abril de 2024, después de dos días de discusiones por una asamblea internacional a Roma, Italia. La operación del 7 de octubre y las batallas que le siguieron han demostrado que la Resistencia palestina ha fortalecido su capacidad militar y […]
Organizadores del Foro de Roma: ‘Qué futuro para Palestina’

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario