La Conferencia de Paz de Madrid en 1991 actuó contra el pueblo palestino

Asistentes a la Conferencia de Paz en Madrid de 1991

La Conferencia de Madrid de 1991 fue un hito negativo para la causa palestina, al iniciar un proceso de negociación y reconocimiento del estado de Israel que rompió el consenso árabe y la unidad palestina. La Conferencia, presidida por el entonces jefe de gobierno socialista Felipe González, también sirvió para consolidar el papel hegemónico de Estados Unidos en Oriente Medio. Conviene saber…

Samidoun Euskadi. Rattiba.com

La «Conferencia de Paz de Madrid» realiza en 1991, siendo presidente del gobierno el socialista Felipe González, fue el resultado natural de lo que sucedió en términos de posiciones y políticas oficiales palestinas y árabes desde 1974, siendo un peligroso punto de inflexión en el camino de la causa palestina, el comienzo del gran declive.

Marcó el retroceso en los escenarios palestino, árabe e internacional. Nuestro pueblo recordará cómo las delegaciones árabes oficiales asistieron y se sentaron a la misma mesa que los representantes de la entidad sionista -por primera vez en la historia.

Lo hicieron frente a las cámaras y ante los ojos del mundo. Aquí fue donde se produjo la ruptura oficial y completa de lo que alguna vez se conoció como «Los Tres No de Khartum: No a la negociación. No a la reconciliación. No al reconocimiento de la entidad sionista.»

La Resolución de Khartum fue la conclusión de la reunión en la capital sudanesa entre los líderes de ocho países árabes que siguió a la Guerra de 1967. La resolución fue la base de las relaciones entre estos países e Israel desde ese momento hasta la Guerra de Tishreen.

A Madrid también asistió una delegación palestina -bajo el manto del régimen jordano- eludiendo las decisiones del Consejo Nacional Palestino y abandonando la unidad de representación de la OLP. El CNP es el mayor ente palestino y quien redactó la Constitución Palestina en 1964.

La conferencia fue un éxito rotundo para el imperialismo estadounidense y un punto de inflexión histórico en un momento en el que EEUU se preparaba para liderar el mundo por sí solo -después de la primera Guerra del Golfo.

Así, tres décadas desde que la Conferencia de Madrid se celebró bajo el patrocinio de Estados Unidos, entre finales de octubre y principios de noviembre de 1991. Han pasado 30 años desde el proceso de liquidación de Oslo.

Esto significa que ha nacido una nueva generación palestina en la patria y en la diáspora, por lo que el número de palestinos se ha duplicado. Ha pasado aproximadamente de 6 millones a 13 millones, y se ha vuelto natural, y también un deber patriótico, que esta nueva generación esté motivada para asumir su responsabilidad nacional y llevar la bandera de la lucha nacional, la liberación y el retorno. Además de liberar el potencial popular para afrontar los proyectos de exclusión, normalización y liquidación de la cipaya Autoridad Palestina de Abbas.

Para lograr este objetivo es necesario el inicio inmediato de acciones para afrontar la responsabilidad nacional a nivel individual y colectivo; es necesaria la convergencia y cooperación colectiva para generar programas de lucha, metas directas y estratégicas.

Por un lado, se requiere voluntad de sacrificio y amplia participación popular en la reconstrucción de nuestras instituciones nacionales y populares. Por otro lado, es necesario plantarle cara al movimiento sionista, sus instituciones y su entidad colonial racista.

Sin descuidar la necesidad de enfrentarse, al mismo tiempo, al proyecto de la clase cipaya palestina que monopolizó la decisión política y dilapidó los sacrificios de nuestro pueblo. Sus principales logros nacionales fueron destruidos y se estableció, a través de los desastrosos Acuerdos de Oslo, una autoridad impotente e ilegítima, que es la autoridad de autogobierno limitado en áreas y ciudades dentro de la ocupada Cisjordania de Palestina. Nuestro pueblo palestino -que restableció la Organización de Liberación de Palestina y todas sus instituciones,

lanzó una revolución histórica popular-armada en la década de 1960, restauró la identidad nacional palestina, estableció la Carta Nacional Palestina y asumió sus responsabilidades nacionales y patrióticas-, está en mejores condiciones de corregir la brújula nacional y árabe.

Hoy el Pueblo Palestino está más capacitado para darle la vuelta a todas las fuerzas enemigas que participaron en el crimen de Madrid-Oslo; e incluso está más capacitado para restablecer el equilibrio entre las dos alas del movimiento nacional palestino, la patria y la diáspora.

Apoyando la firmeza de las clases populares y dirigiendo el timón de la lucha de liberación palestina hacia Palestina, toda Palestina, para así proteger la unidad del pueblo palestino y sus inalienables derechos nacionales.

Nuestro pueblo palestino hoy se da cuenta, a la luz de esta larga y amarga experiencia, que el estado de ruptura y colapso que afligió a la institución palestina oficial (la OLP) fue de hecho el resultado de la Conferencia de Ginebra de 1973, la adopción del liderazgo de la OLP en el proyecto del llamado “Estado Palestino”, el Programa de “Diez Puntos” de 1974 y la salida del régimen de Anwar Sadat de la arena del conflicto árabe-sionista de 1977.

Esto ha conducido a la colaboración, en secreto y después abiertamente -con innumerables proyectos cipayos de liquidación, que a su vez, han perpetuado el enfoque corrupto y excluyente en la arena palestina-, que golpea los cimientos del consenso popular palestino.

De esta forma, se difundieron conflictos  internos, estableciendo la política de exclusividad y exclusión, difundiendo la cultura de la sumisión y el culto al líder. Vaciaron nuestras instituciones nacionales, nuestros sindicatos y uniones populares de contenido revolucionario.

Abrió la puerta a la entidad sionista, contribuyendo a difundir la cultura de la derrota y legitimó la cooperación en materia de «seguridad» con el aparato del enemigo, apuntando a la resistencia de nuestro pueblo y sus vanguardias nacionales y revolucionarias.

Compartir:

Next Post

El Estado de Israel es el principal agente del imperialismo estadounidense en Oriente Medio

Mar Ene 9 , 2024
Ante la masacre en Gaza y Cisjordania, algunas voces piden a Estados Unidos que “frenen” a su aliado Israel. Sin poner en duda que la potente movilización que se desarrolla en los EE.UU., y en todo el mundo, pueda obligar al gobierno de los EE.UU. a llamar al orden al […]
Dibujo del presidente de Israel rodeado de esqueletos

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario