La UE militariza las fronteras internas de África para frenar la migración

Foto: Matt Rota. Dibujo de una oficina fronteriza en algún país africano

Andrei Popoviciu, Inthesetimes.com

Cómo Europa externalizó la aplicación de la ley fronteriza a África

Con poco respeto por los derechos humanos.

Cuando Cornelia Ernst y su delegación llegaron a la estación fronteriza de Rosso en un caluroso día de febrero, no les llamó la atención el bullicioso mercado artesanal, el espeso smog de los camiones que esperaban para cruzar, ni las piraguas pintadas de colores vibrantes que se balanceaban en el río Senegal. Era el delgado maletín negro que había sobre la mesa, delante del jefe de estación. Cuando el funcionario destrabó el soporte de plástico duro, revelando con orgullo docenas de cables meticulosamente dispuestos junto a una tableta con pantalla táctil, suaves jadeos llenaron la habitación.

Llamada Dispositivo Universal de Extracción Forense (UFED), la máquina es una herramienta de extracción de datos capaz de recuperar registros de llamadas, fotos, ubicaciones GPS y mensajes de WhatsApp desde cualquier teléfono. Fabricado por la empresa israelí Cellebrite, conocida por su software para descifrar teléfonos, el UFED se ha comercializado principalmente a las agencias mundiales de aplicación de la ley, incluido el FBI, para combatir el terrorismo y el tráfico de drogas. En los últimos años también se ha ganado la infamia después de que países como Nigeria y Bahréin lo utilizaran para obtener datos de los teléfonos de disidentes políticos, activistas de derechos humanos y periodistas.

Ahora, sin embargo, un UFED había llegado a los guardias fronterizos estacionados en el cruce entre Rosso, Senegal, y Rosso, Mauritania, dos ciudades con el mismo nombre a lo largo del sinuoso río que divide los países, y un punto de paso crucial en la ruta de migración terrestre hacia el norte de África. En Rosso, la tecnología no se está utilizando para atrapar a traficantes de drogas o militantes, sino para rastrear a africanos occidentales sospechosos de intentar emigrar a Europa. Y la UFED es solo una herramienta preocupante en un arsenal más amplio de tecnologías de vanguardia utilizadas para regular el movimiento en la región, todo allí, sabía Ernst, gracias a los tecnócratas de la Unión Europea con los que trabaja.

Como eurodiputada alemana, Ernst había dejado Bruselas para embarcarse en una misión de investigación en África Occidental, acompañada por su homóloga holandesa, Tineke Strik, y un equipo de asistentes. Como miembros de los partidos de Izquierda y Verde del Parlamento, Ernst y Strik formaban parte de una pequeña minoría de eurodiputados preocupados por cómo las políticas migratorias de la UE amenazan con erosionar los cimientos mismos de la UE, es decir, su respeto profesado por los derechos humanos fundamentales, tanto dentro como fuera de Europa.

La estación de Rosso formaba parte de esas políticas, ya que albergaba una sucursal recientemente inaugurada de la División Nacional de Lucha contra la Trata de Migrantes y Prácticas Conexas (DNLT), una asociación operativa conjunta entre Senegal y la UE para capacitar y equipar a la policía fronteriza senegalesa con la esperanza de detener la migración a Europa antes de que los migrantes se acerquen. Gracias a la financiación de los contribuyentes de la UE, Senegal ha construido al menos nueve puestos fronterizos y cuatro sucursales regionales de DNLT desde 2018, dotados de tecnologías de vigilancia invasivas que, además del maletín negro, incluyen software biométrico de huellas dactilares y reconocimiento facial, drones, servidores digitales, gafas de visión nocturna y mucho más. (Un portavoz de la Comisión Europea, el órgano ejecutivo de la UE, señaló en un comunicado que las sucursales de DNLT fueron creadas por Senegal y que la UE solo financia su equipo y capacitación).

A Ernst le preocupaba que estas herramientas pudieran violar los derechos fundamentales de las personas en movimiento. Los funcionarios senegaleses, recordó, parecían «muy entusiasmados con el equipo que recibieron y cómo les ayuda a rastrear a las personas», lo que la dejó preocupada por cómo se podría usar esa tecnología.

Ernst y Strik también se mostraron preocupados por una nueva y controvertida política que la Comisión había comenzado a aplicar a mediados de 2022: negociar con Senegal y Mauritania para permitir el despliegue de personal de Frontex, la agencia de la guardia de fronteras y costas de la UE, para patrullar las fronteras terrestres y marítimas de ambos países, en un esfuerzo por frenar la migración africana.

Con un presupuesto cercano a los 1.000 millones de dólares, Frontex es la agencia gubernamental mejor financiada de la UE. Durante los últimos cinco años, ha estado sumida en la controversia tras repetidas investigaciones —por parte de la UE, las Naciones Unidas, periodistas y organizaciones sin fines de lucro— que encontraron que la agencia violó la seguridad y los derechos de los migrantes que cruzan el Mediterráneo, incluso al ayudar a la guardia costera de Libia, financiada por la UE, a enviar a cientos de miles de migrantes de regreso para ser detenidos en Libia en condiciones que equivalían a tortura y esclavitud sexual. En 2022, el director de la agencia, Fabrice Leggeri, se vio obligado a dimitir por una serie de escándalos, incluido el encubrimiento de deportaciones similares de «devolución en caliente», que obligan a los migrantes a cruzar la frontera antes de que puedan solicitar asilo.

Si bien Frontex ha tenido durante mucho tiempo una presencia informal en Senegal, Mauritania y otros seis países de África Occidental, ayudando a transferir datos migratorios de los países de acogida a la UE, los guardias de Frontex nunca antes habían estado estacionados permanentemente fuera de Europa. Pero ahora la UE espera extender el alcance de Frontex mucho más allá de su territorio, a naciones africanas soberanas que Europa alguna vez colonizó, sin mecanismos de supervisión para protegerse contra abusos. Inicialmente, la UE incluso propuso conceder inmunidad judicial al personal de Frontex en África Occidental.

La posibilidad de que surgieran problemas parecía obvia. El día antes de que Ernst y Strik viajaran a Rosso, habían escuchado duras advertencias de grupos de la sociedad civil en Dakar, la capital de Senegal.»Frontex es un riesgo para la dignidad humana y la identidad africana», les dijo una defensora, Fatou Faye, de la Fundación Rosa Luxemburgo, una organización sin fines de lucro de política progresista.»Frontex está militarizando el Mediterráneo», coincidió Saliou Diouf, fundador de Boza Fii, un grupo de defensa de los migrantes. Si Frontex está estacionado en las fronteras africanas, dijo, «se acabó».

Los programas son parte de una estrategia migratoria más amplia de la UE de «externalización de fronteras», como se denomina a la práctica en eurospeak. La idea es externalizar cada vez más el control fronterizo europeo asociándose con los gobiernos africanos, extendiendo la jurisdicción de la UE a los países de los que proceden muchos migrantes. La estrategia es multifacética, e incluye la distribución de equipos de vigilancia de alta tecnología, capacitaciones policiales y programas de desarrollo, o al menos la ilusión de ellos, que pretenden abordar las causas fundamentales de la migración.

En 2016, la UE designó a Senegal, país de origen y tránsito de la migración, como uno de sus cinco países socios prioritarios para abordar la migración africana. Pero en total, 26 países africanos han recibido euros de los contribuyentes destinados a frenar la migración a través de más de 400 proyectos discretos. Entre 2015 y 2021, la UE invirtió 5.500 millones de dólares en este tipo de proyectos, y más del 80 % de los fondos procedían de las arcas de ayuda humanitaria y al desarrollo. Solo en Senegal, según un informe de la Fundación Heinrich Böll alemana, el bloque invirtió al menos 320 millones de dólares desde 2005.

Estas inversiones conllevan riesgos significativos, ya que parece que la Comisión Europea no siempre lleva a cabo evaluaciones de impacto en los derechos humanos antes de lanzarlas a países que, como señala Strik, a menudo carecen de salvaguardias democráticas para garantizar que la tecnología o las estrategias policiales no se utilicen indebidamente. Por el contrario, el conjunto de esfuerzos africanos contra la inmigración de la UE equivale a experimentos tecnopolíticos: equipar a los gobiernos autoritarios con herramientas represivas que pueden utilizarse contra los migrantes, y también con muchos otros.

«Si la policía tiene esta tecnología a su disposición para rastrear a los migrantes», explica Ousmane Diallo, investigador de la oficina de Amnistía Internacional para África Occidental, «no hay nada que garantice que no se utilizará para atacar a otros, como la sociedad civil o los actores políticos».

A lo largo del último año, he recorrido las ciudades fronterizas de Senegal, he hablado con decenas de personas y he examinado cientos de documentos públicos y filtrados para reconstruir el impacto de las inversiones de la UE en materia de migración en este país clave. Lo que ha surgido es una compleja red de iniciativas que hacen poco para abordar las razones por las que las personas migran, pero mucho para erosionar los derechos fundamentales, la soberanía nacional y las economías locales en los países africanos que se han convertido en laboratorios de políticas de la UE.

El frenesí de la UE hacia la migración a medias se remonta a la oleada migratoria de 2015, cuando más de un millón de solicitantes de asilo de Oriente Medio y África, huyendo de conflictos, violencia y pobreza, llegaron a las costas europeas. La llamada crisis migratoria desencadenó un giro a la derecha en Europa, con líderes populistas explotando los temores para enmarcarla como una amenaza existencial y de seguridad, reforzando a los partidos xenófobos y nacionalistas.

Pero el pico de la migración desde países de África occidental como Senegal se produjo mucho antes de 2015: en 2006, más de 31.700 migrantes llegaron en embarcaciones a las Islas Canarias, un territorio español a 60 millas de Marruecos. La afluencia tomó desprevenido al gobierno español, lo que provocó una operación conjunta con Frontex, denominada «Operación Hera», para patrullar la costa africana e interceptar barcos que se dirigían a Europa.

La Operación Hera, que la organización sin fines de lucro de libertades civiles Statewatch describió como «opaca e irresponsable», marcó el primer despliegue (aunque temporal) de Frontex fuera del territorio de la UE, la primera señal de externalización de las fronteras europeas a África desde el fin del colonialismo a mediados del siglo XXésimo siglo. Si bien Frontex abandonó Senegal en 2018, la Guardia Civil española permanece hasta el día de hoy, continuando patrullando la costa e incluso realizando controles de pasaportes en los aeropuertos para detener la migración irregular.

Sin embargo, no fue hasta la «crisis migratoria» de 2015 que los burócratas de la UE en Bruselas adoptaron una estrategia más contundente al dedicar fondos para detener la migración en su origen. Crearon el «Fondo Fiduciario de Emergencia de la Unión Europea para la estabilidad y el tratamiento de las causas profundas de la migración irregular y las personas desplazadas en África» (EUTF, por sus siglas en inglés).

Si bien el nombre suena benévolo, es el Fondo Fiduciario de la UE el responsable del maletín negro, el dron y las gafas de visión nocturna de la estación fronteriza de Rosso. El fondo también se ha utilizado para enviar burócratas y consultores europeos a través de África para presionar a los gobiernos para que elaboren nuevas políticas migratorias, políticas que, como me dijo un consultor anónimo del Fondo Fiduciario de la UE, con frecuencia se «copian y pegan de un país a otro» sin tener en cuenta las circunstancias únicas a las que se enfrenta cada uno.

«La UE está obligando a Senegal a adoptar políticas que no tienen nada que ver con nosotros», dijo la investigadora de migración senegalesa Fatou Faye a Ernst and Strik.

Pero la ayuda europea sirve como un poderoso incentivo, dice Leonie Jegen, investigadora de la Universidad de Ámsterdam que estudia la influencia de la UE en la gobernanza migratoria de Senegal. Dichos fondos, dice, han llevado a Senegal a reformar sus instituciones y marcos legales siguiendo las líneas europeas, reproduciendo «categorías políticas eurocéntricas» que estigmatizan e incluso criminalizan la movilidad regional. Todo ello, señala Jegen, viene envuelto en la sugerencia subyacente de que «la mejora y la modernidad» son cosas «traídas del exterior», una sugerencia que recuerda al pasado colonial de Senegal.

Hace siglos, las mismas fronteras que ahora están siendo fortificadas por la demanda de la UE fueron trazadas por imperios europeos que negociaban entre ellos en la carrera por saquear los recursos africanos. Alemania se apoderó de franjas de África occidental y oriental; los Países Bajos reclamaron su derecho en Sudáfrica; los británicos capturaron un cinturón de tierra que se extendía de norte a sur en la parte oriental del continente; y las colonias francesas se extendían desde Marruecos hasta la República del Congo, incluido el actual Senegal, que obtuvo la independencia hace apenas 63 años.

La externalización del control fronterizo a los países de origen de la migración no es totalmente única. Las últimas tres administraciones presidenciales de Estados Unidos han proporcionado a México millones de dólares para evitar que los refugiados centroamericanos y sudamericanos lleguen a la frontera de Estados Unidos, y la administración Biden ha anunciado que construirá centros regionales en América Latina donde las personas puedan solicitar asilo, extendiendo efectivamente el control fronterizo de Estados Unidos miles de millas más allá de sus límites físicos.

Pero los esfuerzos de Europa para externalizar la vigilancia fronteriza a África son, con mucho, los más ambiciosos y mejor financiados de los experimentos en todo el mundo.

Llegué al polvoriento puesto de control en la aldea de Moussala, en la frontera de Senegal con Malí, al mediodía de un sofocante día de principios de marzo. Como principal punto de tránsito, decenas de camiones y motocicletas estaban alineados, esperando para cruzar. Después de meses de esfuerzos infructuosos para obtener el permiso del gobierno para acceder directamente a los puestos fronterizos, esperaba que el jefe de la estación me dijera cómo la financiación de la UE está dando forma a su funcionamiento. El jefe se negó a entrar en detalles, pero confirmó que recientemente habían recibido capacitación y equipos de la UE, que usan regularmente. Un pequeño diploma y un trofeo de la formación, ambos adornados con la bandera de la UE, estaban sobre su escritorio como prueba.

La creación y el equipamiento de puestos fronterizos como Moussala también ha sido un elemento importante en la asociación de la UE con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de las Naciones Unidas. Además de la tecnología de vigilancia que reciben las sucursales de DNLT, también se han instalado sistemas de análisis de datos de migración en cada puesto, junto con sistemas biométricos de huellas dactilares y reconocimiento facial. El objetivo declarado es crear lo que los eurócratas llaman un sistema africano de IBM: la Gestión Integrada de Fronteras. En una declaración de 2017, el coordinador de proyectos de la OIM en Senegal declaró que «IBM es más que un simple concepto; es una cultura», con lo que aparentemente se refería a un cambio ideológico en todo el continente hacia la adopción de la perspectiva de la UE sobre la migración.

En términos más prácticos, el sistema IBM significa fusionar las bases de datos senegalesas (que contienen datos biométricos sensibles) con datos de agencias policiales internacionales (como Interpol y Europol), lo que permite a los gobiernos saber quién ha cruzado qué fronteras y cuándo. Eso es algo, advierten los expertos, que puede facilitar fácilmente las deportaciones y otros abusos.

La perspectiva no es abstracta. En 2022, un exagente de inteligencia español dijo al diario español El Confidencial que las autoridades locales de diferentes países africanos «utilizan la tecnología proporcionada por España para perseguir y reprimir a grupos de oposición, activistas y ciudadanos críticos con el poder», y que el gobierno español era muy consciente.

Un portavoz de la Comisión Europea afirmó que «todos los proyectos de seguridad financiados por la UE tienen un componente de formación y desarrollo de capacidades en materia de derechos humanos» y que el bloque realiza evaluaciones de impacto en los derechos humanos antes y durante la implementación de todos estos proyectos. Pero cuando la eurodiputada holandesa Tineke Strik pidió esos informes de evaluación a principios de este año, recibió respuestas oficiales de tres departamentos distintos de la Comisión diciendo que no los tenían. Una de las respuestas decía: «No hay ningún requisito reglamentario para hacerlo».

En Senegal, donde las libertades civiles están cada vez más en riesgo, la amenaza de un uso indebido de la tecnología de vigilancia se amplifica. En 2021, las fuerzas de seguridad de Senegal mataron a 14 manifestantes antigubernamentales; En los últimos dos años, varios políticos y periodistas de la oposición senegalesa han sido encarcelados por criticar al gobierno, informar sobre temas políticamente delicados o «difundir noticias falsas». Muchos temían que en 2024 el actual presidente Macky Sall tuviera la intención de buscar la reelección para un tercer mandato inconstitucional. En junio, el principal opositor de Sall fue condenado a dos años de cárcel acusado de «corromper a la juventud». La sentencia desencadenó protestas en todo el país que dejaron 23 muertos en sus primeros días y el gobierno restringió el acceso a internet. Sall finalmente anunció en julio que no buscará la reelección, restaurando la estabilidad en todo el país, pero no disipando los temores entre sus ciudadanos de que su gobierno se está volviendo cada vez más autoritario. Y en ese contexto, a muchos les preocupa que las herramientas que el país está recibiendo de la UE solo empeoren las cosas en casa, mientras que no harán nada para detener la migración.

Justo cuando estaba a punto de desistir de intentar hablar con la policía local, un agente de inmigración encubierto en Tambacounda, otro centro de tránsito que se encuentra entre las fronteras de Malí y Guinea, accedió a hablar bajo condición de anonimato. Tambacounda es una de las regiones más pobres de Senegal y la fuente de la mayor parte de su migración saliente. Todo el mundo allí, incluido el oficial, conoce a alguien que ha intentado irse a Europa.

«Si no fuera policía, también emigraría», dijo el oficial a través de un traductor después de alejarse apresuradamente de su estación. Las inversiones fronterizas de la UE «no han hecho nada», continuó, señalando que, justo al día siguiente, un grupo estaba cruzando a Mali de camino a Europa.

Desde que obtuvo la independencia en 1960, Senegal ha sido aclamado como un faro de democracia y estabilidad, mientras que muchos de sus vecinos han luchado contra conflictos políticos y golpes de Estado. Pero más de un tercio de la población vive por debajo del umbral de la pobreza, y la falta de oportunidades empuja a muchos a emigrar, especialmente a Francia y España. Hoy en día, las remesas de esa diáspora constituyen casi el 10% del PIB de Senegal. Como la nación continental más occidental de África, muchos africanos occidentales también cruzan a través de Senegal para huir de las dificultades económicas, así como de la violencia de las ramificaciones regionales de Al Qaeda e ISIS, que ha obligado a casi 4 millones de personas a abandonar sus hogares.

«La UE no puede resolver las cosas simplemente levantando muros y tirando dinero», me dijo el oficial.»Puede financiar todo lo que quieran, pero no detendrán la migración de esta manera». Gran parte del dinero de la UE gastado en vigilancia policial y fronteras, dijo, ha logrado poco más que comprar a los funcionarios de las ciudades fronterizas automóviles nuevos con aire acondicionado.

Mientras tanto, los servicios para las personas deportadas, como los centros de protección y recepción, carecen de fondos suficientes. De vuelta en el paso fronterizo de Rosso, cientos de personas son deportadas semanalmente desde Mauritania. Mbaye Diop trabaja con un puñado de voluntarios en el centro de la Cruz Roja en el lado senegalés del río para recibir a los deportados: hombres, mujeres y niños, a veces con heridas en las muñecas por las esposas o después de haber sido golpeados por la policía mauritana.

Pero Diop carece de los recursos para ayudarlos. Todo el enfoque era erróneo, dice Diop: «Tenemos necesidades humanitarias, no de seguridad».

La UE también ha intentado un enfoque de «zanahoria» para disuadir la migración, ofreciendo becas empresariales o formación profesional a quienes regresan o no intentan irse. A las afueras de Tambacounda, decenas de vallas publicitarias que anuncian proyectos de la UE salpican la carretera que conduce a la ciudad.

Pero las ofertas no son todo lo que prometen, como bien sabe Binta Ly, de 40 años. Ly dirige una impoluta tienda de la esquina en Tambacounda, que vende jugos y artículos de tocador locales. Aunque terminó la escuela secundaria y estudió un año de derecho en la universidad, el alto costo de vida en Dakar finalmente la obligó a abandonar los estudios y mudarse a Marruecos para encontrar trabajo. Vivió en Casablanca y Marrakech durante siete años; después de caer enferma, regresó a Senegal y abrió su tienda.

En 2022, Ly solicitó una subvención para pequeñas empresas, destinada a atraer a los senegaleses locales para que no migraran, a una oficina de iniciativa de reintegración y prevención de la migración financiada por la UE llamada BAOS, que se abrió en la sucursal de Tambacounda de la Agencia de Desarrollo Regional de Senegal ese año. La propuesta de Ly era poner en marcha un servicio de impresión, fotocopiado y plastificado en su tienda, convenientemente situada junto a una escuela primaria que necesitaba este tipo de servicios.

A Ly se le aprobó una subvención de unos 850 dólares, una cuarta parte del presupuesto que solicitó, pero no por ello menos emocionante. Un año después de la aprobación, sin embargo, Ly no había visto ni un solo franco de esa financiación.

En Senegal en general, BAOS ha recibido un total de 10 millones de dólares de la UE para financiar dichas subvenciones. Pero la sucursal de Tambacounda recibió sólo 100.000 dólares, según Abdoul Aziz Tandia, director de la oficina local de la Agencia de Desarrollo Regional, suficiente para financiar sólo 84 empresas en una región de más de medio millón de personas, y ni de lejos lo suficiente para hacer frente a la magnitud de sus necesidades.

Un portavoz de la Comisión Europea dijo que la distribución de subvenciones finalmente comenzó en abril, y Ly recibió una impresora y una máquina laminadora, pero no una computadora para usarlas.»Es bueno tener este financiamiento», dice Ly, «pero esperar tanto tiempo cambia todos mis planes de negocios».

Tandia admite que BAOS no está satisfaciendo la demanda. En parte, eso se debe a la burocracia, dice: Dakar debe aprobar todos los proyectos y los intermediarios son ONG y agencias extranjeras, lo que significa que tanto las autoridades locales como los beneficiarios no tienen control sobre los fondos que mejor saben cómo usar. Pero además, reconoce Tandia, dado que muchas regiones fuera de la capital carecen de acceso a agua potable, electricidad e instalaciones médicas, las microsubvenciones por sí solas no son suficientes para evitar que la gente migre.

«Para el mediano y largo plazo, estas inversiones no tienen sentido», dice Tandia.

Las oportunidades de formación profesional de la UE parecen igual de útiles, como pone de manifiesto la experiencia de Omar Diaw. Diaw, que ahora tiene 30 años, pasó al menos cinco años tratando de llegar a Europa, cruzando los implacables desiertos de Mali y Níger hasta llegar a Argelia. Pero una vez que llegó, fue deportado rápidamente a Níger, donde no había servicios de recepción; Estuvo varado en el desierto durante semanas. Finalmente, la Organización Internacional para las Migraciones lo llevó de vuelta a Senegal, calificando su regreso como «voluntario».

Cuando llegó a su casa en Tambacounda, la OIM inscribió a Diaw en un curso de capacitación en marketing digital, que se suponía que duraría varias semanas y vendría con un estipendio de aproximadamente 50 dólares. Pero Diaw dice que nunca recibió el pago prometido y se quedó con una capacitación que es prácticamente inútil en su situación, ya que hay poca demanda en Tambacounda para el marketing digital. Actualmente está ahorrando para volver a intentarlo con Europa.

Pocos de los proyectos de migración de la UE parecen responder a las realidades locales. Pero decirlo en voz alta conlleva un riesgo sustancial, como el investigador de migración Boubacar Sèye sabe mejor que la mayoría.

Nacido en Senegal pero ahora viviendo en España, el propio Sèye es un migrante. Dejó Costa de Marfil, donde trabajaba como profesor de matemáticas, cuando estalló la violencia después de las elecciones presidenciales de 2000. Tras breves estancias en Francia e Italia, llegó a España, donde finalmente obtuvo la nacionalidad y formó una familia con su esposa española. Pero el gran número de muertes que se produjo con la oleada de migrantes a las Islas Canarias en 2006 llevó a Sèye a crear una organización, Horizontes Sin Fronteras, para ayudar a integrar a los migrantes africanos en España. En la actualidad, Sèye lleva a cabo investigaciones y defiende los derechos de las personas en movimiento de forma más amplia, centrándose en África y Senegal.

En 2019, Sèye obtuvo un documento que detallaba el gasto migratorio de la UE en Senegal y se sorprendió al ver cuánto dinero se estaba invirtiendo para detener la migración, mientras miles de solicitantes de asilo se ahogan cada año a lo largo de algunas de las rutas migratorias más mortíferas del mundo. En entrevistas de prensa y en eventos públicos, Sèye comenzó a exigir más transparencia a Senegal sobre el destino de los cientos de millones de dólares en fondos de la UE, calificando los programas de «fracaso».

A principios de 2021, Sèye fue detenido en el aeropuerto de Dakar acusado de «difundir noticias falsas». Pasó dos semanas en prisión y su salud se deterioró rápidamente bajo el estrés, lo que culminó en un ataque cardíaco no fatal.

«Fue inhumano, fue humillante y me dio problemas de salud que tengo hasta el día de hoy», dice Sèye.»Solo pregunté: ‘¿Dónde está el dinero?'».

Los instintos de Sèye no estaban equivocados. La financiación de la UE para la migración es notoriamente opaca y difícil de rastrear. Las solicitudes de libertad de información se retrasan durante meses o años, mientras que las solicitudes de entrevistas a la delegación de la UE en Senegal, a la Comisión Europea y a las autoridades senegalesas a menudo son rechazadas o ignoradas, como yo mismo he visto. El DNLT y la policía de fronteras, el Ministerio del Interior y el Ministerio de Asuntos Exteriores y Senegaleses Residentes en el Extranjero, todos los cuales han recibido fondos de migración de la UE, no respondieron a las repetidas solicitudes de entrevista para este artículo realizadas por escrito, por teléfono y en persona.

Los informes de evaluación de la UE tampoco ofrecen una visión completa del impacto de los programas, tal vez por diseño. Varios consultores que han trabajado en informes de evaluación de impacto no publicados para proyectos del Fondo Fiduciario de la UE, que hablaron de forma anónima debido a los acuerdos de confidencialidad, advirtieron de que se presta poca atención a los efectos imprevistos que tienen algunos proyectos del Fondo Fiduciario de la UE.

En Níger, por ejemplo, la UE ayudó a redactar una ley que penalizaba prácticamente todos los movimientos en el norte del país, lo que en la práctica ilegalizaba la movilidad regional. Si bien disminuyó el número de cruces irregulares en rutas migratorias específicas, la política también hizo que todas las rutas fueran más peligrosas, aumentó los precios para los traficantes y criminalizó a los conductores de autobuses y empresas de transporte locales, con el resultado de que muchos perdieron sus empleos de la noche a la mañana.

La incapacidad de evaluar este tipo de impacto se debe principalmente a limitaciones metodológicas y de recursos, pero también a que la UE no se ha molestado en mirar.

Un consultor que trabaja con una empresa de seguimiento y evaluación financiada por la UE lo explica de esta manera: «¿Cuál es el impacto? ¿Cuáles son las consecuencias no deseadas? No tenemos tiempo ni espacio para informar sobre eso. [Estamos] monitoreando los proyectos a través de informes de las organizaciones ejecutoras, pero nuestra consultora no hace evaluaciones verdaderamente independientes».

Un informe interno que obtuve señalaba que «muy pocos proyectos recopilaron los datos necesarios para hacer un seguimiento del progreso hacia los objetivos generales del Fondo Fiduciario de la UE (promover la estabilidad y limitar el desplazamiento forzado y la migración irregular)».

También existe la sensación, dijo un consultor, de que solo los informes optimistas son bienvenidos: «Está implícito en nuestro monitoreo que debemos ser positivos sobre los proyectos para obtener financiamiento futuro».

En 2018, el Tribunal de Cuentas Europeo, una institución independiente de la UE, criticó al Fondo Fiduciario de la UE, alegando que su proceso de selección de proyectos era incoherente y poco claro. Un estudio encargado por el Parlamento Europeo también calificó el proceso de «bastante opaco».

«Desafortunadamente, la supervisión parlamentaria es muy limitada, lo cual es un gran problema cuando se trata de la rendición de cuentas», dice la eurodiputada alemana Cornelia Ernst.»Incluso siendo alguien muy familiarizado con las políticas de la UE, es casi imposible entender a dónde va exactamente el dinero y para qué».

En un caso, un proyecto del Fondo Fiduciario de la Unión Europea para crear unidades de élite de policía fronteriza en seis países de África Occidental, destinado a luchar contra los grupos yihadistas y la trata de personas, está siendo investigado por fraude tras la presunta apropiación indebida de más de 13 millones de dólares.

En 2020, otros dos proyectos del Fondo Fiduciario de la UE, destinados a modernizar los registros civiles de Senegal y Costa de Marfil, suscitaron una gran preocupación pública tras las revelaciones de que su objetivo era crear bases de datos biométricas nacionales; Los defensores de la privacidad temían que los proyectos recopilaran y almacenaran huellas dactilares y escaneos faciales de ciudadanos de ambos países. Cuando Ilia Siatitsa, de Privacy International, solicitó documentación a la Comisión Europea, descubrió que la Comisión no había realizado ninguna evaluación del impacto de estos proyectos en los derechos humanos, una omisión escandalosa, teniendo en cuenta su escala y el hecho de que ningún país europeo mantiene bases de datos con este nivel de información biométrica.

Un portavoz de la Comisión afirmó que el Fondo Fiduciario de la UE nunca había financiado un registro civil biométrico y que los proyectos en Senegal y Costa de Marfil siempre se limitaron a digitalizar documentos y prevenir el fraude. Pero los documentos del Fondo Fiduciario de la UE obtenidos por Siatitsa describen claramente la dimensión biométrica en la fase de diagnóstico, especificando el objetivo de crear «una base de datos de identificación biométrica para la población, conectada a un sistema de estado civil fiable».

Siatitsa dedujo más tarde que el verdadero propósito de ambos proyectos parecía ser facilitar la deportación de migrantes africanos de Europa; Los documentos sobre la iniciativa de Costa de Marfil indicaban explícitamente que la base de datos se utilizaría para identificar y devolver a los marfileños que residen ilegalmente en Europa, y uno de ellos explicaba que el objetivo del proyecto era «facilitar la identificación de las personas que son verdaderamente nacionales de Costa de Marfil y organizar su retorno más fácilmente».

Cuando el activista senegalés Cheikh Fall se enteró de la base de datos propuesta para su país en 2021, se puso en contacto con la autoridad de privacidad de datos del país, que, por ley, debería haber sido la que aprobara dicho proyecto. Fall se enteró de que la oficina solo había sido informada sobre el proyecto después de que el gobierno ya lo había aprobado.

En noviembre de 2021, Siatitsa presentó una reclamación ante el Defensor del Pueblo de la UE, que, tras una investigación independiente, dictaminó el pasado mes de diciembre que la Comisión no había tenido en cuenta el posible impacto negativo en los derechos de privacidad que este y otros proyectos de migración financiados por la UE podrían tener en África.

Basándome en conversaciones con varias fuentes y en una presentación interna del comité directivo del proyecto que obtuve, parece que el proyecto ha desechado su componente biométrico. Pero Siatitsa dice que el caso ilustra cómo las tecnologías prohibidas en Europa pueden ser utilizadas como experimentos en África.

A finales de febrero, al día siguiente de su visita al paso fronterizo de Rosso, las eurodiputadas Cornelia Ernst y Tineke Strik condujeron dos horas hacia el suroeste para reunirse con un contingente de líderes comunitarios en la ciudad costera de Saint-Louis. Lo más probable es que se llame así por los 13 canonizadosésimoEl rey francés Luis IX del siglo XX, la ciudad fue una vez la capital del imperio francés de África Occidental. Hoy en día, es el epicentro del debate migratorio en Senegal.

En una sala de conferencias de un hotel local, la delegación de Ernst y Strik en la UE se reunió ante los líderes de la comunidad pesquera local para hablar sobre el despliegue propuesto de Frontex y la dinámica migratoria en la zona. A un lado se sentaron los eurodiputados y sus ayudantes; por el otro, los lugareños. En la pared detrás del contingente senegalés colgaba una pintura de un colonizador blanco con un casco de médula sentado en un bote en un río senegalés, sermoneando a los dos hombres africanos que remaban en él. La ironía era densa, la atmósfera tensa.

Durante decenas de generaciones, la economía local de Saint-Louis ha dependido del océano. La captura de la pesca artesanal representa el 95% del mercado nacional y el núcleo de la dieta local. Los pescadores, las mujeres que procesan las capturas para la venta, los constructores de barcos, los pintores y los distribuidores locales dependen de la pesca tal y como se practica en Senegal desde hace cientos de años. Pero un acuerdo de 2014 entre la UE y el gobierno de Senegal, que permite a los barcos europeos pescar en la costa de África Occidental, ha diezmado la abundancia de la zona y amenaza con colapsar su economía.

Desde que los barcos industriales europeos lanzaron sus primeras redes, los pescadores locales de Saint-Louis se han visto obligados a alejarse cada vez más de la costa. Ahora, como los arrastreros chinos también compiten en sus aguas, viajan regularmente 60 millas mar adentro.

También hay una nueva plataforma de gas de BP en alta mar, que ha atraído a los líderes europeos como un medio para reducir la dependencia de la energía rusa, pero que también representa otra área a la que los pescadores senegaleses no pueden ir. Los lugareños denuncian que la guardia costera, que solía llevar a cabo principalmente misiones de búsqueda y rescate de pescadores en peligro, ahora se centra en proteger la plataforma extranjera.

«Las personas que ganan dinero con la explotación del gas serán a expensas de la sangre de los pescadores», dijo Moustapha Dieng, secretario general del sindicato nacional de pescadores.

A medida que la situación se ha deteriorado, muchos lugareños perdieron su única fuente de ingresos y se vieron obligados a considerar la posibilidad de emigrar.

Después de varias horas de acaloradas quejas, Strik reconoció esta ironía, que se estaba haciendo dolorosamente evidente.»Está muy claro», dijo, «que la política comercial de la UE y su acuerdo de pesca están creando una migración hacia Europa».

Un mes después de que Ernst y Strik regresaran de Senegal, la comisión de derechos humanos del Parlamento Europeo celebró una audiencia sobre el impacto que la política migratoria de la UE está teniendo en los derechos humanos en África Occidental. Cire Sall, de Boza Fii, junto con un investigador de Human Rights Watch que trabaja en Mauritania y un miembro del personal de una ONG de Mali, expresaron su preocupación por el hecho de que las políticas de la UE en la región no abordan las necesidades locales, sino que socavan la soberanía y los derechos humanos.

Los representantes de la Comisión desestimaron estas quejas, así como el llamamiento de Strik a un sistema de supervisión para suspender la participación de la UE si se violan los derechos humanos. No había necesidad de una evaluación de los derechos humanos, dijo un representante, pareciendo restar importancia a un anuncio importante, porque el gobierno de Senegal había señalado que no estaba abierto a que Frontex interviniera.

En la sala de audiencias y en Senegal, la noticia trajo una sensación de alivio. Strik lo vio como una señal de que «la UE está perdiendo influencia en Senegal debido a la frustración por la relación desigual».

Pero ese alivio no debería durar. Si bien el despliegue de Frontex ha sido bloqueado (al menos temporalmente) en Senegal, parece estar en camino para Mauritania y probablemente para otros países pronto. La Comisión Europea se ha comprometido a financiar asociaciones internacionales en África al menos hasta 2027, incluso a través de otro fondo lanzado recientemente, el Instrumento de Vecindad, Desarrollo y Cooperación Internacional, que está dedicando casi 9.000 millones de dólares a lo que son esencialmente proyectos contra la migración en todo el mundo.

Todo esto significa que una de las regiones más ricas del mundo seguirá redirigiendo la ayuda al desarrollo que tanto se necesita para detener el flujo de migrantes, con el pretexto de abordar las causas profundas de la migración. Sin embargo, como pone de manifiesto la experiencia de Senegal, las verdaderas causas profundas —las que sirven a los intereses europeos— han llegado para quedarse.

Compartir:

Next Post

Los desahucios aumentan en el primer trimestre de 2024

Dom Jun 9 , 2024
Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Afectadosporlahipoteca.com COMUNICADO De enero a marzo los desahucios han aumentado un 12% respecto al mismo periodo de 2023 El 7 de junio el CGPJ hizo públicos los datos sobre desahucios correspondientes al primer trimestre de este año, cuya cifra asciende a 7.424 nuevos […]
Imagen de portada de la web de la PAH

Ver también

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario