Trabajadoras de Quebec realizan una huelga histórica

Trabajadores del sector público del Frente Común marcharon el 23 de noviembre en Montreal, Quebec. Más de medio millón de personas se declararon en huelga en diciembre. Sus banderas dicen: "Somos de una sola voz". Foto: CCMM-CSN.

Quebec ha sido testigo de una de las huelgas más grandes en la historia de América del Norte, liderada por 420.000 trabajadoras del sector público de la salud y la educación bajo el nombre «Frente Común», respaldadas por las cuatro grandes federaciones sindicales. A esta huelga de siete días, también se sumaron más de 66.000 maestros y  80.000 profesionales de enfermería. El punto detonante del conflicto, como explica este artículo, fue la crisis del costo de la vida debido a la inflación creciente, mientras que los salarios siguen muy bajos, así como las condiciones laborales precarias de la gran mayoría del colectivo, integrado en un 78% por mujeres…

Shannon Ikebe. Labornotes.org

Los trabajadores de Quebec realizan la mayor huelga de la historia

Una de las huelgas más grandes en la historia de América del Norte ocurrió este invierno y la lucha continúa. En Quebec, 420.000 trabajadores del sector público de la salud y la educación, unidos en un «Frente Común» (Front Commun) de cuatro grandes federaciones sindicales, pasaron siete días en huelga del 8 al 14 de diciembre. Esto siguió a paros laborales de medio día y tres días en noviembre.

Además del Frente Común, 66.500 trabajadores de uno de los sindicatos de maestros, la Féderation Autonome d’Enseignement (FAE), estuvieron en huelga durante más de un mes y más de 80.000 trabajadores de un sindicato de enfermeras, la Fédération Interprofessionelle de la Santé du Québec (FIQ), se declararon en huelga del 11 al 14 de diciembre.

En conjunto, alrededor de 570.000 trabajadores, de los 8,5 millones de habitantes de Quebec, se declararon en huelga contra su empleador, el gobierno de Quebec, dirigido por el primer ministro de centroderecha François Legault.

A finales de diciembre, el Frente Común y la FAE anunciaron que habían llegado a un acuerdo tentativo. El contenido de la AT será discutido por los miembros en las próximas semanas. Las negociaciones con otros sindicatos del sector público, incluido el FIQ, siguen en curso, y es posible que sean necesarias nuevas huelgas.

Reivindicaciones de la Huelga

Las demandas salariales han ocupado un lugar central porque la inflación ha provocado una crisis del costo de vida. El Frente Común exige aumentos además de los salarios indexados a la tasa de inflación, exigiendo inflación más 2 por ciento para 2023 (o $100 por semana, si es mayor), inflación más 3 por ciento en 2024 e inflación más 4 por ciento en 2025.

El trabajador promedio del sector público gana menos de $ 44,000 canadienses (alrededor de $ 32,000 estadounidenses), que está por debajo de un salario digno. La oferta del gobierno comenzó con un aumento del salario nominal del 9 por ciento en 5 años, y lo aumentó ligeramente al 12,7 por ciento después de varios días de huelga, pero sigue siendo una reducción del salario real si se cuenta la inflación.

Las reivindicaciones de los huelguistas sobre las condiciones de trabajo también son de interés público: reducción de la proporción de pacientes o estudiantes por miembro del personal, recursos de apoyo adecuados y menos exceso de trabajo. Quebec tiene una escasez masiva de enfermeras y maestros.

En las universidades, los sindicatos están presionando para que se llegue a un acuerdo que obligue a la neutralidad de carbono en los lugares de trabajo, con el apoyo de una movilización de trabajadores de base preocupados por la justicia climática.

La dimensión feminista de la huelga es central: el 78 por ciento de los trabajadores del Frente Común son mujeres. Están tan mal pagados y sobrecargados de trabajo que la mitad de los nuevos maestros renuncian en un plazo de cinco años, y las enfermeras están trabajando horas extras forzadas para cubrir la escasez de personal.

Apenas tres años después de la pandemia en la que los trabajadores de la salud fueron aclamados como «ángeles de la guarda», la hipocresía ha quedado al descubierto; Los empleadores públicos y privados de Quebec dependen del trabajo de maestros y enfermeras, pero se niegan a pagarlo.

En la Asamblea Nacional, Christine Labrie, del partido izquierdista Québec solidaire, criticó al gobierno por «explotar a las mujeres»; Esta frase pronto fue prohibida en el Parlamento. «Lástima que no esté prohibido explotarlos», comentó Labrie, quien luego pidió en Facebook «sugerencias de vocabulario para hablar sobre lo que experimentas cuando te obligan a trabajar horas extras, cuando trabajas horas no remuneradas, cuando te mantienen precario, cuando estás agotado por el aumento de tu carga de trabajo, etc.».

¿Huelga General?

Las huelgas gozan de un altísimo nivel de apoyo por parte de los miembros del sindicato y del público. Los trabajadores de Front Commun y FIQ votaron a favor de un mandato de huelga, hasta una huelga general ilimitada, por un 95 por ciento. Las encuestas de opinión han demostrado un sólido respaldo público, con más del 70 por ciento de la población de Quebec apoyando la huelga.

Los piquetes en todo Quebec atraen vítores y bocinazos de los transeúntes, y los grupos de apoyo a los maestros en huelga están floreciendo. El gobierno de Legault está perdiendo apoyo. Aunque el partido gobernante CAQ ganó las elecciones de 2022 de forma aplastante, ahora sus números en las encuestas están en caída libre, y ahora está por debajo del Partido Quebequense, un partido de oposición que apoya la independencia de Quebec.

Los sindicatos del Frente Común estaban en una posición favorable para pasar a una huelga general ilimitada, que habían declarado posible en enero. Si los delegados o miembros votan en contra del acuerdo tentativo alcanzado hasta ahora, aún puede ser una posibilidad.

En Quebec y Canadá, una huelga siempre está obsesionada por el fantasma de la «ley especial», la llamada legislación de «regreso al trabajo» que puede obligar a poner fin a la huelga. Como han documentado los historiadores Martin Petitclerc y Martin Robert, el gobierno de Quebec ha liderado a Canadá en el afilado de esta arma legal contra la clase trabajadora de Quebec, comparativamente militante, recurriendo a castigos cada vez más draconianos, incluyendo multas, pérdida de antigüedad para los trabajadores sindicalizados y pérdida de la certificación sindical, por continuar en huelga. Las huelgas del sector público en Quebec han sido interrumpidas por esa represión política, incluso en 1972 y 1983.

¿Corre el peligro de lo mismo la actual oleada de huelgas, sobre todo si hay una huelga general ilimitada? Desde la decisión de la Corte Suprema de Canadá de 2015 que reconoció el derecho constitucional a la huelga, los tribunales de Quebec declararon inconstitucionales las dos leyes de regreso al trabajo.

Pero el panorama legal sigue siendo incierto porque los gobiernos pueden aprobar leyes que anulan las disposiciones constitucionales, y los tribunales no han declarado inconstitucionales todas las leyes de regreso al trabajo. Por lo tanto, solo podemos obligar al gobierno a retirarse si mantenemos y ampliamos nuestra lucha, y seguimos aumentando nuestra determinación y nuestro apoyo público. Será crucial que los trabajadores se movilicen para evitar que los líderes sindicales lleguen a un acuerdo prematuro sobre un contrato inadecuado, como ocurrió en 2015. Por ahora, el impulso está de nuestro lado.

Posibilidades históricas

En Quebec, el Frente Común evoca el recuerdo de la histórica huelga de 1972 en la que los trabajadores obtuvieron logros sustanciales, a pesar de la represión que puso fin a la huelga después de 11 días y encarceló a tres dirigentes sindicales.

Muchas de las ganancias de 1972, incluidos los ajustes por costo de vida para igualar la inflación, se han erosionado durante décadas de concesiones por parte del movimiento sindical. La huelga actual no es solo una oportunidad para revertir esas concesiones, sino también una oportunidad para extender la lucha a toda la comunidad y sentar las bases para un período de transformación socio-ecológica.

Si la AT no responde a las necesidades y expectativas que se han levantado los trabajadores de base en el curso de la lucha, es importante que ejerzamos nuestro derecho y poder como trabajadores para continuar con las movilizaciones.

Compartir:

Next Post

Crece la movilización agraria en Francia

Lun Ene 29 , 2024
La Federación Nacional de Sindicatos de Explotaciones Agrícolas (FNSEA) y la asociación Jóvenes Agricultores de la Gran Cuenca de París han anunciado el bloqueo de los accesos a París «por tiempo indefinido» a partir de las 14.00 horas del lunes 29 de enero. Desde 19 departamentos próximos se realizará un bloqueo de las carreteras de acceso […]
Sindicatos agrarios bloquean accesos a Paris

Ver también

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario