Informe 13: El Sahel busca la soberanía

Cartel del sahel por la soberanía

Vijay Prashad . Mronline.org

El 2 de octubre de 1958, Guinea declaró su independencia de Francia. El presidente de Guinea, Ahmed Sékou Touré, se enfrentó al presidente de Francia, Charles De Gaulle, quien trató de forzar a Touré para que abandonara el proyecto de independencia. Touré dijo sobre las amenazas de De Gaulle: «Guinea prefiere la pobreza en libertad a la riqueza en la esclavitud». En 1960, el gobierno francés lanzó una operación encubierta llamada Operación Persil para socavar Guinea y derrocar a Touré. La operación lleva el nombre de un detergente para ropa, utilizado para lavar la suciedad. Esto proporciona una clara ventana a la actitud francesa hacia el gobierno de Touré. El envío de armas de Francia a grupos de oposición en Guinea fue interceptado en Senegal, cuyo presidente Mamadou Dia se quejó ante el gobierno francés. Francia no toleraría la independencia africana, pero los pueblos de África no tolerarían el dominio francés.

Ese fervor por la soberanía africana sigue intacto. «Francia, fuera» era el eslogan entonces y sigue siendo el eslogan ahora, desde Senegal hasta Níger. Para comprender mejor los desarrollos recientes en esta lucha, el resto de este boletín presenta un informe de No Cold War y la Organización de los Pueblos de África Occidental sobre la manifestación de ese sentimiento en el Sahel.

El grito de «¡La France degage!» («¡Francia, fuera!»), contra el legado actual del colonialismo francés en la región, ha resonado durante mucho tiempo en toda África Occidental. En los últimos años, este llamamiento ha alcanzado un nuevo tono de intensidad, desde los movimientos de base de 2018 en Senegal y la promesa de campaña del recién elegido presidente Bassirou Diomaye Faye de liberar a su país del sistema monetario neocolonial del franco CFA hasta los golpes militares apoyados popularmente en Malí, Burkina Faso y Níger y la expulsión de las fuerzas militares francesas de estos países entre 2021 y 2023.

Los gobiernos liderados por militares de los estados del Sahel central (Malí, Burkina Faso y Níger) han tomado medidas para arrebatar su soberanía a los monopolios occidentales, como la revisión de los códigos y contratos mineros y la expulsión de los ejércitos extranjeros, y para establecer nuevas plataformas de cooperación regional. El 16 de septiembre de 2023, los gobiernos de Burkina Faso, Malí y Níger firmaron la Carta de Liptako-Gourma, un pacto de defensa mutua que estableció la Alianza de Estados del Sahel. Esta asociación trilateral es una respuesta a las amenazas de intervención militar y sanciones económicas que la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) ha impuesto contra Níger tras el golpe popular de julio de 2023 que tuvo lugar en el país.

Pocos meses después de alcanzar este acuerdo de cooperación en materia de defensa, los tres países se retiraron del bloque regional de la CEDEAO. Algunos comentaristas políticos han afirmado que estos acontecimientos, combinados con la expulsión de las fuerzas militares francesas de la región, «significan problemas» para la seguridad social regional, el desarrollo económico, la estabilidad política y la integración regional. ¿Qué hay detrás del maremoto que azota el Sahel y qué significa para la región?

El legado del colonialismo francés

El sentimiento antiimperialista se ha estado gestando en el Sahel durante años. Veamos el caso de Níger, que es emblemático de la ola de resistencia en la región, durante el golpe de Estado de julio de 2023, el pueblo salió a las calles contra la resaca colonial francesa que ha facilitado la corrupción estructural rampante y ha privado de derechos a grandes sectores de la población.

Gran parte de esta corrupción ha tenido lugar en el sector minero de Níger, que representa uno de los mayores depósitos de uranio de alta ley del mundo. Por ejemplo, en 2014, antes del golpe de Estado, el entonces presidente de Níger, Mahamadou Issoufou, redujo los impuestos sobre las actividades mineras que beneficiaban directamente a los monopolios franceses, recibiendo a cambio pagos indirectos. Mientras tanto, el ejército francés en Níger operaba como gendarme de las empresas mineras y contra los que buscaban emigrar a Europa.

La Société des Mines de l’Aïr (Somaïr), una supuesta «empresa conjunta» entre Níger y Francia en la industria del uranio, es otro ejemplo de la continua influencia francesa en la región y en el continente. Mientras que la Comisión de Energía Atómica de Francia y dos empresas francesas poseen el 85% de la empresa, el gobierno de Níger posee solo el 15%. Mientras que cerca de la mitad de la población de Níger vive por debajo del umbral de la pobreza y el 90% vive sin electricidad, a partir de 2013 el uranio de Níger alimenta una de cada tres bombillas en Francia. No debería sorprender que, poco después del golpe de Estado de 2023, los ciudadanos nigerinos se apoderaran de la embajada y la base militar francesas en la capital, Niamey. Francia retiró sus tropas poco después.

Soberanía, seguridad y terrorismo

El 16 de marzo de 2024, el gobierno nigerino revocó un acuerdo militar de una década de antigüedad con Estados Unidos, solo dos días después de que una delegación estadounidense se reuniera con las autoridades locales para expresar su preocupación por las asociaciones de la nación con Rusia e Irán. En una declaración pública, el gobierno de Níger «condenó enérgicamente la actitud condescendiente, acompañada de la amenaza de represalias, del jefe de la delegación estadounidense hacia el gobierno y el pueblo de Níger». «Níger lamenta la intención de la delegación de Estados Unidos de negar al pueblo soberano nigerino el derecho a elegir a sus socios y los tipos de asociaciones que son capaces de ayudarles realmente a luchar contra el terrorismo en un momento en que Estados Unidos de América ha decidido unilateralmente suspender toda cooperación». El gobierno también citó las siguientes razones para revocar el acuerdo con Estados Unidos: el costo que ha infligido a los contribuyentes nigerinos, la falta de comunicación en torno a las operaciones nacionales y las actividades de las bases militares estadounidenses, los movimientos no autorizados de aeronaves y la ineficacia de su llamado trabajo antiterrorista.

Estados Unidos ha establecido la mayor presencia militar extranjera en el continente africano, comenzando con la Iniciativa Pan-Sahel de 2002 y seguida por la creación del Comando África de Estados Unidos (AFRICOM) en 2007, que estableció una importante red de bases militares estadounidenses en todo el Sahel (de las cuales hay nueve solo en Níger, así como dos en Malí y una en Burkina Faso). En 2007, el asesor del Departamento de Estado de los Estados Unidos, J. Peter Pham, definió el objetivo estratégico de AFRICOM ante el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de la siguiente manera:

Es poco probable que cualquier cantidad de trabajo de relaciones públicas apague por completo las preocupaciones antiimperialistas de que AFRICOM es fundamentalmente un intento de erigir un baluarte en África contra el terrorismo transnacional y el apetito de China por el petróleo, los minerales y la madera de África. La estructura propuesta del AFRICOM, que consiste en cuatro o cinco bases relativamente pequeñas sin despliegues de fuerzas, significa que éstas serán en gran medida invisibles incluso en los países y sociedades que los acogen.

Tras la guerra de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) contra Libia liderada por Francia y Estados Unidos, la región del Sahel se ha visto envuelta en conflictos, muchos de ellos impulsados por formas emergentes de actividades armadas yihadistas, piratería y contrabando. Francia y Estados Unidos han utilizado estos conflictos como pretexto para aumentar sus intervenciones militares en toda la región. En 2014, Francia creó el G5 Sahel (un acuerdo militar que incluía a Burkina Faso, Chad, Malí, Mauritania y Níger) y amplió o abrió nuevas bases militares en Gao (Malí), Yamena (Chad), Niamey (Níger) y Uagadugú (Burkina Faso). En 2019, Estados Unidos comenzó a realizar ataques con drones y vigilancia aérea en el Sahel y el desierto del Sahara desde su Base Aérea 201 en las afueras de Agadez (Níger), el mayor esfuerzo de construcción en la historia de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

El Índice Global de Terrorismo encontró que la región del Sahel fue la más afectada por el terrorismo en 2023, representando casi la mitad de todas las muertes relacionadas con el terrorismo y el 26% de los incidentes terroristas en todo el mundo. Burkina Faso, Malí y Níger se encuentran entre los diez países más afectados por el terrorismo, un hecho que a menudo se esgrime para alegar el fracaso de los nuevos gobiernos liderados por militares. Sin embargo, esta realidad es anterior a los golpes de Estado de 2021-2023 y, en cambio, habla del impacto de la intervención militar estadounidense y francesa. Entre 2011 (el año de la guerra de la OTAN contra Libia) y 2021 (el año de la primera de la reciente ola de golpes de Estado del Sahel, en Mali), Burkina Faso, Mali y Níger se dispararon desde las posiciones 114, 40 y 50, respectivamente, en el índice de países más afectados por el terrorismo a 4, 7 y 8. Está claro que la «guerra contra el terrorismo» de Estados Unidos y Francia ha hecho poco para mejorar la seguridad en la región y, de hecho, ha tenido el efecto contrario.

Búsqueda de nuevos socios y caminos

Los pueblos del Sahel se han desilusionado no sólo con las estrategias militares de Occidente, como lo demuestran los crecientes acuerdos de cooperación en materia de seguridad con otros países, sino también con las políticas económicas occidentales que han producido poco desarrollo social. A pesar de los abundantes recursos energéticos de la región (incluidas las reservas de uranio de Níger antes mencionadas), el Sahel tiene algunos de los niveles más bajos del mundo de generación y acceso a la energía, ya que al menos el 51% de la población no puede acceder a la electricidad.

Aunque la Alianza de Estados del Sahel comenzó como un pacto de defensa, la autonomía política y el desarrollo económico son un foco central. Esto incluye, por ejemplo, la realización de proyectos energéticos conjuntos y la exploración de la posibilidad de establecer iniciativas regionales de energía nuclear civil. Burkina Faso ya ha firmado acuerdos con Rosatom, una empresa estatal rusa, para construir nuevas centrales eléctricas, mientras que Malí avanza en la aplicación de la energía atómica a través del Programa Nuclear Nacional, supervisado por el Organismo de Protección Radiológica de Malí.

En última instancia, la Alianza de Estados del Sahel representa un intento de defender las demandas de soberanía y el derecho a la autodeterminación, una agenda que los pueblos de Níger, Burkina Faso y Malí han salido a las calles para apoyar.

Los acontecimientos en el Sahel se están desarrollando a un ritmo acelerado, pero como escribió la novelista maliense Aïcha Fofana en La fourmilière (‘El hormiguero’) en 2006, la modernización se ve atenuada por las rigideces y la sabiduría de las viejas costumbres. «Siempre hemos sido generosos», le dice el griot de La fourmilière a un joven que tiene muchas ideas sobre la transformación de la sociedad. La paciencia es necesaria. El cambio está llegando. Pero viene a su propio ritmo.

Compartir:

Next Post

Eurolandia: Putin y Xi versus Eurovisión

Sáb May 11 , 2024
Jamil Anderlini. Politico.eu En este día 11 de mayo de primavera, al final de una semana laboral europea interrumpida por otro festivo religioso arcaico, estoy contemplando a tres figuras históricas de gran importancia: Vladimir Putin, Xi Jinping y … quien gane el Festival de Eurovisión esta noche. Esta fue una […]

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario