¿Una «nueva fase» de la unión intersindical en Francia?

Manifestación en Francia por la defensa condiciones de vida

Pierre Paletot. Informations Ouvrières nº 786

La prensa, en particular la AFP, nos informa que los secretarios generales de las centrales obreras se reunieron el viernes 1 de diciembre, «para marcar una nueva fase de la asociación intersindical».

Y todos ellos se refirieron a la fase anterior, la que unió a la unión intersindical en una acción conjunta durante seis meses por una reivindicación común, la reivindicación de la retirada de la reforma previsional. Esta acción conjunta es el resultado de la férrea voluntad de millones de trabajadores para hacer retroceder a Macron y a su gobierno en su plan de imponer un aumento de dos años en la edad de jubilación para todos.

Acción conjunta sobre una demanda clara e inequívoca que ha dado confianza a los trabajadores. Acción conjunta marcada por cientos y cientos de manifestaciones masivas e históricas, en todo el país, a pesar de la represión, para hacer retroceder al gobierno.

Acción conjunta de los trabajadores y sus sindicatos, secciones sindicales y sindicatos departamentales para decidir la huelga y renovarla con el fin de «paralizar el país». Pero el país no estaba bloqueado, la huelga seguía siendo limitada, el calendario de días de acción y huelgas decididas por las confederaciones no era suficiente para doblegar al gobierno, no permitió la generalización de la huelga. ¿Se trataba de debatir esta evaluación en la reunión intersindical del 1 de diciembre? ¿Qué nueva fase es esta?

«Preparación de la agenda social»

«El comité intersindical se reunirá ad hoc para preparar la agenda social». Por lo demás: «Coincidimos en que lo que creamos, esta confianza, este respeto… Había que continuarlo, pero está claro que ya no hay un tema importante en este momento». ¿No hay más grandes temas en este momento? ¿Demandas más urgentes y vitales?

Seamos claros, los activistas y los empleados no están pidiendo la unión intersindical para sobrevivir en jornadas vacías de acción sin reivindicaciones, como la del 12 de diciembre en Bruselas sobre los salarios, que son lo contrario de la acción conjunta, que deja vía libre al Gobierno y a la patronal. Los trabajadores quieren una unidad real en sus demandas, y no la unidad en ensaladas, y esperan que cada una de sus respectivas confederaciones asuma sus responsabilidades para expresar las demandas reales y preparar la movilización.

Pero lo que se está planteando aquí es otra cosa, siempre habría una unión intersindical, la de la unidad… a disposición de la agenda social del gobierno y de la patronal, una agenda social cuyos «temas» nada tienen que ver con las reivindicaciones de los trabajadores. ¡Significa ponerse a disposición del gobierno, de su juego institucional, de sus conferencias sociales, de su agenda social! Esta es la antesala de la integración de las confederaciones en el Estado, es el corporativismo.

Perspectivas

Si se confirma esta disposición, ya no hay lugar para las reivindicaciones, no hay más espacio para la exigencia, de acuerdo con todas las tradiciones sindicales, de un alto el fuego inmediato y definitivo en Gaza, de un cese de la masacre del pueblo palestino, de la liberación de los rehenes. No hay lugar contra los golpes asestados a los salarios, a los servicios públicos, a los hospitales, a las escuelas, a la Seguridad Social, todos los cuales son atacados por los sucesivos y repetidos decretos 49,3 del gobierno para imponer sus leyes de finanzas. No más espacio para movilizarse contra el saqueo del seguro de desempleo, derechos de los desempleados. No más espacio para luchar contra el saqueo de los fondos de pensiones.

Las confederaciones están entre la espada y la pared: seguir cediendo a los mandatos del gobierno o responder a la voluntad inquebrantable de resistir de la clase obrera que, en todo caso, encontrará su camino.

Tal como están las cosas, los únicos que se benefician de esta verdadera unidad sindical son el gobierno y los patrones que se aprovechan de ella para acentuar sus golpes asesinos contra los trabajadores burlándose de su propia democracia, ¿se unen y no dicen una palabra al respecto? Es imposible que sean insensibles a ella. Y cada uno aquí y allá, a su manera, «hace algo». Pero, de todos modos, ¿no está en sus tradiciones, en su historia, levantarse juntos contra las masacres y como lo demuestran los acontecimientos en la Asamblea Nacional y que la lucha cuerpo a cuerpo de los diputados de LFI pone de manifiesto perfectamente?

No hay nada que diga que los trabajadores y muchos directivos y activistas de todos los niveles de todas estas organizaciones sindicales lo vean así. Prueba de ello es la agitación aún silenciosa que esto está provocando en las centrales sindicales y, sobre todo, especialmente en las huelgas y acciones que se están llevando a cabo en este mismo momento, por motivos reales, exigencias vitales, y muy a menudo en unidad. A pesar de lo dispuesto en esta reunión del 1 de diciembre.

Por último, señalemos el carácter surrealista de esta reunión, que se celebra en un momento en que las masacres se intensifican en Gaza. ¿Hombres, mujeres, niños, obreros masacrados por millares hora tras hora y dirigentes de sindicatos obreros que se reúnen y no dicen ni una palabra al respecto? Es imposible que sean insensibles a ella. Y cada uno aquí y allá, a su manera, «hace algo».

Pero, de todos modos, ¿no es parte de sus tradiciones, de su historia, mantenerse unidos contra las masacres y la guerra? ¿Podemos mirar hacia otro lado y hacer cada uno en nuestro propio rincón? Todo el mundo sabe que, como en la guerra de Argelia, como en la guerra de Vietnam, es con la movilización de millones de personas en todo el mundo, en oposición a los gobiernos que ayudan a las masacres, donde hay más posibilidades de detenerlas. La secuela nos dirá cuál es la situación.

Sin embargo, observemos que, a su nivel, en los departamentos, en los lugares de trabajo, los sindicatos se están uniendo y tratando de luchar bajo una consigna simple y clara: «¡Alto el fuego inmediato y permanente, paz, alto la masacre!» ¿Y eso sería imposible para los secretarios generales de las confederaciones? Al no hacerlo, ¿no ven que están desdibujando el mensaje, que están complicando las movilizaciones y que están dejando el campo abierto a todas las aventuras?

Compartir:

Next Post

Personal sanitario y usuarios se concentrarán frente a Hospital La Fe (València) por Palestina

Lun Dic 11 , 2023
Llamamiento A LAS COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS TRABAJADORES DE LA SANIDAD PUBLICA, A LOS SINDICATOS, A LA CIUDADANIA DEL PAIS VALENCIÀ El próximo día 14 de Diciembre a las 13 horas sindicatos y diversas entidades entre las que figura el CATP convocan, frente al Hospital Universitario de la Fe de Valencia, […]
Pancarta concentración 14 diciembre en València

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario