Los sindicatos de estudiantes arrasan en Estados Unidos

Foto manifestación universitaria en NY
Elinternacionalista.net

En todo Estados Unidos, las y los trabajadores estudiantes de pregrado se están sindicalizando y tomando medidas para exigir mejores salarios y condiciones de trabajo. El 15 de marzo, los asesores residenciales de la Universidad de Pensilvania anunciaron el apoyo de la gran mayoría a su nuevo sindicato, convirtiéndose en el esfuerzo sindical número 18 de estudiantes universitarios del país. Trabajadores y trabajadoras jóvenes de la Universidad de Boston, Dartmouth, RPI, Wesleyan, Harvard, Tufts, Fordham y muchos otros campus se han movilizado para obtener reconocimiento, han ganado elecciones aplastantes y han negociado con éxito los primeros contratos. ¿Por qué se produce este repunte en la organización laboral de los estudiantes universitarios?

Los trabajadores universitarios son esenciales, pero mal pagados y con exceso de trabajo

Muchos trabajadores estudiantes de pregrado cumplen funciones clave en las operaciones diarias de sus universidades, como los servicios residenciales y de comidas. Un RA en la Universidad de Boston informó haber apoyado a 42 estudiantes universitarios en su transición universitaria junto con la ejecución de eventos comunitarios, el empleo de medidas de intervención en crisis y la aplicación de tácticas de mediación de conflictos. Además, tenían la responsabilidad de velar por la seguridad de más de 1.800 residentes durante turnos de 24 horas.

A pesar de lo esenciales que son los trabajadores universitarios, la compensación para muchos estudiantes trabajadores se ha estancado, mientras que la matrícula y el costo de vida se disparan. En la Universidad de Temple, donde algunos trabajos del campus todavía pagan $7.25 por hora, los organizadores de pregrado exigen un salario mínimo de $15, pago de horas extras y el fin de la brecha salarial de género.

En varias universidades, los RA no reciben pago por su trabajo más allá de un crédito de vivienda, o sus salarios se deducen de su ayuda financiera. “Conozco RA que reciben poca o ninguna compensación por trabajar porque perdieron la mayor parte de su ayuda. Creemos que todos deben ser compensados por trabajar, es por eso que decidimos sindicalizarnos para mejorar este trabajo para los estudiantes que tienen necesidades financieras”, compartió Tarchithaa Chandra Sekharan, asistente residente de Fordham.

Según David Whittingham, RA de primer año en Tufts , “la mayor preocupación en la mente de las personas ha sido la compensación. Los RA no reciben salarios más allá del crédito de vivienda y no recibimos ningún otro tipo de beneficios complementarios como un plan de comidas”. Agregó: “Creo que la estructura de compensación es explotadora. Permite a la universidad salirse con la suya con mano de obra esencialmente gratuita de estudiantes que saben que tienen pocos otros recursos, que no pueden permitirse vivir en el área, particularmente aquí en Boston, donde el alquiler es tan exorbitante”.

Las abrumadoras responsabilidades laborales y las horas obligatorias no remuneradas son problemas recurrentes para los RA en particular. En un comunicado de prensa sobre los RA Unidos recientemente formados en UPenn, el Local 153 de OPEIU señaló que los RA enfrentan una carga de trabajo abrumadora las 24 horas. “Para mantener sus puestos de trabajo, los RA deben permanecer en el campus durante los fines de semana y días festivos, asistir a reuniones de personal obligatorias semanales, realizar sesiones de asesoramiento 1 a 1 con cada uno de sus residentes, diseñar y crear tableros de anuncios mensuales, responder a emergencias, organizar eventos de salón semanales y turnos nocturnos de trabajo además de sus responsabilidades académicas”. La inseguridad económica y el apoyo sindical entre los trabajadores jóvenes alimentan la ola de sindicalización

Una combinación de creciente inseguridad económica y una perspectiva más favorable sobre los sindicatos entre los trabajadores jóvenes ha impulsado la organización de trabajadores universitarios en todo Estados Unidos.

Durante los últimos años, las encuestas han mostrado sistemáticamente que los jóvenes de EEUU tienen niveles especialmente altos de apoyo sindical en comparación con el 71 % de la población general de EEUU que apoya a los sindicatos. Dado este mayor nivel de conciencia y que los estudiantes universitarios han estado involucrados. En ejemplos recientes de alto perfil de organización laboral como Starbucks Workers United, no sorprende que los trabajadores jóvenes en los campus universitarios comiencen a organizar sus lugares de trabajo, incluso frente a las represalias de la patrones y leyes laborales estadounidenses hostiles. Por ejemplo, a pesar de que la Universidad de Boston prometió que RA Spencer Hart-Thompson sería “totalmente acomodado” por sus supervisores por su condición médica, se le negaron repetidamente tales adaptaciones e incluso se le restringió la reubicación en una mejor situación de vivienda.

La creciente inseguridad económica para los estudiantes trabajadores está impulsando aún más los esfuerzos de organización. En la Universidad del Noreste, la campaña “No Hungry Husky” informó que 1 de cada 4 estudiantes del Noreste tienen inseguridad alimentaria. Mientras tanto, Northeastern cobra más del doble del costo promedio de un plan de comidas para estudiantes.

El costo de la educación superior es mucho mayor de lo que solía ser. Los estudiantes universitarios, que alguna vez pudieron trabajar a tiempo parcial para cubrir la mayoría de los gastos, ahora se gradúan con una enorme deuda estudiantil. En los últimos 20 años, la matrícula y los aranceles aumentaron un 134 % en las universidades privadas y un 175 % en las universidades públicas estatales.

Estos aumentos exorbitantes se están produciendo junto con dotaciones vertiginosas e ingresos récord para los contratistas de comedores universitarios. “El hecho es que estas universidades han sido fuertemente financiadas donde el dinero se canaliza para pagar cantidades interminables de gerentes burocráticos, invertir en fondos de cobertura, invertir millones de dólares en bienes raíces”, dijo Sheen Kim, vicepresidente del Colectivo de Trabajadores Estudiantiles en Dartmouth. “[La universidad está] olvidando que son y deben ser los estudiantes y las personas que realmente están haciendo el trabajo académico, de servicio, de investigación, lo que realmente le da a Dartmouth su posición”.

Los organizadores de pregrado han citado las victorias en otros campus como inspiración para tomar el asunto en sus propias manos. “Los trabajadores de pregrado están creando conciencia y el movimiento solo está creciendo. Con los primeros contratos a la vista, creo que vamos a seguir viendo más y más trabajadores universitarios organizándose incluso por los derechos más fundamentales”, dijo Grace Reckers, organizadora principal de OPEIU Local 153. Con la organización laboral de graduados alcanzando nuevas alturas, como lo demuestran las recientes huelgas prominentes en Temple, Columbia, y el sistema de la Universidad de California., junto con los estudiantes universitarios que lideran sus propios esfuerzos de organización con Starbucks Workers United y organizan sindicatos de RA en sus propios campus, ¡no debería sorprender que los trabajadores universitarios se estén organizando!

Organizando con Optimismo

A través de estas campañas y más, la organización de estudiantes universitarios ha logrado varios logros colectivos. El 19 de febrero, los trabajadores de comedores estudiantiles sindicalizados con Student Worker Collective en Dartmouth ganaron un salario mínimo de $21 solo dos días después de autorizar una huelga con un 99% de apoyo. En Northeastern University, Huskies Organizing junto a Labor (HOWL) se unió a los organizadores del Local 26 para lograr una victoria histórica que condujo a un contrato sin precedentes que aumentó los salarios en $9.32 por hora y aseguró el mejor plan de salud posible ofrecido por Chartwells, entre otros logros.

En la Universidad de Oregón, los organizadores están uniendo a tutores estudiantiles, trabajadores de guarderías, asesores de residencias universitarias y otros trabajadores estudiantiles en todo el campus para luchar por aumentos salariales, un período de pago más corto, políticas contra el acoso y otros. En una declaración adjunta a su fondo de solidaridad y ayuda , el Sindicato de Trabajadores Estudiantiles de la UO dijo: “La administración de la UO dice preocuparse por sus estudiantes y trabajadores, pero esto no se refleja en nuestra compensación o nuestras condiciones de trabajo. Estamos sobrecargados de trabajo, mal pagados y se nos dice que es para nuestro propio beneficio”. Desde que se hizo pública en octubre de 2022, la campaña ha firmado con 1300 de los aproximadamente 3000 estudiantes trabajadores a partir de febrero a pesar de las represalias de la Universidad, incluido el despido de un organizador principal.

Estos esfuerzos de organización señalan el camino a seguir para estudiantes y trabajadores que se enfrentan a las contradicciones del sistema educativo estadounidense. Mientras la educación sea tratada como una fuente de ganancias en lugar de un derecho humano, los estudiantes-trabajadores estarán sujetos a ambientes de trabajo precarios y explotadores. Los sindicatos de estudiantes universitarios están demostrando que cuando estos estudiantes-trabajadores se unen para exigir una compensación justa y condiciones de trabajo razonables, pueden ganar y lo hacen.

Compartir:

Deja una respuesta

Next Post

Crecen las movilizaciones en Europa en defensa de políticas de gasto social y no de guerra

Dom Abr 9 , 2023
Wereld Morgen. LaHaine.com Los países donde la gente está saliendo a la calle para manifestarse contra el aumento de los gastos, la atención sanitaria insuficiente, el atraso de la edad de jubilación, etc., son los mismos que gastarán mucho más en armamento en el futuro. No es casualidad, ya que […]
Caricatura filonazi de la presidenta de la Comisión Europea

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario