Los sindicatos alemanes están pasando a la ofensiva

Los trabajadores de la salud en Hamburgo se manifiestan en el segundo día de su huelga de advertencia, el 15 de marzo de 2023. Foto: IMAGO / Hanno Bode

Heinz Bierbaum. Fundación Rosa Luxemburgo.

Las rondas de negociación colectiva de este año en Alemania han sido impulsadas por una amplitud de movilización no vista durante bastante tiempo. En ciertos días, las frecuentes huelgas y manifestaciones de advertencia han paralizado la vida pública. Basta pensar en el lunes 27 de marzo, cuando el tráfico en todo el país quedó completamente inmovilizado.

Los conflictos salariales actuales tienen lugar principalmente en la administración pública, el servicio postal y los ferrocarriles. Sectores industriales como la industria metalúrgica y la industria química negociaron sus convenios colectivos a finales del año pasado.

El conflicto laboral en el servicio postal ha sido particularmente notable: cuando se sometió a votación, la abrumadora mayoría de los trabajadores expresó su apoyo a una huelga indefinida. El trasfondo de esta extraordinaria movilización es la tasa de inflación inusualmente alta en Europa y Alemania, cercana al 10 por ciento, con los precios de la energía y los alimentos en particular en aumento.

Esto ha llevado a fuertes protestas y acciones de resistencia en toda Europa, especialmente en el Reino Unido, donde el lema era «Enough is Enough». Protestas similares y coaliciones de acción también surgieron en Alemania e influyeron en la dinámica de la negociación colectiva. Las demandas de los sindicatos en la administración pública, el servicio postal y los ferrocarriles, de aumentos salariales del 10,5, 15 y 12 por ciento, combinados con pagos únicos o mínimos, eran bastante altas para los estándares alemanes.

Hasta ahora, las rondas de negociación colectiva han logrado resultados considerables. El sindicato de trabajadores de la minería, la química y la energía IG BCE inició las cosas en octubre pasado, con un aumento salarial del 6,5 por ciento y un pago de compensación de 3.000 euros con un plazo de dos años.

El acuerdo alcanzado por el sindicato de trabajadores metalúrgicos IG Metall en noviembre fue algo mayor, con un aumento salarial del 8,5 por ciento en dos años y un pago de compensación por inflación de 3.000 euros. Sin embargo, el acuerdo también fue objeto de importantes críticas. Se dijo que la movilización había sido inadecuada, a pesar de los ataques masivos de advertencia, con el resultado de que no se logró una compensación completa de la inflación.

Por otro lado, el acuerdo contó con un amplio apoyo entre la fuerza laboral. También debemos tener en cuenta la situación eminentemente difícil de la industria del metal, debido no solo a la desaceleración económica, sino también y especialmente a los profundos procesos de transformación del sector. El acuerdo alcanzado en el servicio postal, por su parte, es realmente notable.

Exigiendo el 15 por ciento, el sindicato logró un aumento salarial de 340 euros, un aumento salarial del 11 por ciento en promedio, e incluso significativamente más alto para aquellos en los grupos salariales más bajos, además de pagos únicos sustanciales. Obviamente, el voto de huelga exitoso y la determinación de huelga fueron suficientes para llegar a este acuerdo.

La demanda y el acuerdo también pueden explicarse por los enormes beneficios de Deutsche Post gracias a los enormes volúmenes de pedidos resultantes de la pandemia. Especialmente en tiempos de profunda transformación social y económica, la conexión entre la política de negociación colectiva y la política social en general es de vital importancia.

También es notable el resultado de la negociación colectiva en la función pública, con un aumento salarial del 5,5 por ciento y un aumento mínimo de 340 euros, especialmente beneficioso para aquellos en las categorías salariales más bajas, junto con un pago de ajuste de 3.000 euros. La ronda de negociación colectiva en sí misma fue mucho más allá de las meras negociaciones salariales.

Por ejemplo, hubo cooperación entre el sindicato del sector de servicios Ver.di y el movimiento Fridays for Future, que participó activamente en manifestaciones y huelgas de advertencia. Su objetivo común es una política de movilidad fundamentalmente diferente, con expansión y mejora del transporte público. La acción fue criticada como una huelga política ilegal por elementos de las organizaciones de empleadores.

Sin embargo, su crítica no ganó tracción y fue intrascendente. Es evidente, en cualquier caso, que el conflicto salarial adquirió una dimensión marcadamente política. También cabe destacar el hecho de que Ver.di y el sindicato ferroviario EVG cooperaron en la ronda de negociación colectiva. Su convergencia puede conducir a una cooperación mayor y más intensa entre los sindicatos en el futuro.

El papel activo desempeñado por el Estado, y por lo tanto la esfera política, también es interesante: los pagos únicos no tuvieron impuestos, se pagaron netos. Esto es bastante notable a la luz de la autonomía de la negociación colectiva que los sindicatos tienen en tan alta estima, y plantea preguntas para el futuro. En este contexto, la iniciativa de IG Metall de introducir una semana de cuatro días con ajuste salarial completo en la industria siderúrgica representa un hito cualitativo en la política de negociación colectiva.

La nueva iniciativa se relaciona con las negociaciones de 2018, cuando las horas de trabajo también desempeñaron un papel, con un voto emitido para decidir entre salarios más altos y más tiempo libre.  Las reducciones de la jornada laboral pueden tener objetivos y significados muy diferentes según el contexto social en el que se apliquen. Los empleadores también pueden recurrir a ellos en caso de problemas económicos, aunque sin un ajuste salarial completo.

Sin embargo, desde la perspectiva sindicalista y políticamente progresista, las reducciones deben utilizarse para pasar a la ofensiva, no sólo para asegurar el empleo, sino también para mejorar las condiciones de trabajo y de vida. Esto también significa no aceptar ninguna reducción de la remuneración. A más tardar desde la lucha por la semana de 35 horas, hemos sabido que no basta con exigir simplemente una semana laboral más corta, sino que hacerlo requiere una movilización social mucho más amplia.

La idea de una semana de cuatro días se ha planteado una y otra vez desde varios sectores. La presente iniciativa de IG Metall debería utilizarse para ayudar a convertir el asunto en un problema de toda la sociedad. En particular, la cuestión de las horas de trabajo debe vincularse con los procesos de transformación en curso en la industria. Las rondas de negociación colectiva siempre tienen una dimensión política más o menos pronunciada.

Por lo tanto, deberían estar conectados con el mandato político de los sindicatos, como se ha demostrado en la ronda de negociaciones de este año, vinculando la cuestión de los aumentos salariales con las cuestiones de movilidad e infraestructura pública.

Especialmente en tiempos de profunda transformación social y económica, la conexión entre la política de negociación colectiva y la política social en general es de vital importancia. Los objetivos de los sindicatos, como el empleo seguro y las condiciones de trabajo y de vida decentes, dependen en gran medida de las decisiones que se tomen a nivel político.

Fuente:

https://www.rosalux.de/en/news/id/50306/germanys-trade-unions-are-racking-up-wins
Compartir:

Next Post

Diferentes países, misma protesta sobre los hospitales europeos

Mar May 16 , 2023
Alemania: Contra la mercantilización de los hospitales En los últimos años, un movimiento hospitalario cada vez más amplio y bien conectado en Alemania ha disipado el mito de que las huelgas en los hospitales son imposibles. La acción industrial fue precedida por una nueva forma de financiación para los hospitales. […]
Protesta hospitalaria en Alemania

Ver también

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario