Contra el Servicio Nacional Universal en Francia

Portada de la REvista

Jean-Sébastien Pierre. Federación Nacional de Libre Pensamiento

El servicio militar obligatorio desapareció en 2002 después de una agonía programada desde 1996. Los jóvenes no sienten nostalgia por este período de aburrimiento, sumisión, intimidación y confinamiento cuando se les negó la ciudadanía. Durante veinte años, este triste privilegio de ser sometido a una disciplina incuestionable e inflexible ha sido reservado para los hombres alistados, en una carrera profesional como ninguna otra, la de soldado.

Los jóvenes no tienen más que disgusto por la imagen de este servicio militar obligatorio y permanente que llevó a toda una generación al infierno de las trincheras hace un siglo, luego a la derrota casi sin lucha a manos del ejército nazi, finalmente a una serie de guerras coloniales, incluida la atroz en Argelia, marcada por las exacciones, torturas, ejecuciones en las que los reclutas fueron obligados a participar bajo pena de terribles represalias del Estado Mayor.

El movimiento de rechazo de los retirados, aunque reprimidos, traicionados y luego circunscritos sigue siendo sin embargo doloroso para la burguesía dominante, al igual que la revuelta del siglo 17 a principios del siglo pasado en el sur. Decididamente, el contingente no está seguro, es mejor contar con profesionales, aún necesitan supervisarlos muy de cerca, tienen el defecto de ser humanos.

Esto deja un gran vacío: reclutar a los jóvenes, hacerlos caminar al paso, inculcarles valores de obediencia ciega, enseñarles el amor a la abstracción que es «La Patria» – Creemos que morimos por la Patria, nos movemos por los capitalistas, dijo Anatole France – todavía era algo. El manejo de armas, después de todo, incluso podemos prescindir de él, no está exento de peligro, pero la caporalización es muy útil.

Y luego, en un contexto donde los rumores de la guerra se escuchan y generan inmensos beneficios, ¿no deberíamos preparar a las mentes jóvenes para un retorno al reclutamiento obligatorio, como en los Estados Unidos, donde ocurre solo después de la declaración de guerra? Era necesario reemplazar los gritos de los suboficiales con algo vagamente más sutil, era el Servicio Nacional Universal (SNU).

Desde su concepción, y aunque avanzó a paso de lobo, ha puesto en su contra una cohorte sustancial de organizaciones, partidos, sindicatos democráticos. Vea su impresionante lista en nuestra sección de pacifismo con los participantes del Colectivo «No al SNU». A pas de loup (insisto, garou) fue objeto de un experimento voluntario. Fue un gran fracaso. Entonces, Macron, el déspota sin mayoría, anuncia su obligación. Lo cambia todo. Nuestra sección especifica: es una recuperación severa de la juventud que se organiza.

Sólo la juventud, cada vez más masivamente, está en las calles, contra todas las injusticias, incluida la de las pensiones y el odiado uso del artículo 49-3. Por lo tanto, el vencimiento del bono se pospone: ¿marzo? ¿Abril? ¿Mayo? ¿Junio? Decimos, con las otras organizaciones que conforman el colectivo: «para siempre».

¿Está el ejército pidiendo otra parte? Con la punta de los dientes, la punta de los labios. Los gastos relacionados son enormes sin proporcionar inmediatamente carne de cañón. Es sólo la voluntad del Ejecutivo, la de tomar de nuevo en sus manos a una juventud que, con razón, se rebela y remilitarizar la sociedad para imponerle la aceptación de la guerra.

Alucinante es la decisión de poner esta SNU bajo el control conjunto del Ministerio de Educación Nacional y el de las Fuerzas Armadas. Esto recuerda, en peor, a cierto protocolo ejército-juventud promulgado en 2016 bajo la égida de otro gobierno, el de François Hollande que impulsó a Emmanuel Macron a la vanguardia de la política. Los maestros no están allí para entregar a sus estudiantes a la obligación del saludo militar.

¡Guerra a guerra, abajo el SNU!

También me gustaría aconsejarle que lea nuestro dossier sobre «sobriedad». El gráfico sobre la evolución de la tasa de ganancia mundial desde 1960 es desafiante: el capital muerto se apodera del capital vivo como diagnosticó Karl Marx. Para restaurar la tasa de ganancia se necesita una buena guerra que rompa todo (piensan en ello), o una agitación radical del mercado. ¿No es esto lo que está sucediendo con la acelerada «descarbonización» de la industria?

Compartir:

Deja una respuesta

Next Post

Debate sobre la situación política en Perú en la Universidad Complutense de Madrid

Vie May 5 , 2023
Hemensalidaporlaizquierda.org El día 25 de abril, tuvo lugar en esta Universidad madrileña un acto sobre la situación actual de Perú, tras los convulsos meses pasados, desde que fue depuesto del cargo de presidente del Perú en el mes de diciembre de 2022. La ponencia del acto corrió a cargo de […]
Invitación acto en la Universidad

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario