La lucha por la liberación de Palestina y la postura del KKE

Image: Νεφ, Twitter

Jorge Martín. Marxist.com

El Partido Comunista de Grecia y la lucha por la liberación de Palestina: un debate necesario

Al igual que con la guerra en Ucrania, diferentes partidos comunistas en todo el mundo han adoptado posiciones diferentes e incluso opuestas con respecto a la actual masacre  israelí en Gaza después del ataque de Hamás del 7 de octubre. La postura de la Partido Comunista de Grecia (KKE) es una de apoyo principista a la lucha del pueblo palestino, muy alejada de otros partidos comunistas, que han sucumbido a la presión de la opinión pública burguesa. Sin embargo, hay varios aspectos de la posición del KKE sobre Palestina/Israel con los que no estamos de acuerdo y que creemos no están en sintonía con una posición genuinamente comunista.

Algunos partidos comunistas han adoptado una posición completamente incorrecta. Así, en un momento en que las bombas israelíes están lloviendo sobre Gaza, matando a miles de civiles y arrasando casas e infraestructuras, el Partido Comunista Francés (PCF) y su líder Fabien Roussel deciden que es el momento de unirse al coro de la clase dominante para condenar … no Israel, sino el líder de la Francia Insumisa, Jean-Luc Melenchon. ¿Por qué? Porque no se ha doblegado a la exigencia de la clase dominante de que cualquier comentario sobre la situación debe comenzar con una condena a Hamás como organización “terrorista”.

De manera similar, el Partido Comunista Austriaco (‎KPÖ) insiste en equiparar a los oprimidos y los opresores en este conflicto y se ha abstenido marcadamente de participar en el movimiento de solidaridad con Palestina, guardando en gran medida silencio sobre la cuestión. Han cedido a la presión de la opinión pública burguesa que demoniza la solidaridad con el pueblo palestino como un apoyo absoluto a Hamas: una calumnia que es particularmente fuerte en los países de habla alemana. Esto ha provocado expresiones de descontento en sus filas, principalmente en la organización juvenil, que intenta correctamente resistirse a la línea del partido sobre Palestina.

Como leninistas, entendemos que la política exterior no puede separarse de la política interior. Por lo tanto, no es una sorpresa que aquellos partidos comunistas que tienen una política socialdemócrata en casa, una política de gestionar la crisis del capitalismo sin trabajar para su derrocamiento, tengan una posición social chovinista o, en el mejor de los casos, pacifista pequeñoburguesa en política exterior.

Así, muchos partidos comunistas han adoptado una posición que básicamente equivale a hacer llamamientos a la “comunidad internacional” y a las instituciones internacionales para que presionen a Israel para que respete el “derecho internacional humanitario”, etc. Esto contrasta con la postura de Lenin que era un crítico feroz del papel de la Sociedad de Naciones, predecesora de la ONU, a la que calificó de “cocina de ladrones”.

El papel de los comunistas no es sembrar ilusiones en la ONU, que ha aprobado innumerables resoluciones sobre Palestina durante décadas, todas ellas inútiles, sino más bien explicar cómo el “derecho internacional” y las “normas internacionales” son una completa farsa, diseñada para engañar a los trabajadores y oscurecer la verdadera naturaleza de la dominación imperialista y el conflicto interimperialista.

La posición del KKE

En este contexto, vale la pena examinar la posición del Partido Comunista de Grecia (KKE), que se diferencia de la de muchos de los otros partidos comunistas. El 9 de octubre, el partido emitió una declaración enérgica, con una línea política clara, condenando “los años de ocupación del Estado de Israel y los crímenes que comete sistemáticamente contra el pueblo palestino”. Condenaba “el apoyo de Estados Unidos, la UE y sus aliados” a los crímenes de Israel; denunciando la complicidad de su propio gobierno en Grecia y ofreciendo una solidaridad inequívoca con la lucha palestina:

“El pueblo palestino tiene derecho a defender sus derechos y necesita un mayor apoyo popular y solidaridad para continuar su lucha para poner fin a la ocupación israelí. (Oficina de prensa del KKE, 9 de octubre)

El KKE y su organización juvenil (KNE) han desempeñado un papel muy importante en el movimiento de solidaridad con Palestina y no han cedido ante la presión de la opinión pública burguesa. Estamos totalmente de acuerdo con esta posición y hay que elogiar al KKE por haber adoptado una postura firme contra el imperialismo y contra su propia clase dominante.

Sin embargo, también pensamos que la posición política y estratégica adoptada por el KKE respecto al conflicto Palestina-Israel tiene varias deficiencias. Es deber de los comunistas plantear las diferencias de opinión de manera camarada y debatirlas. En la época de Lenin, esta era la norma. Lenin mantuvo polémicas muy agudas con sus camaradas más cercanos, ya que consideraba de suma importancia la claridad teórica.

Los principales desacuerdos que tenemos con el KKE son los siguientes: su apoyo a una solución de dos Estados, su falta de un programa socialista para Palestina y su posición poco clara sobre el apoyo de Stalin a la partición de Palestina en 1947/48.

¿Una solución de dos Estados?

El primer punto que nos gustaría plantear es sobre lo que el KKE dice que es el objetivo de la lucha palestina: “continuar su lucha para poner fin a la ocupación israelí, por un Estado independiente en las fronteras de 1967, con Jerusalén Este como su capital”. (KKE, comunicado del 9 de octubre)

Es decir, el KKE defiende claramente una solución de dos Estados sobre la base de las fronteras de 1967, es decir, un Estado palestino al lado de un Estado israelí. Esto se subraya en otro artículo más extenso de Giorgos Marinos, miembro del Buró Político del partido, el 20 de octubre de 2023:

Porque el KKE de manera clara, responsable y teniendo como criterio la lucha común de los pueblos, se posiciona constantemente al lado de los palestinos y lucha por el cese de la ocupación israelí, por un Estado palestino independiente, unido y viable, al lado de Israel, en las fronteras de 1967, con Jerusalén Este como su capital, para que regresen los refugiados y se liberen los presos políticos de las cárceles israelíes.

La posición se repite en un artículo del secretario general del partido, en el periódico oficial del partido. (Rizospastis 20-21 de octubre):

El contenido de las reivindicaciones y los lemas puede resumirse en lo siguiente: Destacamos el derecho del pueblo palestino a una Palestino libre e independiente en las fronteras de 1967, con Jerusalén Este como su capital. El retorno de todos los refugiados palestinos a sus hogares, sobre la base de las resoluciones respectivas de la ONU.

En nuestra opinión, esta posición plantea varios problemas.

En primer lugar, se ha demostrado que la solución de dos Estados era imposible en la práctica, algo que ya hemos explicado en detalle en otra parte. Los Acuerdos de Oslo de 1993 fueron vistos precisamente como una hoja de ruta hacia una solución de dos Estados por parte de los dirigentes palestinos. Pero en los hechos, fueron una completa traición a la lucha palestina. Israel mantuvo el control de una gran parte de Cisjordania y de sus fronteras exteriores, se permitió a los colonos judíos permanecer en el territorio palestino y los asentamientos continuaron expandiéndose.

Mientras tanto, las cuestiones del derecho de retorno y el estado de Jerusalén Este fueron pospuestas para ser discutidas en un futuro muy lejano (léase: nunca) y a cambio se creó una risible “Autoridad” palestina sin poder real con el único objetivo de subcontratar la vigilancia de las masas palestinas a la podrida dirección de la OLP.

El KKE podría argumentar que lo que ha fracasado son los Acuerdos de Oslo, pero que los palestinos deberían luchar por una auténtica solución de dos Estados.Sin embargo, incluso esta posición conduciría en última instancia a un callejón sin salida.

Lo que nos lleva al segundo punto de crítica a la posición del KKE. Mientras exista el Estado capitalista de Israel, la burguesía israelí nunca aceptará la existencia de un Estado palestino genuinamente viable, ya que lo considera una amenaza a su “seguridad nacional”. Esto ha sido demostrado, no en teoría, sino en la práctica. Desde los Acuerdos de Oslo, el número de asentamientos sionistas en Cisjordania ha aumentado continuamente, mientras que Gaza sigue completamente bloqueada por el Estado de Israel. Las intervenciones militares de Israel en Gaza, así como en Cisjordania, se han vuelto cada vez más frecuentes y violentas, socavando la existencia misma incluso de la limitada entidad que es la Autoridad Palestina.

Además, es difícil ver cómo un Estado capitalista de Palestina sería viable en el territorio de las fronteras de 1967, al lado de un poderoso Estado capitalista imperialista de Israel. Una Palestina capitalista así, si fuera posible, estaría dominada económicamente por su poderoso vecino y, en el mejor de los casos, seguiría siendo su semicolonia.

Es la experiencia práctica de los últimos 30 años la que ha llevado a una mayoría de palestinos a rechazar una solución de dos Estados. En septiembre de este año, una encuesta del Centro Palestino de Investigación de Encuestas y Políticas reveló que el 67 por ciento de los palestinos rechaza una solución de dos Estados, mientras que sólo el 32 por ciento la apoya. La misma encuesta muestra que “el 71 por ciento cree que la solución de dos Estados ya no es práctica debido a la expansión de los asentamientos”.

Una encuesta separada realizada por el Mundo Árabe para la Investigación y el Desarrollo (AWRAD) el 15 de noviembre concluyó que el 74 por ciento de los palestinos están a favor de un solo Estado, mientras que sólo el 17 por ciento quiere una solución de dos Estados. Una abrumadora mayoría de palestinos rechaza por completo los Acuerdos de Oslo.

Por cierto, incluso si uno aceptara la idea de una solución de dos Estados, ¿por qué debería establecerse un Estado palestino “en las fronteras de 1967” (presumiblemente lo que el KKE quiere decir es las fronteras anteriores a la guerra de 1967) que representaba sólo el 22 por ciento de la Palestina histórica? ¿Por qué no volver a las fronteras del plan de partición de la ONU de 1947, donde el Estado palestino representaba el 44 por ciento? Las fronteras de 1967 representan no sólo la aceptación de la partición en sí, sino también las conquistas territoriales por parte del Estado de Israel en el período posterior.

Ninguna mención a la lucha por el socialismo y el poder obrero

Quizás la omisión más flagrante y sorprendente en todas las declaraciones del KKE sobre la cuestión de Palestina es que no se menciona en absoluto la lucha por el socialismo. La única conclusión que se puede sacar de la lectura de las declaraciones oficiales del KKE y de las de los principales camaradas dirigentes del partido en las últimas semanas es que consideran que el objetivo estratégico de la lucha palestina debe ser la formación de dos estados capitalistas, no la lucha por el socialismo.

Esto está en directa contradicción con la línea declarada del KKE en todos los demás asuntos nacionales e internacionales. En los demás casos, el partido, correctamente, subraya la necesidad de romper con cualquier etapismo, de poner en primer plano la lucha entre los trabajadores y el capital, y afirma que el carácter de la revolución es socialista (véase, por ejemplo, «Por la independencia del movimiento comunista de los intereses de las burguesías y de sus alianzas y su reagrupamiento revolucionario‘. Elisseos Vagenas, Rizospastis, 14-15 de octubre de 2023)

¿Cómo justifican entonces los camaradas del KKE la ausencia de cualquier referencia a la lucha por el socialismo en relación con la lucha por la liberación de Palestina? En un artículo publicado el 10 de noviembre por la Sección de Relaciones Internacionales del CC del KKE, intentan abordar esta cuestión. Citemos el artículo con cierta extensión (Artículo de la Sección de Relaciones Internacionales del CC del KKE. 10 de noviembre):

Hay personas que critican al KKE diciendo que en todos los demás casos habla de la necesidad y actualidad del socialismo, mientras que en este caso precisamente se centra solo en el derecho al establecimiento del Estado palestino. (…)

El socialismo es necesario y vigente para todo el mundo, para todos los países capitalistas, pero en las condiciones en las que se desarrolla la lucha obrero-popular en cada país se destacan asuntos importantes que pueden dar un impulso a la lucha de clases. Una cuestión crucial para el Partido Comunista, el movimiento obrero, para la preparación, agrupación y movilización de fuerzas obreras y populares es tomar en cuenta estos asuntos importantes, los “eslabones” en la lucha por el socialismo. En Palestina hoy día el “eslabón” básico es acabar con la ocupación extranjera israelí, el establecimiento del Estado palestino.

Por lo tanto, es una tarea que concierne a la clase obrera de Palestina y de su vanguardia, el Partido Comunista, desarrollar una tal línea que vincule este “eslabón” a la causa de la lucha por la liberación social, el poder obrero, la construcción de la nueva sociedad socialista.

Nuestra tarea, la de los trabajadores y los jóvenes en los demás países, es apoyar esta lucha y ponerse de su lado en el conflicto con las fuerzas de ocupación.

Esto es muy confuso y realmente no responde a la pregunta. Los camaradas del KKE parecen decir que la lucha por el socialismo es necesaria en todo el mundo y que las cuestiones inmediatas de la lucha de clases deben vincularse a la cuestión del socialismo. Pero entonces, ¿por qué las declaraciones del KKE sobre Palestina no mencionan en absoluto el socialismo?

Por supuesto, estamos de acuerdo con el KKE cuando dice que la lucha por la liberación nacional es una parte crucial del programa de los comunistas en Palestina. Sí, estamos de acuerdo en que los comunistas palestinos deben formular una línea que ayude a las masas de trabajadores, jóvenes y pobres a comprender el vínculo entre esa lucha y la lucha por el socialismo.

Pero no es así como se formula la cuestión en el documento “Respuestas breves” de la Sección de Relaciones Internacionales del CC del KKE. Aunque el documento afirma que las condiciones para el socialismo están maduras “en todo el mundo”, no dice nada sobre el carácter de clase de un futuro Estado palestino, ni se plantea esta cuestión en ninguna otra parte de las declaraciones del KKE sobre el tema. así que sólo podemos suponer que los camaradas están hablando de un estado capitalista. La lógica del argumento, por tanto, presenta “la eliminación de la ocupación israelí y la formación del Estado palestino” como una etapa distinta y separada de la lucha por el socialismo.

Además, el documento dice que la tarea de los comunistas palestinos es formular una línea que conecte la emancipación nacional con la lucha por el poder de los trabajadores, pero luego continúa diciendo que la tarea de los trabajadores y jóvenes de otros países es “apoyar la lucha… contra las fuerzas de ocupación”. Parecería que las tareas de los comunistas en Palestina y las tareas de los comunistas en el resto del mundo son diferentes.

De este artículo, uno podría tener la impresión de que son solo los comunistas palestinos que tienen que explicar la necesidad de luchar por el socialismo y el poder obrero, mientras que los comunistas de otras partes del mundo tienen que limitarse a la solidaridad internacionalista sin hablar de socialismo (como ha hecho el KKE en sus recientes declaraciones). Semejante posición sería errónea y estaría en contradicción con el enfoque de Lenin y la Internacional Comunista en sus primeros años.

Por supuesto, la tarea de los comunistas de todo el mundo es apoyar la lucha palestina, pero eso en sí mismo no es suficiente. No somos simplemente activistas de la solidaridad. Somos comunistas y, por tanto, nuestro deber es también explicar cómo se puede lograr la liberación de Palestina, qué fuerzas pueden llevarla a la victoria, qué clases son las aliadas de la causa palestina, etc.

Esto es lo que dijo Marx en el Manifiesto Comunista sobre el papel de los comunistas en el movimiento obrero más amplio:

Los comunistas son, pues, prácticamente, la parte más decidida, el acicate siempre en tensión de todos los partidos obreros del mundo; teóricamente, llevan de ventaja a las grandes masas del proletariado su clara visión de las condiciones, los derroteros y los resultados generales a que ha de abocar el movimiento proletario.

Además, el KKE no se limita a asumir la tarea de simplemente apoyar la lucha contra las fuerzas de ocupación. En sus declaraciones ha ido más allá al decir que el objetivo de la lucha palestina debería ser una solución de dos estados, algo que no sólo no es viable bajo el capitalismo sino que también es rechazado por la abrumadora mayoría de los palestinos de hoy. Por lo tanto, no se trata sólo de que el partido no plantee la cuestión del socialismo, sino que, en cambio, plantea una perspectiva (la  solución de dos Estados) que, al menos de palabra, es compartida por la ONU ¡e incluso por el imperialismo de Estados Unidos!

En los últimos tiempos, el KKE ha abordado muchas cuestiones internacionales y expresado opiniones sobre todos los acontecimientos importantes de la lucha de clases en todas partes. Eso es correcto. Y en todos estos casos, ha subrayado la necesidad de luchar por el socialismo y contra el capitalismo. Esto también es correcto y en eso estamos de acuerdo con los camaradas del KKE. Pero parecería que este no es el caso en relación con Palestina, donde la posición del KKE es de solidaridad proletaria internacional, pero se limita a la lucha por un Estado palestino capitalista, sin ninguna mención de la lucha por el socialismo. Creemos que esto es un grave error y está en contradicción con la línea política general declarada del partido.

¿Justificando la partición de Palestina en 1948?

Finalmente, hay un último aspecto de la posición del KKE sobre Palestina que vale la pena comentar. En el artículo del camarada Marinos citado anteriormente, dice (‘Intensificación de la lucha por la finalización de la ocupación israelí, en solidaridad con el pueblo palestino, por la desvinculación de Grecia de los planes de EE.UU y de la OTAN’, Giorgos Marinos, miembro del BP del CC del KKE 20.10.2023):

La ocupación se impuso en 1947-1948 cuando se dividió el territorio palestino y se estableció el Estado de Israel y se perpetúa hasta la fecha, con el apoyo de EE.UU, la OTAN y la UE a través del antagonismo imperialista continuo e intensificado por el control de la región.

Está diciendo claramente que la ocupación se impuso en 1947-48 con la creación del Estado de Israel. Entendemos que el camarada Marinos hace una valoración negativa de este hecho. Pero el documento “Respuestas breves” del CC del KKE dice:

La existencia de un Estado israelí es hoy una realidad. La masacre de los judíos por los nazis, el antisemitismo que promovieron las clases burguesas antes de la Segunda Guerra Mundial en muchos países capitalistas llevaron a la URSS y al movimiento obrero mundial a aceptar la fundación del Estado de Israel al lado de un Estado palestino.

Esto claramente justifica y apoya el establecimiento del Estado de Israel en 1948 y el apoyo que le brindó la URSS. ¡Debemos recordar que la creación de Israel en ese momento se basó en la limpieza étnica masiva de 700.000 palestinos de sus tierras!

Aquí tenemos que decirlo claramente: la partición de Palestina fue un crimen imperialista destinado a enfrentar a árabes contra judíos y utilizar a unos contra otros para mantener la dominación imperialista. Los imperialistas británicos fueron sobre todo responsables de este crimen, habiendo prometido a ambos pueblos el mismo territorio en una forma cínica de divide y vencerás, una táctica que implementaron durante todo el mandato británico sobre Palestina y que habían utilizado antes en todo el Imperio Británico (por ejemplo en Irlanda y en la partición de la India).

En 1947, la Unión Soviética respaldó el plan de partición en las Naciones Unidas. Esto no se hizo en solidaridad con el pueblo judío, como sugiere el artículo, sino más bien en un intento de socavar la posición del imperialismo británico en el Medio Oriente. La URSS fue el primer país en reconocer el recién creado Estado de Israel y Stalin suministró armas a los sionistas a través de Checoslovaquia. El apoyo soviético al establecimiento del Estado de Israel en 1948 fue una traición con consecuencias catastróficas para todos los partidos comunistas en todo Oriente Medio y más allá. Semejante posición no puede justificarse y convirtió a la URSS en cómplice del crimen cometido contra el pueblo palestino.

Posición leninista sobre el sionismo y Palestina

La tradición leninista en relación con la cuestión judía en general, y en particular con respecto al objetivo sionista de la formación de un Estado judío en Palestina, es clara. Los bolcheviques en Rusia lucharon implacablemente contra el antisemitismo, que era una herramienta reaccionaria del zarismo ruso para dividir a la clase trabajadora y desviar la ira de los trabajadores hacia una minoría oprimida, los judíos, para desviarlos de la lucha por su propia emancipación. Al mismo tiempo, los marxistas rusos se oponían implacablemente al sionismo, al igual que el movimiento obrero en general.

La Internacional Comunista se opuso y denunció las maquinaciones imperialistas respecto de Palestina. El Segundo Congreso de la Internacional Comunista en 1920 aprobó la Tesis sobre la cuestión nacional y colonial, redactado por Lenin, que incluía el siguiente apartado:

11 f) La necesidad de explicar infatigablemente y desenmascarar continuamente ante las grandes masas trabajadoras de todos los países, sobre todo ante los proletarios, el engaño que utilizan sistemáticamente las potencias imperialistas, las cuales, bajo el aspecto de estados políticamente independientes, crean en realidad estados desde todo punto de vista sojuzgados por ellos en el sentido económico, financiero y militar. Como un ejemplo flagrante de los engaños practicados con la clase trabajadora en los países sometidos por los esfuerzos combinados del imperialismo de los Aliados y de la burguesía de tal o cual nación, podemos citar el asunto de los sionistas en Palestina, país en el que so pretexto de crear un estado judío, allí donde los judíos son una minoría insignificante, el sionismo ha entregado a la población autóctona de los trabajadores árabes a la explotación de Inglaterra. En la situación internacional presente no hay para las naciones dependientes y débiles otra salvación que la Federación de Repúblicas Soviéticas.

Además, en el período del Segundo y Tercer Congreso de la Internacional Comunista, hubo una organización de trabajadores judíos que participó en los debates con delegados hermanos, Poale Zion. Los dirigentes de la Internacional Comunista insistieron en que, como condición previa para unirse a la Internacional, debían abandonar todos los restos de la ideología sionista. Poale Zion defendió que la concentración de masas proletarias judías en Palestina proporcionaría las mejores condiciones para una lucha revolucionaria por el socialismo, revelando su enfoque confuso (ver A los trabajadores de la Unión de Comunistas Judíos, carta del ECCI, 1921). Al final, la Poale Zion comunista se dividió: una sección volvió al sionismo y otra se unió a la Internacional Comunista, integrándose a los partidos comunistas locales en los países en los que vivían, como había exigido la Comintern.

El Holocausto nazi en Europa durante la Segunda Guerra Mundial dio un enorme impulso al movimiento sionista, pero eso no justifica ningún apoyo a la formación de un Estado sionista en el Mandato Palestino, una tierra que ya estaba poblada. Trotsky, en 1940, advirtió repetidamente que la creación de un Estado judío en el Mandato Palestino no sería un refugio seguro para los judíos que huían de la persecución en Europa, sino una trampa sangrienta (Julio de 1940):

El intento de resolver la cuestión judía mediante la migración de judíos a Palestina puede verse ahora como lo que es: una trágica burla del pueblo judío. Interesado en ganarse las simpatías de los árabes, que son más numerosos que los judíos, el gobierno británico ha modificado drásticamente su política hacia los judíos y, de hecho, ha renunciado a su promesa de ayudarlos a encontrar su «propio hogar» en una tierra extranjera. El desarrollo futuro de acontecimientos militares bien puede transformar a Palestina en una trampa sangrienta para varios cientos de miles de judíos. Nunca estuvo tan claro como hoy que la salvación del pueblo judío está inseparablemente ligada al derrocamiento del sistema capitalista.

Ningún pueblo puede ser libre mientras oprima a otro. En 1947-48, la posición de los trotskistas en Palestina y en otros lugares estaba en contra de la partición y a favor de la unidad de la clase trabajadora contra el imperialismo.

Una salida revolucionario para la lucha palestina

La única manera de encontrar una solución al conflicto es mediante el derrocamiento de la clase dominante sionista en Israel. Eso requiere una lucha revolucionaria, que vincule la liberación nacional de las masas palestinas con su emancipación social, uniendo demandas y objetivos democráticos y socialistas. Sólo una lucha de ese tipo tendría alguna posibilidad de dividir Israel a través de líneas de clases, debilitando así a su clase dominante, una condición necesaria para la victoria.

Por eso la lucha de las masas palestinas sólo puede tener éxito como lucha revolucionaria para derrocar todos los regímenes capitalistas reaccionarios de la región, de los países árabes y de Israel. El camino hacia la liberación de los palestinos pasa por El Cairo, Ammán y Beirut. Un derrocamiento revolucionario de los regímenes árabes reaccionarios, que sólo defienden la causa palestina de boquilla, pero que en realidad son cómplices del capitalismo israelí, cambiaría el equilibrio de fuerzas en la región.

Una serie de estados obreros en la región pondrían la cuestión del socialismo en la agenda. Sobre la base de tal lucha socialista revolucionaria, sería posible imaginar un Estado democrático y laico en el que no habría opresión nacional. Bajo el capitalismo, eso sería imposible de lograr. Un único Estado capitalista democrático y secular es tan utópico como dos Estados capitalistas. Un Estado laico y democrático sólo podría surgir como un Estado obrero. Los comunistas defienden una Federación Socialista de Medio Oriente como la única manera de deshacerse del yugo del imperialismo en la región.

Por supuesto, debido a la animosidad y la desconfianza que se han creado durante décadas entre palestinos y judíos de Israel, podría ser necesario durante un período de tiempo que ese Estado único contenga disposiciones de autonomía para ambos grupos nacionales, tal vez en forma de Estado Federal Socialista. Ésta era la estructura estatal que Lenin propuso para el estado obrero fundado después de 1917: una República Socialista Federativa Soviética de Rusia. Pero en cualquier caso, el derrocamiento revolucionario de la clase dominante capitalista sionista de Israel es la única manera de hacer posible todo esto.

Todas estas son cuestiones importantes de estrategia revolucionaria que deben aclararse. Hay que reconocer que el KKE ha adoptado una posición de principios en apoyo de la lucha de los palestinos oprimidos, lo que lo diferencia de la mayoría de los demás partidos comunistas del mundo, y en esto estamos unidos. Pero en cuanto a la cuestión de la estrategia revolucionaria y los objetivos de la lucha de los trabajadores y el pueblo palestinos, la posición del KKE retrocede al etapismo, apoya una solución fallida que las masas palestinas rechazan, y por lo tanto es inadecuada.

Llamamos a los camaradas del KKE a considerar estas cuestiones, que se plantean en un espíritu de camaradería con el objetivo de agudizar la comprensión y la intervención de los comunistas en el movimiento de solidaridad con Palestina; así como la lucha de las fuerzas comunistas en Palestina, Israel y todo el Oriente Medio.

Compartir:

Next Post

Llamamiento de la Resistencia Palestina: ¡Cambiemos todo!

Sáb Nov 25 , 2023
Luk Vervaet. Legrandsoir.info «A todos los pueblos libres del mundo: observamos sus acciones. Vemos su gran impacto y la confusión que causan entre los agresores sionistas… Un mensaje alentador de la resistencia para mantener las manifestaciones de solidaridad y romper la prohibición de apoyar a la resistencia hasta la victoria… […]
Manifestación de apoyo a la resistencia palestina

Ver también

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario