«Iniciativa de Paz contra la Tercera Guerra Mundial» llama a parar el genocidio en Palestina

Cartel de Iniciativa por la Paz contra la Tercera Guerra Mundial

Los organizadores de la «Iniciativa de Paz para Detener la Tercera Guerra Mundial», que celebró su primera conferencia en Roma, y que en 2023 reunión a representantes de 40 países, han difundido con fecha del 25 de diciembre la siguiente declaración sobre los acontecimientos en Palestina y su impacto en el mundo.  

Redacción. Workers.org

Declaración de la Iniciativa de Paz para Detener la Tercera Guerra Mundial sobre el genocidio del pueblo palestino y su poderosa resistencia

Israel está cometiendo un crimen de genocidio en Gaza. Para ser precisos, continúa y endurece el genocidio colonial que ha estado cometiendo en Palestina durante 75 años. En nuestra era, este crimen solo es comparable con el exterminio sistemático de los pueblos iraquí y afgano que cometieron Estados Unidos y sus aliados.

El genocidio nunca es defensa propia. Y no existe ningún derecho legal de autodefensa para los conquistadores imperialistas. El concepto no tiene sentido.

La «Iniciativa de Paz para Detener la Tercera Guerra Mundial» apoya la lucha de los palestinos contra la entidad ilegal y neocolonial israelí.

Palestina tiene derecho a existir, a ser el hogar de todos los palestinos. Los palestinos tienen derecho a vivir en su propio país, a ser libres de moverse a cualquier lugar de él y a elegir a sus propios dirigentes.

Los palestinos tienen derecho a resistir, a luchar contra los conquistadores de su tierra.

Entre los conquistadores, no es posible distinguir entre el personal del ejército y los colonos que «simplemente» confiscan tierras palestinas, explotan sus riquezas, expulsan a los habitantes legales y constituyen las reservas militares del ejército.

Palestina necesita un Estado soberano independiente que acoja a todos sus habitantes, independientemente de sus creencias religiosas, como lo hacía Palestina antes de la conquista sionista. Los acuerdos de Oslo de 1993 no abordaron esta necesidad y terminaron siendo nulos y sin efecto. Los judíos que emigraron a Palestina durante el dominio británico o que fueron traídos más tarde durante el dominio sionista también deberían tener derecho a la ciudadanía, pero solo como ciudadanos iguales, no como gobernantes.

El Estado sionista es la raíz del problema

El problema en Palestina no es la resistencia del pueblo palestino ocupado, sino el propio Estado israelí. En otras palabras, el problema surge de la formación de una entidad estatal racista y colonial en suelo palestino, que al mismo tiempo sirve como una base política y militar avanzada de Estados Unidos en Asia occidental y el Mediterráneo oriental.

Debido a sus experiencias y circunstancias históricas excepcionales, el pueblo palestino ha adquirido un enorme espíritu de lucha y firmeza y ha dejado de lado a los dirigentes que colaboran con Israel. Han logrado una profunda unidad política y militar sobre la base de la resistencia a la ocupación, para construir un Estado en Palestina basado en la autodeterminación, independientemente de las diferentes opiniones que puedan tener sobre su carácter.

Hoy en día, todos los partidos políticos y las estructuras militares palestinas trabajan juntos. Estos acontecimientos han dado lugar a golpes asombrosos contra las fuerzas de ocupación, golpes inesperados para Occidente, a pesar de la agresión israelí más brutal y de los atroces crímenes contra la humanidad que comete Israel.

Es una lucha de la hormiga contra el elefante. Occidente ofrece a Israel un enorme apoyo militar directo e indirecto y ha emprendido enormes campañas diplomáticas y de propaganda en nombre de Israel. Mientras tanto, los palestinos luchan con armas ligeras, sin ninguna cadena de suministro industrial, bajo un bloqueo total, pero infligen graves pérdidas al agresor en cuanto a personal y equipo.

Después de tres meses de guerra, ha quedado claro para el mundo que la resistencia palestina no puede y no será derrotada fácilmente. Si bien no puede haber ninguna duda de que el sionismo está listo para el genocidio total para lograr sus objetivos, sus patrocinadores occidentales se enfrentan a serios desafíos.

El sistema imperialista de dominación en la región ya está tenso y se está moviendo al borde del colapso. Su pilar más importante después de Israel —el régimen militar de Egipto— no se atrevió a consentir el plan de Israel de expulsar a los habitantes de Gaza hacia el Sinaí, lo que supondría la culminación de la Nakba. El pueblo egipcio se negaría a aceptar esa rendición. La normalización con Israel por parte de los regímenes árabes, que Estados Unidos ha preparado durante décadas, al menos se ha retrasado, si no revertido.

El frente de resistencia crece

Por otro lado, las fuerzas de resistencia están construyendo gradualmente un gran frente que apoya a Palestina. El Hezbolá libanés ya ha abierto un segundo frente en el norte de Israel, de manera calculada. Los Ansarallah (hutíes) en Yemen representan una seria amenaza para el comercio marítimo con Israel.

Siria, devastada por la guerra, aunque permanece parcialmente bajo ocupación de Estados Unidos y Turquía, sigue siendo un obstáculo geopolítico para el orden occidental en Oriente Medio. Irán sigue siendo el principal Estado que apoya la lucha palestina. Estas fuerzas iniciaron la alianza del Sur Global para pedir un alto el fuego inmediato, la derrota de Israel como promotor racista y neocolonial de los intereses occidentales y la formación de un Estado democrático en la Palestina histórica.

Las élites occidentales han llevado a cabo una agresiva campaña de propaganda para justificar la masacre del pueblo palestino y legalizar la entidad neocolonial israelí. Cultivan la islamofobia. Tratan de librar odio contra el mundo islámico, porque el Islam ha funcionado como un medio unificador contra su dominio global en una parte importante del mundo. Utilizando una retórica orwelliana, estas élites tratan de presentar cualquier condena de los crímenes israelíes contra la humanidad como antisemitismo. A pesar de esta campaña, cientos de miles de personas se han manifestado en apoyo de Palestina, incluso en los países occidentales.

Frente a este brutal enemigo, Palestina necesita un apoyo aún más fuerte de todos los que luchan por los derechos democráticos, por la autodeterminación contra el imperialismo y el colonialismo y por un nuevo orden internacional. Impedir el exterminio de los palestinos y derrocar el plan neocolonial occidental en Palestina con la perspectiva de formar un Estado democrático tendrá un serio impacto positivo en todas las luchas antiimperialistas actuales e inminentes en el mundo.

Compartir:

Next Post

Iniciativa unitaria por la reducción drástica del gasto militar

Dom Ene 14 , 2024
El pasado viernes 12 de enero de 2024, se envió al Presidente del gobierno de España, Sr. Pedro Sánchez, y a miembros del Congreso de diputados representativos de la pluralidad de grupos parlamentarios, una carta firmada por diversas organizaciones y personas que reproducimos seguidamente por su interés, tal como nos […]
Dibujo con fondo de dólares y soldados armados

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario