Genocidio «silencioso» de Israel contra las comunidades beduinas de Cisjordania

Los residentes de la aldea beduina se preparan para la demolición de casas por parte de las autoridades israelíes. (Foto: vía Adalah Legal Center)

El siguiente artículo ilustra la persecución y expulsión de las familias beduinas palestinas que viven en las zonas orientales de Cisjordania, donde Israel trata de construir asentamientos ilegales. La violencia sionista en estos territorios se plasma en innumerables episodios de incendios, robos, demoliciones, cortes de agua y electricidad, golpes y arrestos. La violación sistemática de las leyes y los derechos humanos internacionales siguen teniendo una impunidad absoluta también aquí.

Fayha Shalash. Palestinechronicle.com

Abu Najeh al-Omari es un palestino de 80 años.

Pasa la mayor parte de su tiempo llorando y lamentándose de que él y su familia se hayan visto obligados a abandonar su comunidad beduina al este de Ramala.

«Soñamos con ello día y noche», dijo a The Palestine Chronicle.

Hace varios meses, un grupo de colonos judíos ilegales, protegidos por el ejército y la policía israelíes, lo obligaron a él y a su familia a abandonar su casa y sus tierras.

Al-Omari ha vivido en la zona de Ain Samia desde la década de 1960. Es una tierra vasta y hermosa rodeada de montañas, rica en manantiales de agua y caracterizada por un suelo particularmente fértil.

Al-Omari, padre de ocho hijos, trabajaba como agricultor y criador.

Su familia fue una de las docenas que formaron una comunidad beduina, que ganó un lugar prominente en la sociedad palestina.

Opresión constante

Según al-Omari, durante décadas, los ataques israelíes contra ellos nunca han cesado.

Nos dijo que desde 1967, las familias beduinas de la zona han sido objeto de acoso y agresiones, ya sea a manos de colonos israelíes o de soldados.

«De vez en cuando, robaban nuestro ganado y nos impedían pastar en varias áreas, a veces con el pretexto de que era una zona militar, y a veces que las áreas de pastoreo estaban bajo el control del Estado israelí, y a veces con el pretexto de que estaban cerca de los asentamientos», lamentó.

«Pero vinimos aquí mucho antes de que se construyeran los asentamientos», agregó.

Estas restricciones, sin embargo, profundizaron la relación entre la población palestina y esta tierra. La población ha crecido, y han comenzado a cultivar la tierra con diversos cultivos para diversificar sus fuentes de sustento.

Hace cinco años, Israel comenzó a reforzar su control sobre ellos, impidiéndoles construir establos para sus ovejas o añadir habitaciones a sus casas, con el fin de dar cabida a una población creciente.

«Cada vez que construía una pequeña habitación, el ejército israelí la demoleba», dijo.

«Construimos una escuela modesta, pero los colonos rompieron sus ventanas y cortaron sus tuberías de agua. Todos los palestinos de esta zona corren el riesgo de que su casa sea demolida bajo cualquier pretexto que elijan», añadió.

‘Juventud de las colinas’

Con el tiempo, un grupo de colonos, que se hacen llamar «Jóvenes de las Colinas», comenzaron a practicar el asentamiento pastoril en la zona de Ain Samiya. Los colonos trajeron su ganado, impidieron que los palestinos pastaran y gradualmente se apoderaron de sus tierras.

El año pasado, la frecuencia de los ataques israelíes contra esta comunidad beduina se duplicó. Los colonos y los soldados israelíes trabajaron juntos para expulsar a las familias a través de ataques incesantes.

Golpear a los residentes, arrojar piedras a las casas, maldecir constantemente, cortar el suministro de agua y electricidad, robar ganado, quemar y destrozar cultivos agrícolas: todo ello se produjo como parte de una intensa ola de ataques, que tenía como objetivo, desde el principio, expulsar por la fuerza a los palestinos.

«Me robaron 30 cabezas de ganado, alegando que eran suyas, y robaron docenas más al resto de las familias», dijo al-Omari.

«Teníamos miedo de que nos los robaran todos, por lo que tuvimos que salir de la comunidad hacia zonas más alejadas, y hasta ahora no hemos podido regresar».

Treinta y siete familias, cada una compuesta por entre siete y diez personas, la mayoría de ellas niños, se vieron obligadas a abandonar sus hogares en la zona de Ain Samiya bajo la intensa presión de Israel, en forma de ataques implacables por parte de los colonos judíos, el ejército y la policía israelíes.

Dejaron atrás sus casas con todo lo que había en ellas y no pudieron regresar, ni siquiera para recoger sus pertenencias. Cualquiera que se atreviera a regresar era golpeado, arrestado o su vehículo quemado.

«Quemaron mi casa»

Waad Salama, de 37 años, vive desde hace diez años en la comunidad beduina de Wadi Alsharq, al este de Hebrón (Al-Khalil). Se mudó allí después de casarse.

En noviembre pasado, escuchó el sonido de pasos cerca de la casa. Cuando salió a investigar, atrapó a cuatro colonos enmascarados vertiendo líquido inflamable e incendiando la casa.

«Empecé a gritar, pero mi marido no estaba allí», dijo Salama a The Palestine Chronicle.

«Rápidamente saqué a mis cuatro hijos de la casa y logramos huir antes de que nos hicieran daño. Pero la casa y todo lo que había en ella se convirtió en cenizas a pesar de los intentos de los vecinos por extinguir el fuego», continuó.

Salama y su familia se vieron obligados a vivir en una pequeña habitación alquilada en la ciudad vecina de Sa’ir en circunstancias financieras muy difíciles, ya que habían perdido todos sus ahorros debido al incendio.

El incendio de la casa no fue el primer incidente en esta comunidad. Casi a diario, los palestinos registran varios ataques de colonos que quieren obligarlos a irse.

«Venían todas las noches y nos tiraban piedras, protegidos por el ejército israelí», dijo Salama. «Destruyeron todo, cortaron las tuberías de electricidad y agua para hacernos la vida más difícil».

«Genocidio contra los beduinos»

Según la Oficina Central de Estadísticas de Palestina, en Cisjordania viven entre 25.000 y 30.000 beduinos.

El modo de vida de los beduinos se ve ahora amenazado por las severas restricciones a su libertad de circulación impuestas por Israel. Según el centro, su presencia obstaculiza los planes de asentamiento de Israel en Cisjordania.

La Organización Al-Baidar para la Defensa de los Derechos de los Beduinos supervisó, sólo durante el pasado mes de octubre, la deportación de diez comunidades beduinas de las zonas de Ramala, Naplusa, Hebrón, Jerusalén y el Valle del Jordán.

Hassan Malihat, supervisor general de la organización, dijo al Palestine Chronicle que Israel está cometiendo un genocidio contra las comunidades beduinas en Cisjordania.

La presencia beduina en Cisjordania se concentra en los desiertos orientales, concretamente en las zonas al este de Ramallah y Jerusalén, en la zona del valle del Jordán, en las zonas de Jericó y Tubas, así como al sur de Hebrón.

Esta última está clasificada como «Zona C» en virtud de los Acuerdos de Oslo. Por lo tanto, está sujeto al control administrativo y de seguridad de Israel.

«Estas tierras son la columna vertebral de la implementación de los proyectos de asentamiento de Israel, y la presencia beduina en estas áreas se considera un obstáculo real para la implementación de estos proyectos», dijo Malihat.

«Por lo tanto, la política de limpieza étnica se practica mediante la demolición de viviendas, la confiscación de propiedades y el desplazamiento forzoso de la población local, utilizando medios ilegales y racistas».

Israel utiliza todos los medios a su alcance, incluida la confiscación de tierras, la expulsión de los residentes beduinos, su reubicación en zonas geográficamente definidas, la destrucción y el vandalismo de bienes e instalaciones beduinos; y declarar sus tierras como reservas naturales o zonas militares cerradas donde está prohibido el pastoreo.

Según Malihat, también hay otros métodos de expulsión que Israel emplea para crear un entorno difícil, que finalmente obliga a las comunidades beduinas a marcharse. Se les priva de servicios básicos, especialmente agua potable, electricidad y vías de transporte.

«Todos estos actos se llevan a cabo en violación de todas las leyes, acuerdos y tratados internacionales, en particular las cuatro Convenciones de Ginebra de 1949, la Convención de La Haya sobre el arreglo pacífico de controversias internacionales y la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989», explicó Malihat.

«No hay ninguna cláusula en la Carta de las Naciones Unidas que no haya sido violada flagrantemente por el Estado ocupante», concluyó.

Compartir:

Next Post

Sin Vladimir Ulich Ulianov, alias Lenin

Dom Feb 4 , 2024
Buen artículo sobre el legado de Lenin a los 100 años de su muerte. Un aniversario al que también acompaña la sensación de «indefensión» de quienes pensamos que sus ideas siguen siendo válidas y útiles en la actualidad, pese a ser rechazadas-tergiversadas-ignoradas por muchos partidos que hoy se llaman comunistas. […]
Dibujo de la época de Lenin en el tren a Moscú

Ver también

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario