Estudiantes por Palestina levantan barricadas y ocupan la facultad de Filosofía de València

Concentración de estudiantes ante la puerta de la Facultad de València

Esta madrugada del 16M, el alumnado acampado en València ha expulsado la seguridad y lleva encerrado en la facultad desde las 5 menos cuarto de la mañana hasta que «el equipo de rectorado decida empezar a actuar inmediatamente». Se adjunta al final el comunicado recién emitido.

Gonzalo Sánchez. Levante-emv.com

Los estudiantes de la Acampada por Palestina se han encerrado en la facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación de la Universitat de València y no dejan pasar a la seguridad privada, trabajadores, docentes y estudiantes. Esta madrugada a las 5 menos cuarto de la mañana los jóvenes expulsaron al personal de seguridad y levantaron barricadas en las puertas con sillas y mesas de la facultad. En estos momentos, la seguridad ha cerrado el campus y hay varios agentes de Policía Nacional en la puerta.

Ante esta situación, el rectorado de la Universitat de València, de acuerdo con el decanato de la Facultad, ha suspendido las actividades en la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación en la mañana del día de hoy. En ese sentido, el pasado martes, los miembros de este grupo acampado también intentaron entrar en el edificio del rectorado para hablar con la rectora, pero la seguridad ha mantenido controles de acceso al edificio a lo largo del día de ayer, y de hoy mismo.

«Aumentar en nivel de presión»

Los miembros de la acampada propalestina de València explican en su comunicado que ante la sistemática posición de «ignorancia, silencio, incomunicación, inacción y limpieza de imagen que ha usado Mavi Mestre y su equipo de rectorado, nos hemos visto obligar a aumentar en nivel de presión». Por eso, según indican, «hemos decidido cerrar dentro del edificio de la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación» hasta que «el equipo de rectorado decida empezar a actuar inmediatamente».

Este martes la Policía Nacional identificó a 8 estudiantes que trataban de entrar en el rectorado para hablar con Mavi Mestre. Finalmente, los alumnos consiguieron mandar una delegación de 4 personas para hablar con varios vicerrectores, aunque critican que no aceptaron prácticamente ninguna de sus propuestas. «Llevamos dos semanas pidiendo dialogar con la rectora, y la acción de hoy ha sido una respuesta a la negativa total del rectorado a debatir», explica una de las estudiantes.

Ernest Cano, vicerrector de profesorado de la UV, ha acudido esta mañana a los jardines de Filosofía para tratar de dialogar con los estudiantes. El representante de la universidad aseguran que hace suyo el sentir de los estudiantes y que el centro apoya la acampada estudiantil, mostrando «siempre y en todo momento» su disposición a hablar.

Comunicado de la CRUE

La semana pasada la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) emitió un comunicado en el que aseguraba que rompía relaciones con los campus de Israel, una de las reivindicaciones del movimiento propalestino estatal que ha tenido su germen en València. Sin embargo, el estudiantado de la UV critica las palabras vacías de los campus ya que «en la práctica, no se han cortado relaciones, al menos desde la UV».

«Nos propusieron cortar relaciones con todas aquellas universidades que estuvieran públicamente a favor del genocidio y la limpieza étnica, pero nadie va a decir nunca abiertamente estar a favor de ello, así que no sirve de nada», cuenta una estudiante.

«Quien se fue a Sevilla, perdió Filosofía»

«Quien se fue a Sevilla, perdió Filosofía» es uno de los cánticos que los estudiantes han entonado esta mañana en referencia a la presencia de la rectora en esta ciudad andaluza justo el día de esta acción. El estudiantado lleva pidiendo desde el primer día que la rectora visitara la acampada para dialogar, algo que de momento no ha sucedido, aunque sí en otras universidades como la de Alicante, donde la rectora sí se acercó a la protesta. «Queremos que nos escuchen, simplemente eso», reivindican.

«No necesitamos más institucionalización, ni negociaciones que se alargan meses, ni burocracia, no. Esta presión no es la primera, ni tampoco será la última. Somos más que una acampada, somos un estudiantado avergonzado de estudiar en una Universidad colaboradora de un Estado genocida y de apartheid, somos un estudiantado que continuará, ya no solo con la acampada, sino con acciones, presión, negociación, huelgas, manifestaciones, etc. hasta que estas colaboraciones no llegan a un fin», concluyen.

La acampada de la UV fue la primera de España y la que abrió el camino para que el movimiento estudiantil se extendiera por los campus de toda España. En estos momentos, cuatro de las cinco universidades públicas valencianas tienen acampadas: la UV, la Universidad de Alicante, la Universitat Jaume I y la Universitat Politècnica de València, en ese orden.

«Free, free Palestine»

Durante la mañana se han ido acercando más estudiantes para dar apoyo a los jóvenes encerrados en la facultad de Filosofía, convirtiéndose en más de un centenar que han montado una concentración en la puerta con gritos de «Free, free Palestine» o «Stop the genocide». Los agentes de Policía Nacional custodian los jardines sin incidentes, mientras una delegación compuesta por varios vicerrectores de la facultad trata de hablar con los estudiantes.

Cano explicó que la UV «ha apoyado desde el primer momento la causa de la acampada, y ha tomado decisiones tanto desde el consejo de Gobierno como del claustro a dar apoyo a la población Palestina en contra de la situación de guerra que están viviendo por parte del estado de Israel. En la UV estamos a favor de la gente de Gaza y en contra de la situación que se está produciendo. Hemos pedido el alto el fuego claramente y a través de la CRUE». Muchas demandas del estudiantado, explica, «son compartidas».

El estudiantado, por su lado, critica todo lo contrario y pide «acciones reales» que respalden sus palabras y que «acabe con las colaboraciones que tiene con el estado genocida de Israel». De hecho, los estudiantes critican que la facultad «hace bandera de triunfos simbólicos» y les acusa de estar llevando a cabo una campañado de «lavado de imagen» mostrando su apoyo a las protestas pero sin tomar medidas. La reivindicación está clara: los estudiantes piden a la UV pasar de las palabras a los hechos.

Comunicado completo

La acampada Palestina UV es una organización formada como herramienta de presión hacia la Universitat de València. Esta herramienta de presión surge como reacción de la colaboración activa que ejerce esta universidad con empresas, instituciones y entidades que participan directamente con el Estado de genocidio y apartheid de Israel. Después de no querer comunicarse con nosotros el equipo de rectorado de la Universitat de València hasta el octavo día, después de que rechazaran nuestra invitación a asistir a la asamblea general para escuchar nuestras demandas, después de un silencio sistemático y la voluntad de querer omitir el hecho de que se estaba ocupando un espacio de la universidad, nos fuimos obligados a acudir presencialmente al rectorado. Como se ha evidenciado en redes sociales y en un comunicado que lanzamos, nada más acudir una parte de la asamblea de la acampada al rectorado, la guardia de seguridad privada decidió cerrar todas las puertas, impidiendo nuestro acceso como estudiantado de la universidad a un espacio público en horario lectivo. Los cuerpos policiales se desplegaron en el patio del rectorado, donde nosotros de manera pacífica desplegamos una pancarta, para a continuación identificar a 7 compañeras nuestras. Al mismo tiempo que ocurría esto, en el edificio de la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación, mientras se producía una concentración como protesta del Estado genocida y de apartheid de Israel, tres policías nacionales entraron dentro del edificio. El 15 de mayo, a mediodía, ante el cierre que había realizado el equipo de rectorado detrás de un edificio público y tan simbólico como este, nos vimos obligados a suelos acudir una chica delegación de la acampada. Este intento de hablar con Mavi Mestre y su equipo, casi se ve negado nuevamente por la empresa de seguridad privada que no nos quería permitir el acceso. De la reunión, donde únicamente se nos permitía a 4 miembros de la asamblea entrar en el rectorado para hablar con el equipo rectorado, con 3 vicepresidentes de la Universitat de València, donde la propia rectora de la Universitat de València, Mavi Mestre no estaba, podemos sacar unas conclusiones:

Se abanderan sistemáticamente de los pequeños triunfos simbólicos y retóricos que consiguen, y que están llevando a cabo una limpieza de imagen a través de la acampada alegando que están reforzando la seguridad privada por nuestra seguridad, cuando esta seguridad privada se dedica a ser un sistema de vigilancia que nos fotografía y realiza vídeos nuestros diariamente, incluido dormido, enviándolo a grupos de WhatsApp que desconocemos con que hasta los van a usar

– Que se excusan de la imposibilidad de cortar contratos, convenios o cualquier tipo de relación con empresas que colaboran activamente con el Estado genocida y de apartheid de Israel o con instituciones universitarias israelíes, ya que no tienen un marco legislativo beneficioso para realizar tales acciones. Solo nos han ofrecido una recomendación que podrían hacer para no hacer trabajos de investigación que se utilizan con fines «aparentemente» armamentísticos. Esta recomendación no tiene ninguna trascendencia real ni pragmática.

– Y cuando, sin embargo, nos hemos ofrecido para hacer otra reunión para seguir haciendo presión al equipo de rectorado, nos comunicaban que hasta la semana siguiente no sería posible, siendo la reunión realizada un miércoles a mediodía.

Ante la sistemática posición de ignorancia, silencio, incomunicación, inacción y limpieza de imagen que ha usado Mavi Mestre y su equipo de rectorado, nos hemos visto obligar a aumentar en nivel de presión. Es así como nos hemos decidido cerrar dentro del edificio de la Facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación, impedido el acceso a seguridad privada, trabajadores, docentes y estudiantes hasta que el equipo de rectorado decida empezar a actuar inmediatamente. No necesitamos más institucionalización, ni negociaciones que se alargan meses, ni burocracia, no. Necesitamos cambios, cambios de verdad, fácticos, empíricos y que dejan de poner en evidencia cómo la Universitat de València colabora activamente en la perpetuación del genocidio más grande que se está viviendo actualmente. Esta presión no es la primera, ni tampoco será la última. Somos más que una acampada, somos un estudiantado avergonzado de estudiar en una Universidad colaboradora de un Estado genocida y de apartheid, somos un estudiantado que continuará, ya no solo con la acampada, sino con acciones, presión, negociación, huelgas, manifestaciones, etc. hasta que estas colaboraciones no llegan a un fin. Somos y estaremos siempre, no solo como una sociedad que evidencia la complicidad institucional, y que no se cruza de brazos, ni se conforma. Somos una juventud inconformista y que nunca, nunca dejará de luchar.

Compartir:

Next Post

"Una sonora bofetada en la cara" desde la ONU

Jue May 16 , 2024
Redacción. Workers.org La Asamblea General de las Naciones Unidas votó el 10 de mayo a favor de convertir a Palestina en miembro de pleno derecho con derecho a voto en la ONU. Solo nueve países, encabezados por Estados Unidos e Israel, votaron en contra de la membresía plena de Palestina, […]
Pizarra de resultados de votación Naciones Unidas sobre Palestina

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario