La Casa Blanca despliega tropas para reforzar el régimen golpista de Perú

Manifestación en Lima pidiendo dimisión Boluarte

Abayomi Azikiwe. Mronline.org

A principios de diciembre de 2022, el presidente socialista de Perú, Pedro Castillo, fue derrocado en un golpe político diseñado por el Congreso dominado por los conservadores e inmediatamente encarcelado.

La vicepresidenta Dina Boluarte fue instalada como la nueva líder después de haber recibido el respaldo de los militares y la policía.

Simultáneamente, la administración estadounidense del presidente Joe Biden reconoció el nuevo orden político haciendo parecer que el golpe tenía el pleno apoyo de la oficina oval en Washington, D.C. Desde diciembre, el pueblo peruano ha participado en manifestaciones masivas, huelgas y bloqueos de las zonas mineras con el objetivo de forzar la renuncia de Boluarte y la celebración de nuevas elecciones.

En las últimas semanas, el anuncio de que el Pentágono desplegaría aproximadamente 1.100 soldados en Perú en lo que se describe como Resolute Sentinel 2023, se ha encontrado con oposición dentro del país y en todas las regiones de América del Sur, América Central y el Caribe. La explicación oficial de la Casa Blanca respecto al envío de tropas al Perú es que realizarán ejercicios de entrenamiento entre militares y policías.

Esta decisión de la administración Biden proporciona una prueba más de que la clase capitalista estadounidense considera que Perú es significativo en sus esfuerzos por mantener la hegemonía económica del estado rico en minerales. En el transcurso de los últimos siete meses desde el golpe de derecha, al menos 66 personas han muerto como resultado de acciones militares y policiales contra manifestaciones y huelgas.

Sobre una base legal, el continuo hostigamiento por parte del régimen de Boluarte a figuras de la oposición en Perú obviamente indica que Estados Unidos ha dado autorización para las flagrantes violaciones de los derechos civiles y humanos fundamentales en el país. Numerosas organizaciones involucradas en el monitoreo de la gobernanza represiva en América Latina han citado el régimen golpista en Lima con graves abusos de organizadores sindicales, activistas políticos, ex funcionarios electos y trabajadores y agricultores de base.

Aunque al ex presidente Castillo se le ha negado una audiencia adecuada que involucra los cargos de rebelión en su contra, el 6 de julio, el fiscal general del estado peruano, Daniel Soria, solicitó que la Corte Suprema de Justicia incautara los bienes del líder socialista. Castillo es un ex maestro de escuela rural y líder sindical. Los activos de Castillo eran tres propiedades en una zona rural de Chota y una casa en el distrito de Tacabamba. (www.telesurenglish.net)

¿Qué está en juego para Estados Unidos en Perú?

El ascenso al poder del ex presidente Castillo en 2021 representó las aspiraciones de los trabajadores y campesinos que han sido explotados durante siglos por la oligarquía terrateniente aliada con las corporaciones extractivas multinacionales que cosechan enormes ganancias de los recursos y el trabajo del pueblo. Históricamente, los territorios y naciones coloniales y semicoloniales están diseñados para extender la capacidad de obtener ganancias de la clase capitalista basada en los estados industrializados occidentales.

Perú tiene vastas reservas de depósitos minerales que son esenciales en el sistema capitalista global de producción y distribución. El país es el segundo mayor productor de cobre, plata y zinc. Es el tercer productor de plomo y el cuarto proveedor de estaño y molibdeno. Además, Perú es el octavo mayor productor de oro a nivel internacional y la fuente número uno en América Latina.

Según una fuente sobre los recursos minerales conocidos existentes en el país y su relación con el período precolonial dice:

La industria minera del Perú siempre ha desempeñado un papel vital en la economía de la nación. La minería se remonta a la época pre-inca y prosperó a través de los períodos inca, colonial y republicano, contribuyendo a gran parte del desarrollo del país. Como componente crítico de su desarrollo económico, la minería representa el 10% del PIB de Perú y el 60% de sus exportaciones, lo que convierte a los minerales en su principal sector de exportación. Además, Perú tiene una gran cantidad de recursos no metálicos, como fosfatos, manganeso y uranio. En los últimos diez años, las altas tasas de producción han atraído USD $ 60 mil millones en inversiones entrantes al sector minero de Perú. Sin embargo, los futuros proyectos mineros que entrarán en desarrollo en los próximos años tienen un valor estimado de más de US $ 55 mil millones. (agmr.ca)

Perú depende de la Inversión Extranjera Directa (IED) como principal motor del crecimiento económico interno. Los principales actores de la IED en el país son los Estados Unidos, el Reino Unido, los Países Bajos, España, Brasil y Chile. Desde la década de 1990, bajo la presidencia de Alberto Fujimori, se redactaron leyes para facilitar el control externo sobre grandes sectores de la economía nacional.

La utilización de la minería como una fuente importante de generación de riqueza ha aumentado el PIB del Perú y la rentabilidad de las corporaciones que controlan la industria extractiva. Sin embargo, ha habido resultados negativos relacionados con el daño ambiental causado por la minería.

Los sindicatos y las organizaciones campesinas que representan a las comunidades indígenas han resistido la invasión de las corporaciones multinacionales y su superexplotación de la tierra y el trabajo de la mayoría dentro de la sociedad. Desde el golpe de Estado de diciembre, las personas que viven en las zonas mineras y turísticas del sur han utilizado la acción directa para enfatizar sus demandas de un gobierno democrático basado en los intereses de los trabajadores y agricultores. (www.bnamericas.com)

El mismo sitio web de noticias citado anteriormente destaca el carácter corporativo del Estado peruano:

La fortaleza del Perú como destino seguro de inversión también se refleja en su integración internacional. Ha firmado más de 30 Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones y Acuerdos para Evitar la Doble Tributación y Prevenir la Evasión Fiscal con México, Canadá, Brasil y Japón, entre otras importantes economías. Perú también es miembro del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TP) y del Acuerdo Comercial Multipartidista de la UE. Además, Perú está mejorando constantemente su clima de negocios para fortalecer su economía. En colaboración con otras entidades públicas y privadas, el Ministerio de Relaciones Exteriores, a través de la Dirección General de Promoción Económica y su red de 137 misiones diplomáticas y consulares, trabaja incansablemente para promover la inversión en proyectos mineros, centrándose en la rentabilidad social y el respeto por el medio ambiente y las comunidades circundantes.

Sin embargo, la referencia a la rentabilidad social y las preocupaciones ambientales obviamente se incluyen para el consumo público internacional. La respuesta del Congreso y la administración dominados por los conservadores peruanos a los trabajadores y agricultores indica que son los Estados Unidos y las empresas mineras controladas por Occidente las que tienen la consideración principal dentro del país.

Fortalecimiento del aparato represivo neocolonial

En consecuencia, el despliegue de fuerzas especiales del Pentágono y entrenadores de seguridad en Perú ilustra el papel de los Estados Unidos en la perpetuación del sistema de explotación existente que prevalece en el país. Tal movimiento iniciado para reforzar una administración responsable de la puesta en escena de un golpe de estado diseñado por el imperialismo, llevando a cabo arrestos falsos generalizados, marcos legales y lesiones y asesinatos de sus ciudadanos debería haber sido desafiado vigorosamente dentro del Congreso y los medios de comunicación de los Estados Unidos.

El único intento real de evitar el despliegue de tropas estadounidenses en Perú fue un desafío montado por la congresista demócrata de la ciudad de Nueva York Alexandra Ocasio-Cortez cuando presentó una adición a la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA) que prohíbe la financiación y la cooperación militar conjunta con los gobiernos donde se han producido violaciones de derechos humanos. Desafortunadamente, el esfuerzo no logró obtener el apoyo adecuado dentro de la Cámara de Representantes, que está dominada por el Partido Republicano. (wayka.pe)

Incluso los miembros demócratas minoritarios de la Cámara de Representantes y la mayoría dentro del Senado no han desafiado el creciente presupuesto del Pentágono. Además, ambas partes no se han opuesto al compromiso declarado de $ 115 mil millones para continuar la guerra de poder de la OTAN en Ucrania contra la Federación Rusa.

La coordinación de Biden de un régimen golpista dirigido por militares en Perú mantiene la política exterior de larga data de los Estados Unidos en América Latina. Washington no quiere la consolidación de la tendencia hacia la izquierda en la política nacional e internacional de la región.

Cuba, Venezuela, Honduras, Bolivia, Brasil, Nicaragua, entre otros estados y movimientos de masas están dando ejemplos de lo que se puede lograr a través de una política interior y exterior independiente. La República de México ha expresado su interés en unirse a la Cumbre de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (BRICS) programada para reunirse del 22 al 24 de agosto en la República de Sudáfrica, el anfitrión anual. El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, ha extendido una invitación a los otros 54 estados miembros de la Unión Africana (UA) para que asistan a la reunión de los BRICS. Muchos dentro de la clase dominante y el Congreso de los Estados Unidos se oponen amargamente al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y al Partido Morena, que ha construido su base política sobre las nociones de independencia y soberanía genuinas de los Estados Unidos.

Las amenazas de intervención militar del Pentágono contra México, bajo cualquier pretexto, deben ser condenadas categóricamente por todas las fuerzas progresistas en los Estados Unidos. Estos despliegues militares son actos de desesperación, como también es cierto con respecto al Perú.

No beneficiará a la clase dominante de los Estados Unidos expandir la intervención violenta e injustificada en los asuntos internos de los estados dentro de América Latina. Estos esfuerzos resultarán en un empeoramiento de la situación social en los Estados Unidos, acelerando la desaparición del sistema capitalista injusto y explotador.

Compartir:

Next Post

El Metal se moviliza en Cádiz y Pontevedra por salarios dignos

Sáb Jul 15 , 2023
Insurgente.org El despido de 4 trabajadores en la industria auxiliar de los Astilleros en la Bahía, de la empresa Mecamansol, así como el incumplimiento sostenido del Convenio, hacen que de nuevo los trabajadores del metal en Cádiz estén en pie de guerra. Y llevan razón. La precariedad no cesa de […]
Manifestación trabajadores del metal

Ver también

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario