¿Colapso irreversible del capitalismo global?

Dibujo del capitalismo sobre una bandera de EEUU

La crisis capitalista que estamos viviendo ha puesto en evidencia las contradicciones y los límites del sistema económico dominante. Sufrimos una recesión histórica de la economía, un aumento de la pobreza y la desigualdad, y una crisis ecológica y social sin precedentes. ¿Estamos ya en un punto sin retorno? ¿Es posible aún una transformación radical del modelo capitalista o estamos condenados a sufrir sus consecuencias? El siguiente artículo valora someramente tales cuestiones. El debate está servido...

Sharon Negro. Struggle.org

Informe presentado al pleno nacional del Partido Socialista Unificado de EEUU del 16 de diciembre 2023

¡Dedicamos el pleno de este fin de semana al coraje, la resistencia y el sacrificio del pueblo palestino! Además, nuestra dedicación se extiende al movimiento mundial de trabajadores y jóvenes, incluso en las entrañas de la bestia, que han salido a las calles en una resistencia sin precedentes.

Es este movimiento de los oprimidos contra los opresores, de los trabajadores contra los capitalistas, de la juventud contra la máquina de guerra imperialista fascista el que señala el camino hacia el futuro.

¿Estamos en un punto crucial de la crisis capitalista global?

En «El sol siempre se levanta» de Ernest Hemingway, a uno de los personajes principales, Mike Campbell, un veterano de guerra escocés en bancarrota, se le preguntó cómo se declaró en bancarrota. Respondió: «De dos maneras. Poco a poco y luego de repente».

El cambio puede parecer imperceptible durante largos períodos, antes de que estalle en una ruptura importante que es imposible de ignorar. La pregunta que tenemos ante nosotros es: ¿hemos entrado en ese período para el sistema imperialista mundial?

Al final de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos emergió como la potencia imperialista más poderosa del mundo. Obtuvo el control de los antiguos imperios europeos en Asia y África y se involucró en una serie interminable de guerras para mantener su dominio.

En la última década, a pesar de las guerras masivas contra Irak y Afganistán, gran parte del movimiento antiimperialista se ha centrado en lo que se ha llamado guerra híbrida, una combinación aplastante de acciones militares convencionales combinadas con ataques cibernéticos, sanciones económicas y subversión política.

Sus objetivos incluyen a Cuba, Venezuela, Irán, Zimbabue, Corea del Norte, así como Rusia y China. La Fuerza África de Estados Unidos, por ejemplo, ha participado en operaciones militares en toda África, incluyendo Burkina Faso, Malí, Níger, Camerún, Somalia, Libia, Yibuti, Uganda, Sudán, Ruanda y Chad. Mientras hablamos, Haití, la primera república en derrocar la esclavitud en este hemisferio, está amenazada.

Hoy en día, estamos en una aceleración sin precedentes de guerras abiertas, interconectadas y superpuestas.

En los siguientes informes discutiremos algunos de los detalles de la actual guerra imperialista en Palestina, la guerra de poder entre Estados Unidos y la OTAN en Ucrania y las crecientes amenazas contra China.

El peligro también lo reflejan las discusiones de la prensa burguesa. Los titulares de dos artículos muy recientes de Bloomberg esbozan sus temores: «El mundo corre el riesgo de deslizarse hacia una nueva guerra global», o «Los temores de una Tercera Guerra Mundial se aprovechan tanto de los titanes de los fondos de cobertura como de los responsables políticos».

Se dice por ejemplo, en el primer artículo: «Algunos funcionarios e inversores sugieren que la red de conflictos superpuestos que se extiende desde África Occidental a través de Ucrania hasta Oriente Medio podría ser el preludio de otra conflagración global. Eso, esta vez no comienza con una explosión, sino con varias«. (aludiendo a la Primera Guerra Mundial)

Pero lo que yace bajo la superficie de los acontecimientos militares y políticos es la contracción de la economía capitalista, lo que debería despertar nuestro interés tanto por los peligros como por las oportunidades.

La lucha por un mundo multipolar contra la supremacía del dólar

Después de la Segunda Guerra Mundial, el dólar estadounidense se convirtió en la moneda dominante en el mercado mundial capitalista y, en ese momento, estaba vinculado al oro.

En 1971, en una reunión secreta en Camp David, que duró tres días, Nixon y su equipo, incluidos los principales representantes del sistema bancario imperialista, decidieron desvincular el dólar del oro en la arena internacional. Ese acontecimiento por sí solo podría ser objeto de un informe completo. Era un síntoma de la debilidad del sistema económico estadounidense y, al mismo tiempo, una especie de golpe económico global contra cualquier nación que tuviera dólares.

Lo que ha sido una constante, y en lo que todos estamos completamente versados, es el dominio que el FMI y el Banco Mundial, y para el caso todo el sistema bancario de Estados Unidos, tienen sobre el mundo oprimido y los países capitalistas en desarrollo más pequeños.

No importa cuán desigual o irregular sea, la lucha contra el imperialismo, al igual que un río que se abre paso a través de la roca, encontrará una vía para expresarse. En muchos sentidos, esto describe el movimiento por un mundo multipolar. Es parte de la lucha para romper con la dependencia del dólar estadounidense, en otras palabras, del sistema imperialista estadounidense.

Como comunistas revolucionarios, aspiramos a la abolición del mercado capitalista. El período posterior al colapso de la Unión Soviética puso obstáculos difíciles tanto material como ideológicamente a la clase obrera mundial, a los oprimidos y al movimiento por el socialismo, todos los cuales están entrelazados. Es en este contexto histórico que debe considerarse la lucha antiimperialista por un mundo multipolar.

Si bien hay muchas razones por las que esto está sucediendo y cómo lo está haciendo, el crecimiento sin precedentes del sistema económico chino ha apuntalado este desarrollo, en particular la Iniciativa de la Franja y la Ruta y, en general, el crecimiento económico de China.

Lo que está ocurriendo ahora es una aceleración de este proceso. Una tormenta de cenizas en las recientes cumbres económicas del año pasado es una expresión de este fenómeno. Esto incluye los BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica) celebrados en Sudáfrica en agosto; el G20 en la India; y, en particular, el G-77+China en Cuba en septiembre. Además, ese mismo mes se celebró en Vladivostok (Rusia) el Foro Económico del Lejano Oriente.

El proceso de desdolarización ha avanzado rápidamente y es un indicador del debilitamiento del poder global de Estados Unidos. A continuación, algunas estadísticas de Rodríguez Gelfenstein, un experto venezolano en relaciones internacionales:

«Las cifras son claras: en 2001, las reservas mundiales en dólares eran el 73% del total; En 2021, esa cifra se había reducido al 55% y al 47% al año siguiente. Esto deja al descubierto que el año pasado, la participación del dólar en las finanzas mundiales cayó diez veces más rápido que el promedio de las últimas dos décadas, lo que sin duda es una cifra de impacto extraordinario. Según el analista internacional brasileño Pepe Escobar: «Ahora ya no es descabellado proyectar una participación mundial del dólar de solo el 30% para fines de 2024, coincidiendo con las próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos».

«Paradójicamente, el origen de esta abrupta caída vino de la congelación de las reservas rusas en Occidente (una cantidad superior a los 300.<> millones de dólares), haciendo sonar la alarma de que ya no era seguro mantener reservas de dólares en el extranjero. La decisión de congelar desató una verdadera avalancha de desdolarización que se ha evidenciado a través de decisiones de países y alianzas internacionales en todo el planeta».

En un reciente viaje a China, el presidente de Brasil, Lula da Silva, cuestionó: «¿Quién decidió que el dólar fuera la moneda después de la desaparición del patrón oro? ¿Por qué no el yuan o el real o el peso?»

Otros países se han sumado a este proceso. Esto incluye a Rusia, Irán, Arabia Saudita, Bielorrusia y Egipto, que están promoviendo el uso de monedas nacionales para monedas bilaterales. Todo esto alarma a Washington.

En marzo, un cálculo de Reuters basado en datos de la Administración Estatal de Divisas de China informó que el yuan se convirtió en el instrumento financiero más utilizado para transacciones transfronterizas en China, superando al dólar por primera vez.

En mayo, el gobierno de Zimbabue se propuso lanzar una moneda digital respaldada por oro para reducir su dependencia del dólar y proteger a su población de las fluctuaciones monetarias.

¿Qué hay en el centro de estas crisis?

¿Cuál es el centro de esta crisis, incluida la amenaza de una guerra mundial, el genocidio despiadado y grotesco que tiene lugar en Palestina, la destrucción total que tiene lugar en el campo de batalla ucraniano y, para el caso, el planeta y todos los aspectos de la opresión que nos mantienen despiertos por la noche?

En el corazón de las crisis capitalistas está la sobreproducción capitalista y, a un nivel más micro, la producción con fines de lucro. Karl Marx lo describió, y Lenin lo expuso.

Sin la sobreproducción capitalista (y permítanme decir que en la superficie eso suena como un oxímoron: ¿cómo puede haber demasiada comida cuando la gente se está muriendo de hambre, o para el caso, cualquier mercancía o servicio en particular, cuando la gente necesita vivienda, ropa, tecnología o tantas otras cosas) la génesis del imperialismo no habría ocurrido.

Es el gran enigma de que la tecnología misma, producto del trabajo colectivo de la clase obrera mundial, ha hecho posible producir en una abundancia tan impresionante, no puede ser usada o consumida si no es rentable.

La consecuencia de las contradicciones inherentes al capitalismo es, en última instancia, la contracción económica. Es la fuerza motriz detrás de la guerra.

Muchas veces, el movimiento contra la guerra dirá de manera popular que el petróleo, el gas, los diamantes o el oro son la causa de la guerra. Pero no es la mercancía en sí misma la que causa la guerra, sino más bien el impulso intrínseco de los países imperialistas por el control de esas mercancías, que también incluye la destrucción total. Esto se extiende a las industrias armamentísticas, incluida toda la tecnología involucrada en su desarrollo.

La contracción capitalista, resultado de la sobreproducción inherente al proceso económico capitalista con fines de lucro, es como la espada de Damocles que pende sobre la clase capitalista mundial. El hilo que sostiene esa espada se está desgastando.

En conclusión

Es probable que en este informe haya elaborado demasiado o muy poco sobre un aspecto u otro. Ciertamente, no hemos explorado el impacto de la epidemia de COVID, ni mi breve análisis de la sobreproducción y la contracción capitalista es adecuado.

No he desarrollado lo suficiente sobre la tendencia general del capitalismo estadounidense a depender cada vez más de la producción bélica, conocida popularmente como el complejo militar-industrial, en oposición a la producción de bienes y servicios útiles.

También es fundamental subrayar que, al hablar de tendencias, queda claro que ninguno de estos desarrollos tiene lugar de manera lineal, sino más bien de manera desigual, irregular, con altibajos y subidas, como se explica en los ciclos de auge y caída del capitalismo.

Una explicación y un estudio del imperialismo es imperativo para nosotros, y estoy seguro de que el lanzamiento del libro escrito por Gary Wilson y su introducción a «El imperialismo, la etapa superior del capitalismo» de Lenin será una contribución y parte de nuestro trabajo.

Lo que es urgente, en mi opinión, es que asumamos lo que creo que es un cambio cualitativo en la situación mundial, incluyendo cómo impacta aquí en la metrópoli del imperialismo.

Si bien tiene implicaciones importantes para la lucha directa contra el imperialismo en el extranjero, también tiene implicaciones para la clase obrera dentro de los Estados Unidos, una clase obrera que es completamente multinacional y multigénero.

El creciente aislamiento y los fracasos del imperialismo estadounidense afectan a todo, desde las elecciones burguesas de 2024 hasta el creciente surgimiento de la lucha de la clase trabajadora, como lo demuestra la fenomenal ola de huelgas de los trabajadores.

¿Está el sistema electoral burgués al borde del colapso, y qué significa esto para el crecimiento de la violencia estatal y la extrema derecha?

La expansión del capitalismo y el imperialismo norteamericanos permitió que existiera un cierto nivel de estabilidad o normas burguesas, aunque se extendiera sólo a un cierto segmento de la clase obrera, que en la mayoría de los casos se negaba a los oprimidos.

Los problemas sociales y económicos acechan a Estados Unidos, desde la vivienda hasta la creciente epidemia de adicción a las drogas, alienación y violencia.

La cuestión del acceso a los alimentos y al agua no es sólo un problema de lo que se llama el mundo en desarrollo, sino que está aquí mismo, en las entrañas de la bestia.

El mundo al que al menos la generación anterior se ha acostumbrado es radicalmente diferente del que está experimentando la generación actual, e incluso está cambiando a una velocidad vertiginosa.

Comprender estas crisis es fundamental para trazar dónde estamos y qué debemos hacer. Es importante en la metrópoli del imperialismo que la solución final, la muerte del sistema capitalista en decadencia, encuentre su solución: la revolución socialista.

Compartir:

Next Post

El franquismo en la Constitución de 1978

Dom Dic 24 , 2023
La Constitución de 1978 incorpora elementos sustanciales del franquismo que influyen directamente en nuestra vida política y social. Entre ellos se encuentran la imposición previa de la monarquía (parlamentaria) como forma de gobierno y máxima autoridad de las Fuerzas Armadas encargadas de garantizar la unidad nacional, el reconocimiento de la […]
Composición de dibujos sobre nombramiento del rey y constitución posterior

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario