Pronunciamiento en Berlín contra la guerra en Ucrania y el genocidio palestino

Foto de la concentración en Berlin el 25 N

Miles de alemanes se pronunciaron el sábado 25 en Berlín, Puerta de Brandemburgo, por suspender los suministros de armas a Ucrania y por buscar la paz en el conflicto palestino-israelí, convocados por la otrora dirigente de Die Linke (La Izquierda) Sahra Wagenknecht. Convocatoria muy crítica con las políticos del gobierno y parlamento de este país. Seguidamente incluimos el artículo de Frank Arnold que recoge los principales contenidos.

Frank Arnold. Informacionobrera.org

“Manifestación por la paz en la Puerta de Brandemburgo – Sahra Wagenknecht acusó a Israel de librar una guerra despiadada, criticó al gobierno federal y pidió negociaciones de paz”

Así resume el periódico Tagesspiegel de Berlín la concentración de unas 20.000 personas en la capital alemana. Bajo el lema «No a las guerras – Alto a la locura armamentística – Construir un futuro pacífico y justo», 150 personalidades del movimiento sindical, activistas del movimiento pacifista y diputados, entre otros el antiguo secretario general del sindicato IG Metall, Jürgen Peters, y el ex presidente del SPD y Die Linke, Oskar Lafontaine, convocaron el 25 de noviembre una concentración contra el gobierno alemán y su política de «armamentismo desenfrenado».

Los 85.500 millones de euros de gasto militar para 2024 son los mayores desde la fundación de la República Federal de Alemania, acompañados de drásticos recortes para los trabajadores. Fue una manifestación de resistencia contra la política belicista del gobierno de Scholz. Nada más comenzar la manifestación, Reiner Braun subrayó que a la guerra y al armamento les sigue la guerra social. «Hay que detener esta guerra social contra el pueblo».

Sahra Wagenknecht, antigua dirigente de Die Linke que actualmente está fundando un nuevo partido, criticó duramente la política bélica del gobierno Scholz:

El ministro de Defensa pidió que Alemania vuelva a estar preparada para la guerra. Desde que el Tribunal Constitucional Federal anuló los presupuestos, se ha vuelto a hablar de ahorrar gastos para los niños pobres, los parados y los pensionistas. Se están entregando 90.000 millones de euros para los fabricantes de armas, mientras faltan miles de profesores en este país, se cierran hospitales y se pudren las infraestructuras. Alemania duplicó sus entregas de armas a Ucrania, pero la gente en Ucrania no necesita más armas, necesita paz.

Sahra Wagenknecht expresó su conmoción por los muertos cometidos por Hamás en Israel. Pero eso no justifica el apoyo de Alemania a la «guerra despiadada» de Israel:

Deberíamos estar igual de conmocionados por su despiadado bombardeo de la Franja de Gaza. No podemos tener un doble rasero. La guerra debe terminar. Los alemanes en particular tenemos una responsabilidad especial por la vida judía. Pero esta responsabilidad no nos obliga a glosar y apoyar la guerra despiadada del gobierno de Netanyahu como autodefensa. Esta escalada bélica no protege vidas judías, pone en peligro vidas judías.

Iris Hefets, de la asociación «Voz Judía», explicó que hacen todo lo posible por sofocar cualquier voz contraria a la guerra:

Cualquiera que esté a favor de un alto el fuego es vilipendiado como partidario de Putin o de Hamás. La campaña de desprestigio dirigida por el gobierno, que demoniza cualquier crítica al gobierno de Netanyahu calificándola de «antisemitismo», provoca un clima de intimidación.

Nadija Samour, abogada palestina, lanzó una amarga acusación contra el gobierno de Scholz:

Vivimos en una Alemania en la que la solidaridad incondicional con los crímenes de guerra y el genocidio es una cuestión de política de Estado. Hay ataques masivos contra la libertad de expresión y la libertad de manifestación. En Berlín, todas las manifestaciones palestinas fueron prohibidas de forma generalizada por decreto general. Hay procedimientos judiciales contra 1.000 personas porque querían ejercer su derecho constitucional de reunión. Fueron las concentraciones diarias que finalmente consiguieron acabar con las prohibiciones de manifestación. Fue la solidaridad de 10.000 berlineses e internacionalistas que lucharon por el derecho de los palestinos a existir. Hoy aquí, en esta manifestación, también es importante reivindicar alto y claro la solidaridad con el pueblo palestino.

Compartir:

Next Post

Occidente vota contra la democracia y los derechos humanos en la ONU

Mar Nov 28 , 2023
A principios de este mismo mes, los países de occidente votaron en contra del resto del mundo en las resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, oponiéndose a la democracia, los derechos humanos y la diversidad cultural, al tiempo que apoyaron a los mercenarios y las medidas coercitivas […]
Mapa de los países y sus posiciones de voto

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario