Macron prende fuego al polvorín de Nueva Caledonia

Composición de Macron sobre fondo de llamas de Nueva Caledonia

Zoé Pébay. Linsoumission.fr

Naufragio colonialista en Nueva Caledonia: Macron prende fuego al polvorín

Colonialista. Después de meses de tensión, Nueva Caledonia está en llamas desde el lunes 13 de mayo. En el origen de esta crisis: la aprobación forzada por parte del Gobierno de su revisión constitucional que amplía el electorado en detrimento de los canacos, pero fuertemente impugnada por este pueblo que ha sufrido y sigue sufriendo la colonización. Un acuerdo votado de la mano de los diputados RN, estos últimos denunciando hipócritamente una conflagración que ellos mismos han provocado.

Desde los Acuerdos de Matignon en 1988 y los diversos referendos sobre la libre determinación que siguieron, la cuestión del electorado ha sido central en la lucha de los canacos por la libre determinación.

Los separatistas canacos, el pueblo autóctono de Nueva Caledonia, exigen la retirada de esta reforma, que pone en tela de juicio un sistema que ha permitido preservar la paz civil durante 40 años en Nueva Caledonia, en un contexto de descolonización incompleta. El desprecio del Gobierno y su paso forzado sólo tuvieron un efecto: incendiar toda la isla, causando ya cientos de heridos y cinco muertos. En un reflejo neocolonialista, la respuesta del gobierno macronista no permite volver a la calma. Peor aún, su represión ciega bloquea cualquier posibilidad de una salida política a la crisis.

Si bien el estado de emergencia fue decretado el miércoles 15 de mayo, el primer ministro Gabriel Attal también anunció el jueves 16 de mayo el envío de 1000 miembros adicionales de las fuerzas de seguridad -GIGN, RAID, ejército- y prohibió el acceso a la red social Tiktok en la isla, una medida altamente antiliberal. Las escasas propuestas de diálogo con los separatistas canacos se pierden de antemano, ya que el presidente Macron ha anunciado que la revisión constitucional se aprobará independientemente del resultado de las discusiones. Nuestro artículo.

Una (des)colonización que no pasa

Colonia francesa desde 1853 hasta 1946, cuando se convirtió en territorio de la República, Nueva Caledonia vio cómo su pueblo indígena, los canacos, se convertía gradualmente en una minoría ante la afluencia de europeos, incluidos los caldoches, descendientes de colonos blancos. Desde 1946, los canacos han obtenido la nacionalidad francesa y luego el derecho de voto, pero la cuestión de la cohabitación de los pueblos, así como el problema colonial inicial, aún no se han resuelto en Nueva Caledonia. Las condiciones de vida sobre el terreno, vinculadas a una violenta crisis económica y social que se prolonga desde hace años, también se han deteriorado considerablemente, al igual que en muchos territorios de ultramar.

La violencia estalla regularmente entre los separatistas canacos y los lealistas que se oponen a la independencia de Nueva Caledonia, y condujo a una cuasi guerra civil de cuatro años entre 1984 y 1988. Estos enfrentamientos provocaron la muerte de 88 personas, que culminaron en el baño de sangre del ataque a la cueva de Ouvéa en 1988.

En ese momento, la cuestión electoral ya estaba en el centro de los Acuerdos de Matignon firmados en 1988, así como durante los Acuerdos de Numea de 1998 y los diversos referendos de autodeterminación, hasta hoy. El frágil compromiso alcanzado en 1988 y recordado por las palabras del Acuerdo de Numea diez años después, destinado a «pasar la página de la violencia y el desprecio para escribir juntos páginas de paz» no ha podido prosperar. Los acuerdos de 1988 tenían por objeto corregir los desequilibrios socioeconómicos entre las comunidades y preveían la organización de varios referéndums locales sobre la autodeterminación.

El primero de ellos, en 1987, fue boicoteado por los canacos, que consideraban que la apertura del electorado a todas las personas que vivían en Nueva Caledonia durante 3 años era una forma de ahogar demográficamente su demanda de independencia. Tras dos referendos en 2018 y 2020, en los que ganó el «no» a la independencia, el último, celebrado en 2021, tensó mucho las relaciones entre el Gobierno y los canacos. Estos últimos pidieron su aplazamiento debido a su periodo de luto por el Covid, a lo que el Gobierno se negó. Desde entonces, la paz civil en Nueva Caledonia pende de un hilo.

Durante varios decenios, las elecciones se han reservado a las personas con ciudadanía de Nueva Caledonia en determinadas condiciones. Un sistema establecido en su momento como parte del proceso de descolonización para permitir que los indígenas canacos siguieran sopesando las decisiones políticas de su territorio, frente a los asentamientos externos masivos. El cuestionamiento unilateral de esta situación por parte del Gobierno es una afrenta a las posiciones de los canacos y a su sed de libre determinación. De la misma manera que el último referéndum de 2021 se celebró sin los canacos, el deshielo del electorado también se decide en su ausencia.

Si bien la paz civil sigue siendo frágil y el fantasma de la colonización sigue provocando enfrentamientos entre separatistas y antiseparatistas, la decisión del Gobierno de imponer esta reforma en ese contexto es irresponsable. El fiasco de las últimas consultas políticas, el deterioro de las condiciones de vida de los canacos y la firmeza de sus demandas de libre determinación exigen una política mucho más cautelosa por parte del Gobierno.

En síntesis, la reforma electoral que está en la raíz de la crisis es solo la punta del iceberg de la agitación de una isla –y de un gobierno– que aún no ha saldado sus cuentas con su pasado colonial. Y la respuesta del Gobierno no hace más que soplar sobre las brasas ya encendidas.

Paso forzoso y naufragio colonialista: el Gobierno crea un bloqueo político

Fue la votación de la revisión constitucional por parte de la Asamblea Nacional en la noche del martes al miércoles lo que encendió la situación. Desde entonces, Nueva Caledonia ha estado a sangre y fuego. Ya hay cientos de heridos, 3 canacos muertos y 2 policías muertos. Y si los separatistas canacos son los únicos señalados por el caos actual, es también y sobre todo el método del gobierno el que está incendiando la isla.

Al poner unilateralmente en tela de juicio un acuerdo que había permitido alcanzar la paz durante casi 40 años, el Gobierno se encuentra actualmente impotente ante una situación que él mismo ha contribuido a agravar. En lugar de comprender la gravedad del momento, el presidente y sus ministros se niegan a suspender la reforma impugnada y no ofrecen ninguna perspectiva de discusión constructiva. Con la esperanza de sofocar una situación que no es un problema de orden público sino una crisis política, el Gobierno responde con una política de seguridad al 100%.

Prefirió decretar el estado de emergencia, consagrado en la ley en 1955 para hacer la guerra a otra colonia en ese momento, Argelia, el 15 de mayo. Luego, envía las tropas, el GIGN, el RAID y el ejército. El primer ministro incluso ha anunciado que bloquea el acceso a TikTok en la isla, una medida sin precedentes para las llamadas democracias liberales, que es objeto de varios recursos ante el juez. El ministro del Interior llegó a indicar que «la República nunca debe temblar ante los kalashnikovs«, una fórmula insultante que niega el carácter profundamente político de las reivindicaciones del pueblo canaco.

La política represiva del Gobierno, apoyada por la extrema derecha, sólo se compara con su incapacidad para proponer una respuesta política a la crisis. Invita ahora a las delegaciones independentistas de Nueva Caledonia a debatir por videoconferencia; pero al mismo tiempo asegura que mantendrá la reunión del Congreso para votar la reforma sea cual sea el resultado de las discusiones. Un ultimátum más para el pueblo canaco que ya no se ha escuchado a sí mismo, y esto, por parte de un poder cada vez más brutal.

En Nueva Caledonia, como en otras partes, la violencia sólo conduce a la violencia. La brutalidad de la estrategia del gobierno francés está llevando al archipiélago a un callejón sin salida mortal para todos. El retorno a la paz civil es posible y urgente. La presidenta del grupo Insumiso en la Asamblea, Mathilde Panot, se lo recordó a Apolline de Malherbe el viernes 17 de mayo.

La urgencia de restablecer el diálogo mediante la retirada del texto

Para los insubordinados, «el Gobierno debe hacer un fuerte gesto de apaciguamiento retirando su texto«, explican en la nota de prensa del grupo parlamentario. Aunque el Congreso se reunirá en Versalles «antes de finales de junio«, según Emmanuel Macron, la única salida a la crisis pasa por dejar en suspenso el proyecto de revisión constitucional y poner en marcha una ambiciosa misión de diálogo para resolver la situación con responsabilidad y respeto por el pueblo canaco. «El deshielo del electorado no puede tener lugar fuera de un acuerdo negociado y aceptado por todos«, agregó el comunicado.

Ya en marzo, los insumisos denunciaron la «estrategia de golpe de fuerza de Macronia [que] está aumentando las tensiones en Nueva Caledonia». Una delegación de la Insumisa también se desplazó allí para preparar el examen del proyecto de revisión constitucional, visita durante la cual los diputados se reunieron con los diversos agentes de Nueva Caledonia, tanto los canacos como las poblaciones independentistas.

El lunes 13 de mayo, cuatro representantes de France Insumisa, entre ellos Jean-Luc Mélenchon y Mathilde Panot, publicaron un artículo de opinión en el diario Le Monde, en el que pedían la retirada del texto constitucional y pedían al Gobierno que adoptara una verdadera política de diálogo. «El método del Gobierno es inaceptable. Debemos reanudar la discusión en condiciones estables, rigurosas y pacíficas para que los pueblos de Nueva Caledonia puedan definir juntos su destino común«, concluyen los rebeldes al final de la tribuna. El 15 de mayo, Mathilde Panot, en nombre del grupo parlamentario Insumiso, pidió al Primer Ministro que organizara urgentemente un debate sobre la situación, seguido de una votación, de conformidad con el artículo 50-1 de la Constitución.

Por el momento, la espiral de violencia debe detenerse absolutamente. El regreso a la mesa de negociaciones sólo puede ser posible mediante la retirada del texto por parte del Gobierno y el abandono de su política neocolonialista, que hace de la reivindicación de la independencia de un pueblo un único problema de orden público. Lo que se necesita hoy es un «acuerdo político global» en Nueva Caledonia, dijo el diputado de LFI, Bastien Lachaud.

«170 años de implacabilidad no han sido suficientes para quebrar la voluntad canaca de volver a ser soberanos de su destino y nadie lo logrará jamás. No hay otra salida a una situación colonial que la descolonización, y todo lo demás es una pérdida de tiempo«, resumió Jean-Luc Mélenchon durante su visita a Senegal. Frente a un Gobierno que es incapaz de resolver una situación que él mismo ha convertido en desesperada, ahora es necesario crear las condiciones necesarias para la continuación del proceso de descolonización y el restablecimiento de la paz civil en Nueva Caledonia.

Compartir:

Next Post

En Nueva Caledonia los imperialistas franceses defienden los yacimientos de níquel

Mié May 22 , 2024
Redacción. Mrp21.info La reforma del censo electoral de Nueva Caledonia pretendía asegurar para Francia las enormes reservas de níquel necesarias para la transición a las energías “verdes” y competir con China en el fabricación de vehículos eléctricos. Los planes imperialistas chocaron con el movimiento independentista local y los disturbios podrían […]
Avenida de Nueva Caledonia surcada de barricadas

Ver también

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario