En el 76 aniversario de Nakba 250.000 londinenses marchan por Palestina

la multitud escucha los discursos en la manifestación de Londres, 19 de mayo de 2024

Chris Marsden. Wsws.org

Un cuarto de millón de personas marchan en Londres contra el genocidio de Gaza y por la Nakba palestina

Londres volvió a ser testigo de una multitudinaria marcha de solidaridad contra el genocidio israelí de los palestinos de Gaza.

La marcha del sábado 18 de mayo marcó el 76º aniversario de la Nakba, la brutal limpieza étnica de tres cuartos de millón de palestinos del recién fundado Estado de Israel. Un folleto publicado por el Partido Socialista por la Igualdad (SEP, sigla en inglés), ‘Acabar con la segunda Nakba significa movilizar a los trabajadores contra los conservadores y los laboristas’, explicaba:

‘La expulsión masiva se llevó a cabo mediante el terror sistemático, con al menos 31 masacres. A los palestinos expulsados, junto con sus descendientes, se les prohibió regresar a Israel y se les confiscaron sus casas y propiedades.

‘Hoy Israel está llevando a cabo una segunda Nakba, con más armas destructivas de asesinato en masa y terror, dirigidas a la limpieza étnica de Gaza, a la que seguirá Cisjordania. Y los horrores se han multiplicado enormemente, con 800.000 personas atrapadas en Rafah y medio millón obligadas a huir de vuelta a la tierra en ruinas que tan recientemente dejaron atrás. El balance de más de 35.000 muertos y 80.000 heridos crece día a día’.

Encabezaban la manifestación palestinos que sostenían llaves como símbolo de la intención de regresar a su tierra robada. La protesta incluyó un gran contingente de estudiantes implicados en algunas de las 25 ocupaciones de campus que tienen lugar en todo el país. Hubo un enfrentamiento en Piccadilly Circus con un grupo de sionistas, que ondeaban banderas israelíes e intentaban bloquear el recorrido de la marcha, y los manifestantes coreaban ‘Vergüenza’, incluidos los judíos que marchaban en defensa de los palestinos.

El folleto del SEP avanzaba un programa con el que las protestas contra el genocidio pueden alcanzar sus objetivos. Explicaba que en EE.UU., Gran Bretaña y otras potencias imperialistas:

‘Cada partido importante, en el gobierno o en la oposición, respalda el genocidio de Israel a ultranza, arma a las Fuerzas de Defensa de Israel, calumnia a los manifestantes que exigen un alto el fuego como antisemitas, reprime brutalmente las protestas en los campus y en las calles y, como en el Reino Unido, prepara una legislación que las criminaliza.

‘Tras siete meses de este horror, es hora de que la protesta de Gaza emprenda un nuevo rumbo. No basta con seguir exigiendo un alto el fuego, como si alguien en los círculos gobernantes estuviera escuchando. Las potencias imperialistas ven el genocidio de Gaza como uno de los frentes de una guerra global por la redivisión del mundo y sus recursos, que abarca la guerra por poderes de la OTAN contra Rusia en Ucrania, los planes para una guerra regional en Oriente Medio contra Irán y el aumento de las tensiones con China.

‘Lo que se necesita es un giro político sistemático para movilizar a toda la clase obrera contra estos criminales de guerra’.

El panfleto afirmaba que millones de trabajadores y jóvenes que han salido a las calles para oponerse al genocidio de Gaza saben que ‘no hay ninguna diferencia real entre los conservadores y los laboristas en nada que importe’ y ‘odian a Starmer y a sus diputados por respaldar el asesinato masivo citando el ‘derecho a la autodefensa’ de Israel y negándose incluso a pedir un alto el fuego inmediato y permanente’.

‘Pero esta oleada de oposición se está limitando a varias protestas ineficaces, sobre todo amenazando con apoyar a cualquier candidato a favor del alto el fuego en las elecciones generales con la esperanza de que Starmer se vea obligado a cambiar de rumbo por algunos diputados laboristas que quieren salvar su propio pellejo. Nada cambiará sobre esta base.

‘Hay que dirigirse a las fábricas y lugares de trabajo para movilizar a la clase obrera para montar bloqueos y organizar acciones industriales que hagan imposible que el gobierno suministre armas y otro tipo de ayuda a Israel. Esto no sucederá sin que los trabajadores de base se organicen para desafiar políticamente a los dirigentes sindicales, incluidos los ‘amigos de Palestina’ que hablan en nombre de la izquierda, que no han hecho nada para movilizar a sus miembros desde octubre.

Por encima de todo, el folleto concluía con un llamamiento a los trabajadores y jóvenes para construir su propio partido, el SEP, que presentará candidatos en las próximas elecciones generales ‘dedicados al desarrollo de un movimiento político independiente de masas de trabajadores y jóvenes contra el genocidio en Gaza, la guerra en Ucrania y los planes de guerra contra Irán y China’.

El SEP habló con varios manifestantes en el puesto del partido al final de la manifestación.

Arun había participado en manifestaciones en el Reino Unido y la India. Subrayó que las potencias imperialistas, ‘encabezadas por Estados Unidos, sólo quieren la dominación y la hegemonía en Oriente Próximo… Israel es como un baluarte para que las potencias imperialistas aseguren sus intereses. No creo que ninguna nación imperialista lo impida.

‘En India tenemos luchas a causa del gobierno de Narendra Modi y el fascismo hindú, vemos similitudes. La clase dominante india está apoyando a la clase dominante israelí, las exportaciones de armas están subiendo… Hay muchos teatros regionales de guerra, Ucrania, Palestina, Irán y posiblemente Taiwán y un peligro de Tercera Guerra Mundial.

‘¿Qué se consiguió con las protestas contra la guerra de Irak en 2003, cuando millones de personas se manifestaron en todo el mundo? La cuestión humanitaria plantea las cuestiones políticas. Si hay conciencia política y liderazgo, podemos movilizar la acción de la clase obrera para cerrar el envío de armas a Israel. Si los estudiantes hacen una lucha militante, si el movimiento democrático converge con el movimiento político consciente de la clase obrera hay una enorme potencialidad’.

Ethan, de Estados Unidos, dijo: ‘En el campus de mi universidad en Colorado ha habido protestas realmente grandes, y la policía se ha vuelto escandalosamente violenta. La gente en el poder –Netanyahu, Biden, Sunak– debido al complejo militar e industrial, la guerra se ha convertido en algo que tiene que ocurrir, ya sea en Ucrania o en Gaza o en cualquier otro lugar, y por eso permiten que malos actores como Netanyahu lleven a cabo acciones incalificables. En lugar de escuchar lo que pide la gente, llaman a la policía para que reprima brutalmente cualquier movimiento democrático.

‘La clase obrera no está alineada con ellos. Son plenamente conscientes de ello y hay un intento de asustar a la clase trabajadora para que no se organice. En su mayor parte, los demócratas y los republicanos están a favor de la represión policial… Biden dirá: ‘Sí, vamos a detener un envío de armas a Israel’, pero un par de semanas después: ‘Sí, vamos a daros otros mil millones de dólares’. El sistema no está a nuestro favor y por eso hay que cambiar las cosas’.

Rania, una estudiante, dijo: ‘Creo que el Reino Unido ha cometido crímenes atroces, lo mismo que Estados Unidos. A pesar de que mucha gente está claramente en contra de lo que ha estado haciendo el gobierno israelí durante los últimos seis o siete meses, en realidad nada ha cambiado.

‘No quiero que el dinero que pagamos los estudiantes se destine a financiar este genocidio. Las protestas estudiantiles en todo el mundo son increíbles.

‘Nos han dicho desde pequeños que Occidente es supuestamente la única democracia del mundo. Sabemos que no es cierto. Pero nos han enseñado a luchar por la libertad de expresión toda la vida. Y creo que simplemente estamos utilizando lo que nos han enseñado.

‘Es frustrante que no ocurra nada. Tenemos el poder de hacer algo al respecto y de intentar cambiar las cosas’.

Desde la plataforma no se avanzó ninguna perspectiva para emprender una ofensiva política contra los partidos proimperialistas del genocidio y la guerra. En ella participaron varios oradores palestinos y musulmanes, así como una representante del Bloque Judío, Emilie Stevenson, del grupo antisionista británico Na’amod.

Ahmed Alnaouq, periodista y organizador de la ONG palestina No Somos Números, dijo: ‘Es hora de abandonar a los laboristas y conservadores que son cómplices de los crímenes de guerra contra la población de Gaza’. Leanne Mohamad, candidata independiente por Ilford North que se enfrenta al sionista secretario de Sanidad en la sombra, Wes Streeting, condenó a los laboristas por hacerse eco de ‘todas las posturas de sus señores imperiales estadounidenses’.

Pero Andrew Murray, el líder estalinista de la Coalición Stop the War, no llamó a la construcción de una alternativa política al Partido Laborista porque esto habría imposibilitado a los oradores destacados Jeremy Corbyn y su excanciller en la sombra, John McDonnell.

El mismo silencio mantuvo Eddie Dempsey, uno de los principales estalinistas del Sindicato Ferroviario, Marítimo y del Transporte (RMT), también encargado de ocultar la negativa de cualquier sindicato a organizarse contra la connivencia británica en el genocidio.

Entregando un ‘mensaje personal’ de solidaridad de ‘Mi Secretario General Mick Lynch’, describió a los estudiantes ‘ocupando los campus aquí en Londres y en todo el mundo’ como ‘una inspiración’. ¡Pero no propuso nada a los miembros de RMT antes de su retórico final: “Seguid marchando, seguid luchando, exigid a vuestros sindicatos que se unan[!] Y juntos, haremos que estos políticos [anónimos] rindan cuentas”!

Fran Heathcote, secretaria general del sindicato de Servicios Públicos y Comerciales (PCS), quiso ‘explicar lo importante que es la solidaridad palestina para el sindicato que dirijo’, pero sólo pudo citar una donación de 10.000 libras a Medical Aid for Palestine. El PCS tuvo unos ingresos anuales de casi 26 millones de libras el año pasado y un superávit de más de 2,1 millones. Heathcote se llevó este año un aumento salarial del 10% sobre el sueldo de 103.000 libras de su antecesor, más que las 10.000 libras donadas para ayuda médica.

Corbyn volvió a no decir nada sobre el Partido Laborista, ni sobre Starmer. Su única mención a la situación política en el Reino Unido fue la única frase: ‘No nos rendiremos, exigiendo que el gobierno británico deje de suministrar armas’.

McDonnell hizo un importante anuncio: ‘El lunes, [el fundador de WikiLeaks] Julian Assange comparecerá ante el tribunal para la vista más crucial de su vida. Si la pierde, será extraditado a EE.UU. y se enfrenta a una condena de 175 años. Ven y únete a nosotros el lunes por la mañana a las 8:30 en el Tribunal Superior en el Strand para apoyar a Julian Assange por el trabajo que ha hecho’.

Pero nunca mencionó el apoyo de los laboristas a la persecución de Assange, y mucho menos el papel clave desempeñado por Starmer como director del Ministerio Público (2008-13) cuando la Fiscalía de la Corona (CPS) estaba tramitando una solicitud de extradición de Assange desde Suecia basada en acusaciones sexuales inventadas, desde donde sería enviado a Estados Unidos. Starmer hizo viajes a Washington en 2009, 2011, 2012 y 2013. En 2013, aconsejó a Suecia que no accediera a entrevistar a Assange en Londres, insistiendo: ‘No te atrevas a acobardarte’. McDonnell tampoco mencionó que tanto él como Corbyn mantuvieron la boca cerrada sobre el caso de Assange durante casi cinco años a partir de 2015 –para no entrar en conflicto con la derecha laborista–, cuando Corbyn era líder laborista y McDonnell canciller en la sombra.

El resto del discurso de McDonnell fue un relato autocomplaciente de su ‘campaña’ para permitir que los niños de Gaza vengan al Reino Unido para recibir tratamiento médico, sin ofrecer ninguna explicación por su negativa a hacer campaña contra el apoyo de los laboristas a Israel.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 19 de mayo de 2024)

Compartir:

Next Post

Macron prende fuego al polvorín de Nueva Caledonia

Mié May 22 , 2024
Zoé Pébay. Linsoumission.fr Naufragio colonialista en Nueva Caledonia: Macron prende fuego al polvorín Colonialista. Después de meses de tensión, Nueva Caledonia está en llamas desde el lunes 13 de mayo. En el origen de esta crisis: la aprobación forzada por parte del Gobierno de su revisión constitucional que amplía el […]
Composición de Macron sobre fondo de llamas de Nueva Caledonia

Ver también

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario