Los movimientos sociales ante las elecciones legislativas francesas

Jóvenes manifestándose. Crédito de la foto: Serge Dignazio

Redacción. Rapportsdeforce.fr

Aturdidos por el anuncio de la disolución de la Asamblea Nacional tras los abrumadores resultados de la Agrupación Nacional de ayer, los sindicatos y la sociedad civil están construyendo una respuesta. Mientras que la CGT apoya el surgimiento de un «frente popular» convocado por algunos dirigentes de la izquierda política, para otros sindicatos sigue siendo más difícil posicionarse sobre el tema. ¿Cómo podemos unirnos en una emergencia, a tres semanas de las nuevas elecciones legislativas?

Dos choques con una hora de diferencia. Un primer temblor el domingo a las 20 horas, con los resultados de las elecciones europeas. Dan a Jordan Bardella una clara ventaja con el 31,5% de los votos, por delante de la candidata macronista Valérie Hayer con el 14,6% -es decir, la mitad de los votos- y del candidato de la lista socialista Raphaël Glucksmann con el 13,8%. Todas las listas de extrema derecha se acercan al 40%. Las listas de France Insoumise (9,89%), Les Républicains (7,25%), Europe Écologie (5,5%) y Reconquête (5,49%) también ganaron eurodiputados.

Luego, pasadas las 9 de la noche, el salto al vacío: Emmanuel Macron tomó a todos por sorpresa al anunciar la disolución inmediata de la Asamblea Nacional, con la organización de arriesgadas elecciones legislativas, como exigía la Agrupación Nacional. Estos se llevarán a cabo en tres semanas, en dos rondas, el 30 de junio y el 7 de julio. La extrema derecha está exultante y ya puede verse en el poder en verano. Este es un escenario posible, ya que el RN, en plena ebullición política, es el favorito en las próximas elecciones y ya ha decidido proponer a Jordan Bardella como primer ministro si obtiene mayoría parlamentaria.

Ante el riesgo de una inminente llegada de la extrema derecha al poder, los principales partidos de izquierda se reúnen desde esta tarde en la sede de los ecologistas para intentar formar una alianza electoral. Olivier Faure, del PS, acaba de unirse a ellos al final del día. El objetivo: contradecir el escenario escrito de antemano por Emmanuel Macron de un cara a cara entre la debilitada opción liberal que encarna y la extrema derecha en el poder. Ayer por la tarde, varias personalidades de la izquierda política, entre ellas François Ruffin, apoyaron la creación de un Frente Popular que vaya más allá de los partidos políticos y sus divisiones, que son muy fuertes desde hace meses.

Esta iniciativa ha tenido repercusiones incluso en el mundo sindical. Si bien lleva años advirtiendo sobre el ascenso de la extrema derecha, la CGT decidió publicar esta mañana un comunicado que mide el carácter histórico de la situación y declara: «la unidad de la izquierda es esencial».

Titulado «¡Frente a la extrema derecha, el frente popular!», el texto utiliza el término utilizado desde ayer por varios tenores de izquierda (François Ruffin, Olivier Faure, Fabien Roussel…). De este modo, el sindicato asume que se encuentra en una línea de cresta con respecto al principio de independencia sindical, al influir en las negociaciones políticas en curso en la izquierda. «Nos tomamos el tema en serio y hacemos un llamamiento al PC, a EELV, a Francia Insumisa y al PS para que se unan. De lo contrario, corremos el riesgo de tener a Bardella en el Elíseo«, comenta Boris Plazzi, secretario confederal de la CGT.

Esta posición dista mucho de ser unánime en el seno de las demás organizaciones sindicales. Estos últimos se reunirán este lunes a las 18.30 horas en la sede de la CGT para decidir un texto común y posibles convocatorias a manifestaciones.

¿Cuántos sindicatos hay en contra de la extrema derecha?

En Solidaires, si el llamado a vencer a la extrema derecha en las urnas no está en debate, llamar a votar a los candidatos de izquierda no es en absoluto obvio. «La Carta de Amiens y la independencia sindical siguen siendo muy importantes para nosotros, pero esta vez la cuestión se plantea aún más porque tenemos a la extrema derecha a las puertas del poder. También tenemos equipos en las secciones sindicales que nos piden que trabajemos en el tema», explica Julie Ferrua, codelegada general de Solidaires. Está previsto que los organismos nacionales del sindicato se reúnan el miércoles por la tarde para discutir el tema. Mientras tanto, los activistas están organizando asambleas generales en sus lugares de trabajo, especialmente en educación y salud.

El debate está cerca del FSU. «Vamos a hacer un llamado a los partidos de izquierda para que asuman sus responsabilidades sin llegar a exigir que haya un solo candidato de izquierda en todas partes. Creemos que nuestro papel es más bien poner las reivindicaciones sociales en el centro del debate. Realmente no nos gusta intervenir en los debates entre los partidos políticos, al igual que no nos gusta que ellos intervengan en los debates sindicales», dice Benoît Teste, secretario general de la FSU.

El FSU, Solidaires y la CGT esperan que de la reunión vespertina salga un llamamiento unido para derrotar a la extrema derecha. Mientras que la CFDT y la UNSA ya han pedido la derrota de la extrema derecha, otros sindicatos siguen teniendo dificultades para dar instrucciones de voto. Es el caso, en particular, de Force Ouvrière, que ya no había llamado claramente a derrotar al FN en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2022, en nombre de la Carta de Amiens. También es imposible ignorar el hecho de que el voto a RN está creciendo incluso entre los simpatizantes sindicales, lo que hace más difícil tomar posiciones que pidan su bloqueo.

Ante la disolución, «la sociedad civil debe intervenir para evitar lo peor»

La unión de fuerzas sociales podría extenderse también al mundo asociativo. Mañana por la noche, la Liga de los Derechos Humanos reunirá a varias organizaciones de la sociedad civil y sindicatos en torno a una respuesta común contra la extrema derecha. Estarán presentes los sindicatos FSU, CGT, Solidaires, CFDT, UNSA; organizaciones ambientales y de justicia social como Oxfam, Greenpeace, Attac; y el Syndicat des Avocats de France.

Inicialmente, la LDH había decidido a finales de mayo, durante su congreso en Burdeos, organizar esta asamblea el miércoles 12 de junio. El objetivo: «la constitución de una alternativa con fuerzas sociales y ambientales progresistas para contrarrestar la toma del poder por parte de la extrema derecha», dice Nathalie Tehio, presidenta de la LDH. Pero tras el anuncio de la disolución, la reunión se adelantó un día. No hay tiempo que perder: este riesgo de que la extrema derecha tome el poder «está llegando más rápido de lo que pensábamos… La sociedad civil debe intervenir para que se forme este frente común, para movilizar a los votantes y evitar lo peor».

Varias organizaciones feministas, entre ellas Nous Toutes y la Women’s Foundation, están adoptando una posición clara a favor de una «unión de la izquierda», llamando a los partidos políticos a «encontrar la manera de presentar juntos una lista única». El CNDF (Colectivo Nacional por los Derechos de la Mujer), que agrupa a varias asociaciones feministas, está recogiendo firmas en torno a un texto que también llama a «la unidad de la izquierda para derrotar a RN».

Las organizaciones antirracistas redoblan sus llamamientos a sumarse a las movilizaciones ya previstas para los próximos días: «hay una urgencia contra el racismo y contra el fascismo», «la hora es seria», subrayan la Marcha de la Solidaridad o el Acceso Colectivo a los Derechos. Mañana habrá una manifestación contra el regreso a la calle de los menores no acompañados y el viernes, una marcha contra la violencia en las fronteras.

En el 93, la fuerza de ataque del personal educativo se redirigió contra la extrema derecha

En Seine-Saint-Denis, el personal educativo está reajustando su lucha para defender las escuelas públicas frente a esta amenaza de ascenso al poder de la extrema derecha. Movilizado desde febrero para un plan de emergencia en el 93, el sindicato intersindical debía tener una audiencia con la ministra de Educación, Nicole Belloubet, mañana. Esta audiencia, que ya se pospuso una vez, acaba de ser cancelada por el gobierno, en vista del contexto político.

Para ese día estaba prevista una huelga del personal educativo del 93. Esto se mantiene, pero se reorienta en el tema de la extrema derecha: «invitamos a los colegas a aprovechar este día de huelga para discutir las perspectivas de estos resultados y los anuncios políticos«, dice Jacques Dematte de Sud Éducation 93. Las negociaciones sobre el plan de emergencia corren el riesgo de quedar en suspenso, admite. Pero la fuerza de movilización de la plantilla del 93 a lo largo de los meses «nos permite hoy tener una base sólida, tanto de cara al proyecto liberal del Gobierno como de cara a un proyecto que podría ser llevado por la extrema derecha y que sería la antítesis de nuestras demandas. »

El sindicato intersindical (compuesto por las secciones locales de la FSU, CGT Éduc’action, Sud, CNT) llama así a la movilización contra la «visión de una escuela reaccionaria, segregadora y excluyente». El FSU 93, por su parte, insiste en la necesidad de un frente popular: «las fuerzas de izquierda tienen la obligación histórica de unirse en los próximos días». Al mismo tiempo que se busca un perímetro más amplio para «estar unidos en el marco de los sindicatos, la política y los colectivos».

Más allá del 93, la federación Sud Éducation llama a la organización de asambleas generales en todas partes mañana; y sumarse a todas las concentraciones ciudadanas que se realizarán en los próximos días.

Tras la disolución, las movilizaciones espontáneas de ciudadanos y jóvenes

Desde ayer se han organizado manifestaciones ciudadanas de forma espontánea en varias ciudades. En París, está prevista una manifestación esta noche a las 20 horas en la Plaza de la República, en el mismo lugar y hora que el día anterior. Esta cita se repetirá en los próximos días.

El lunes por la mañana se organizaron algunos bloqueos de escuelas secundarias contra el ascenso de la extrema derecha, como en París frente a la escuela secundaria Henri IV y en Lyon frente a la escuela secundaria Saint-Exupéry. La Unión de Estudiantes, la UNEF y la Unión Sindical Lycéenne (USL) convocan a los jóvenes a reunirse esta noche en la Plaza de la República de París; luego «todas las noches» a medida que se desarrollaban manifestaciones espontáneas.

El Sindicato de Estudiantes y la USL están llamando a una «unión de la izquierda» en una petición conjunta. «Nuestro objetivo es reafirmar de manera unida la necesidad de una alianza política sobre la base de un programa electoral de ruptura, en caso de que Bardella acceda a Matignon», comenta la presidenta de la USL, Gwenn Thomas-Alves. La FIDL, otro sindicato de institutos, también está impulsando esta idea: «Toda la izquierda debe estar unida. Un frente popular y unido contra este preocupante aumento. Un bloque y un discurso común frente a las ideas plurales de la izquierda».

No hay tiempo que perder para estas organizaciones juveniles: un gran número de estudiantes de secundaria terminan sus clases al final de esta semana, o se presentan a sus exámenes de bachillerato en las próximas dos semanas.

Compartir:

Next Post

La OTAN "reescribe" la historia del día “D”

Mié Jun 12 , 2024
Thierry Meyssan. Observatoriocrisis.com Acabamos de ver una gran operación de reescritura de la Historia tendiente a manipular a la opinión pública para justificar la innegable agresividad de la OTAN contra Rusia. Una visión falsificada del desembarco del 6 de junio de 1944 ha tenido como resultado la conmemoración de acontecimientos que simplemente no ocurrieron […]
Cartel de la convocatoria del 80 aniversario Dia "D"

Ver también

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario