La UE y los vertederos del desierto en África

Migrantes subsaharianos atraviesan el desierto hacia Europa

FRONTERAS. Lighthousereports.com

Europa apoya, financia y participa directamente en operaciones clandestinas en países del norte de África para arrojar cada año a decenas de miles de personas negras en el desierto o en zonas remotas para evitar que vengan a la UE

Durante años, la UE ha entregado grandes sumas de dinero a los países del norte de África para la «gestión de la migración», con el objetivo de reducir el número de personas que intentan llegar a Europa. La cantidad anual concedida ha aumentado año tras año, y la UE ha enviado cientos de millones de euros a países individuales solo en el último año.

La UE afirma públicamente que supervisa cómo se gasta este dinero y que no contribuye a los abusos de los derechos humanos contra las personas a las que pretende impedir que migren. Pero la realidad es otra.

En colaboración con el Washington Post, Enass, Der Spiegel, El País, IrpiMedia, ARD, Inkyfada y Le Monde, podemos revelar que Europa está financiando a sabiendas, y a veces directamente involucrada, en las expulsiones sistemáticas de refugiados y migrantes negros a desiertos y zonas remotas de tres países del norte de África, en un intento de evitar que vengan a la UE.

Nuestros hallazgos muestran que en Marruecos, Mauritania y Túnez, las personas refugiadas y migrantes, muchas de las cuales se dirigían hacia Europa, así como las personas que tenían estatus legal y medios de vida establecidos en estos países, son detenidas por el color de su piel, cargadas en autobuses y conducidas al medio de la nada, a menudo zonas áridas y desérticas. Allí, se quedan sin ningún tipo de asistencia, agua o alimentos, lo que los deja en riesgo de secuestro, extorsión, tortura, violencia sexual y, en el peor de los casos, la muerte. Otros son llevados a zonas fronterizas donde, según los informes, son vendidos por las autoridades a traficantes de personas y pandillas que los torturan para pedir rescate. Los expertos legales dicen que estas prácticas constituyen claras violaciones de los derechos humanos.

Esta investigación constituye el intento más exhaustivo hasta la fecha de documentar el conocimiento y la participación europeos en operaciones antiinmigrantes por motivos raciales en el norte de África. Expone cómo este sistema de desplazamientos masivos y abusos no solo se conoce en Bruselas desde hace años, sino que se gestiona gracias al dinero, los vehículos, los equipos, la inteligencia y las fuerzas de seguridad proporcionadas por la UE y los países europeos.

MÉTODOS

El equipo entrevistó a más de 50 supervivientes de estas expulsiones en Mauritania, Marruecos y Túnez, todos ellos procedentes de países subsaharianos o de África occidental, lo que nos ayudó a reconocer la naturaleza sistemática y por motivos raciales de las prácticas. Algunos supervivientes proporcionaron material visual y/o datos de ubicación de su viaje, que pudimos geolocalizar para respaldar sus relatos y trazar un mapa de lo que sucedió.

Además del material visual suministrado por los sobrevivientes, utilizamos métodos de código abierto para encontrar videos publicados en las redes sociales que supuestamente mostraban los vertederos que se estaban produciendo. Se buscó geolocalizar y verificar estos casos. En el caso de Túnez, pudimos verificar 13 incidentes ocurridos entre julio de 2023 y mayo de 2024 en los que grupos de personas negras fueron acorralados en ciudades o puertos y conducidos a muchos kilómetros de distancia, generalmente cerca de las fronteras libias o argelinas, y abandonados, así como un incidente en el que un grupo fue entregado a las fuerzas de seguridad libias y luego encarcelado en un centro de detención.

Cuando la evidencia visual de las operaciones no estaba disponible en línea, la documentamos a través de informes sobre el terreno. En Marruecos seguimos a los paramilitares de las Fuerzas Auxiliares y los filmamos recogiendo a personas negras de las calles tres veces durante tres días en la capital, Rabat. También filmamos a personas detenidas en edificios del gobierno local antes de subirlas a autobuses sin identificación y llevarlas a zonas remotas.

En Mauritania utilizamos técnicas similares observando un centro de detención en la capital, Nuakchot. Fuimos testigos y filmamos cómo los refugiados y migrantes eran llevados al centro en un camión grande y cómo los agentes de policía españoles entraban en el centro de detención de forma regular. Filmamos un autobús blanco con migrantes saliendo del centro de detención hacia la frontera con Mali, una zona de guerra activa.

Al hablar con miembros actuales y antiguos del personal de la UE, así como con fuentes de las fuerzas policiales nacionales y organizaciones internacionales con presencia en los países en los que se están produciendo los vertidos, establecimos que la UE es muy consciente de las operaciones de vertido y, a veces, está directamente implicada.

Los funcionarios europeos han expresado su preocupación por la escalada de las operaciones en la región contra los migrantes del África subsahariana, y han negado sistemáticamente que los fondos se estén utilizando para violar los derechos básicos. Sin embargo, dos fuentes de alto rango de la UE dijeron que era «imposible» dar cuenta de la forma en que finalmente se utilizaron los fondos europeos.

Un consultor que trabajó en proyectos financiados por el Fondo Fiduciario de la UE, en virtud del cual la UE ha dado a Túnez, Mauritania y Marruecos más de 400 millones de euros para la gestión de la migración en los últimos años, dijo sobre los objetivos del fondo: «Hay que dificultar la vida de los migrantes. Complicarles la vida. Si dejas a un migrante de Guinea en el Sáhara [en Marruecos] dos veces, la tercera vez te pedirá que lo traigas voluntariamente de vuelta a casa».

Utilizando las leyes de libertad de información, pudimos obtener una serie de documentos internos, incluido uno de la agencia fronteriza de la UE, Frontex, de principios de este año, en el que se afirmaba que Marruecos estaba elaborando perfiles raciales y reubicando por la fuerza principalmente a migrantes negros. También descubrimos documentos de acceso público difíciles de encontrar que muestran que los funcionarios de la UE han mantenido discusiones internas sobre algunas de las prácticas abusivas desde al menos 2019. También revelaron que la UE está financiando directamente a las fuerzas auxiliares paramilitares marroquíes, a las que filmamos acorralando a personas de piel negra en la capital.

Y lo que es más importante, pudimos hacer coincidir los vehículos utilizados durante las redadas y las expulsiones con los vehículos proporcionados por los países europeos mediante la identificación de licitaciones y la realización de análisis visuales. Por ejemplo, en Túnez, los vehículos Nissan que observamos que la Policía Nacional utiliza en redadas para arrestar a los migrantes antes de que sean conducidos a zonas desérticas coinciden en marca y modelo con los donados a Túnez por Italia y Alemania.

También hablamos con analistas y académicos que nos dijeron que los vínculos de financiación europea hacen que la UE rinda cuentas de estos abusos. «El hecho es que los países europeos no quieren ensuciarse las manos», dijo Marie-Laure Basilien-Gainche, profesora de derecho en la Universidad de Lyon y especialista en derechos humanos y migración. «No quieren que se les responsabilice de las violaciones de derechos humanos y las subcontraten a otros. Creo que, según el derecho internacional, son responsables».

HISTORIAS

Timothy Hucks, ciudadano estadounidense de 33 años, fue detenido por agentes vestidos de civil a pocos metros de su casa en Rabat en 2019. Recuerda cómo mostró su licencia de conducir estadounidense y se ofreció a obtener su pasaporte de su apartamento, pero el oficial lo esposó y lo metió en la parte trasera de una camioneta blanca.

Hucks, que ahora vive en España, recuerda haber sido llevado a una comisaría de policía donde unos 40 hombres negros estaban hacinados en una habitación sucia con inodoros rotos. Las fuerzas de seguridad le tomaron las huellas dactilares y una foto de él. Hicieron preguntas que sonaban a acusaciones: ¿era un terrorista? ¿Eres miembro de Boko Haram? «Es difícil describir lo enojado que estaba en ese momento», dice Hucks. Luego fue transportado junto con los otros hombres a una ciudad a unos 200 km al sur de Rabat, y abandonado. Finalmente, encontró un autobús que lo llevara de regreso a Rabat.

En otro caso, Idiatou, una mujer guineana de unos veinte años, contó cómo fue interceptada en el mar cuando intentaba llegar a las Islas Canarias desde Mauritania. Fue llevada a un centro de detención en la capital, Nuakchot, donde agentes de la policía española le tomaron una fotografía antes de que la obligaran a subir a un autobús blanco hacia la frontera con Malí. Allí, en medio de la nada, ella y otras 29 personas fueron despedidas. «Los mauritanos nos perseguían como animales», recuerda. «Tenía miedo de que alguien me violara». Después de cuatro días de caminata, logró llegar a una aldea y encontró un conductor que la llevó a casa de un familiar en Senegal.

Más al este, en Túnez, François, un camerunés de 38 años, describe cómo fue interceptado en el mar por la Guardia Marítima Nacional tunecina cuando intentaba llegar a Italia en un barco abarrotado. Luego lo subieron a autobuses con docenas de otros africanos subsaharianos y lo llevaron a la zona desértica cerca de la frontera con Argelia. Pudo esconder su teléfono para que no fuera confiscado por la policía, y nos proporcionó datos de GPS y fotografías del viaje, lo que nos permitió verificar su versión.

En la frontera con Argelia, François y el grupo de unas 30 personas fueron abandonados por las fuerzas de seguridad tunecinas y se les ordenó caminar hacia Argelia. Ante los disparos de advertencia del lado argelino, decidieron regresar a Túnez. «Había dos mujeres embarazadas en el grupo y un niño con una infección en el talón […] Teníamos sed. Empezamos a sufrir alucinaciones», recuerda. Caminaron durante nueve días, más de 40 kilómetros, antes de encontrar finalmente un transporte que los llevara de regreso a la ciudad tunecina de Sfax.

Compartir:

Next Post

Justicia represiva y libertades

Sáb May 25 , 2024
Acaba de conocerse que la denuncia de una manifestante a la policía autonómica por dejarla tuerta ha quedado sobreseída. En la sentencia, el juez cree que la joven que perdió un ojo por un proyectil de los Mossos debe «cargar con las consecuencias». Considera que ella misma se «autocolocó» en […]
Imagen de la mujer herida en el ojo presuntamente por un disparo de los Mossos durante las protestas en Barcelona por el encarcelamiento de Pablo Hasél Ángel García

Ver también

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario