Ex militantes de juventudes del PCE constituyen la Unión de Juventudes Comunistas (UJC)

Manifestación con banderas de Juventudes Comunistas

Tras un congreso extraordinario celebrado estos días, la mayoría de los jóvenes militantes han decidido dar el paso para unirse al movimiento socialista, al considerar fundamental trabajar por la «convergencia comunista con el resto de destacamentos de ruptura».  Seguidamente incluimos el comunicado emitido por estos camaradas al final de su Congreso extraordinario, y algunas notas del análisis de Gedar sobre la decisión tomada por estos (ex) militantes de Juventudes Comunistas del PCE que fueron expulsados del partido hace unos meses.

Comunicación sobre el Congreso Extraordinario de la nueva UJC

Tras el Congreso Extraordinario de la UJCE, una mayoría de la organización hemos decidido romper con el PCE y constituir una organización independiente: la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC). Esta organización asume como tarea fundamental el trabajo por la unificación comunista con el resto de destacamentos de ruptura y, por lo tanto, la superación de sí misma en el Movimiento Socialista.

A estas alturas, para nosotras ha quedado claro que la vía del PCE es una vía muerta para la reconstrucción del Partido Comunista. El PCE es, desde la Transición, parte integral del Partido del Orden, y el Partido del Orden es irreformable. Este hecho se manifiesta de manera concreta en la vida de cualquier militante que pretenda hacer avanzar la organización de potencialidad revolucionaria en su seno, pues será reprimida ideológica y organizativamente con fiereza. Así, el Partido camina hacia la liquidación mientras se sume en el Iodo de décadas de práctica netamente oportunista, la cual abarca desde su estrategia reformista-democrática, hasta la práctica cotidiana de su raquítica «base’ vinculada a los vaivenes del juego parlamentario y a la reproducción de la conciencia burguesa desde la zaga de las luchas del proletariado.

Ahora bien, somos conscientes de que la escisión no realiza completamente la ruptura. Al contrario, es sólo el primer paso. Se trata, sin embargo, de Un paso indispensable, Un paso que nos permitirá liberarnos de la asfixiante tutela de los burócratas y políticos profesionales para poder aspirar a convertir el comunismo no en un ideal que acompañe su práctica reformista, sino en una realidad política y organizativa. Sin escisión no podrá haber ruptura, pero solo una escisión orientada a la recomposición del programa comunista y la constitución de una verdadera alternativa socialista puede ser parte de la ruptura comunista, entendida esta como el proceso integral de reconstrucción del Partido independiente del proletariado cuando este ha sido sepultado por el devenir histórico.

La clave para avanzar de manera efectiva en esta dirección es la superación de la unilateralidad que ha caracterizado hasta ahora a todas esas escisiones que, simplemente, se han separado de un tipo de dogmatismo para esclerotizarse en otro diferente, nutriendo una inmensa amalgama de grupúsculos que, cada uno encerrado en su credo, están infinitamente alejados de las necesidades de nuestro tiempo.

Superar la unilateralidad de la escisión obliga a entender que esta tiene en la unificación en torno al programa comunista su reverso necesario. Este camino ya ha comenzado a ser andado por otras camaradas antes que por nuestra parte. En diversos territorios hemos observado cómo la organización de jóvenes revolucionarias ha hecho tambalearse a distintas secciones del Partido del Orden y ha comenzado a sentar las bases para la constitución de una gran organización comunista de referencia para toda la juventud proletaria. Estamos dispuestas a aportar a este proceso desde el debate estratégico y el balance autocrítico al respecto de nuestra experiencia militante, mediado todo ello por Un principio de unificación racional que garantice que dicho debate únicamente esté determinado por el reconocimiento colectivo de los aciertos y los errores de cada una de las partes. En última instancia, nos decidimos a aportar desde nuestras mejores capacidades al avance de Un Proceso Socialista el cual no tiene en estos pasos más que sus primeras expresiones.

En definitiva, frente a la crisis total como signo de época, se nos presenta Una disyuntiva clara: apuntalar una barbarie que ya hace tiempo que se ha instalado entre nosotros o constituirse en poder organizado de clase, capaz de someter a los explotadores y dar lugar a un mundo sin clases. Un mundo donde la necesidad oriente la producción y los productores asociados organicen conscientemente sus vidas: ese es el fin último. Los medios son aquello que construimos en el presente. Pues la ruptura no se enuncia: se construye.


EPS y un clamor a favor de la independencia política

Ayer, nada más conocerse el congreso extraordinario de la UJC, tomó la palabra el Punto de Encuentro por el Proceso Socialista (Espacio por el Proceso Socialista, EPS). «Las hijas de mil traiciones son las viejas estructuras de partido que ensucian el nombre del comunismo. No se puede esperar nada dentro de ellos», dijo la EPS, en referencia al PCE y a la UJCE. Por lo tanto, también sacó a la mesa dos opciones: «Mantener la traición, seguir alimentando el oportunismo y la colaboración entre clases y seguir siendo una aspiración para gestionar la barbarie capitalista» o «romper con ese patrimonio corrupto para avanzar de forma consecuente hacia la emancipación de nuestra clase». La EPS ha recordado que ese ha sido el dilema que se ha tenido que resolver en el congreso extraordinario de la UJCE y que el resultado ha sido claro: la mayoría ha decidido romper con el PCE y «avanzar en el camino hacia el movimiento socialista».

«Cada vez son más los jóvenes que deciden sumarse a la senda de ruptura con la izquierda de la capital, comprometidos con un proyecto basado en la independencia política del proletariado», han señalado los miembros de la EPS: «Cada vez son más los jóvenes militantes conscientes de que todas las fuerzas del presente deben orientarse a construir un verdadero Partido Comunista, que es un recurso para la emancipación de la clase trabajadora».

La EPS ha reivindicado que es «el deber más inmediato» construir «grandes organizaciones comunistas que vuelvan a ser una referencia para nuestra clase». «Se está abriendo una vía política, la única capaz de hacer frente a los retos de nuestro tiempo. Ese es el camino de la independencia de clase», ha añadido: «Unir a los comunistas dentro de ese proyecto es una necesidad inevitable».

Compartir:

Next Post

"La solución de dos Estados (en Palestina) ya no es posible"

Mar Dic 12 , 2023
Hamza Ali Shah. Declassifieduk.org La «solución de dos Estados» es una cortina de humo para la limpieza étnica de Israel «La solución de dos Estados ya no es posible». Esas fueron las palabras inusualmente honestas de la embajadora israelí en el Reino Unido, Tzipi Hotovely, la semana pasada. Viniendo de […]
Composición de Netanyahu, mapa de israel y bomba atómica

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario