Israel: base del imperialismo occidental

Mapa de yacimientos de gas junto a Palestina

Jim McMahan. Workers.org

Estados Unidos siempre ha reclutado a Israel como un peón militarizado para proteger sus intereses petroleros en la región. Esta ha sido la posición de Workers desde que realizó quizás la única manifestación en Estados Unidos contra la infame guerra de los seis días de Israel en 1967. En esa guerra relámpago, Israel, con las armas y el poderío aéreo de Estados Unidos, robó gran parte de la tierra palestina que controla hoy.

La provincia de la cuenca del Levante, con 122 billones de pies cúbicos de gas natural, uno de los recursos de gas natural más importantes del mundo, se encuentra frente a la costa de Palestina.

Después de la Primera Guerra Mundial, Palestina fue puesta bajo un mandato británico. Estados Unidos comenzó a invertir en petróleo de la región del Golfo en ese momento. Los intereses petroleros de Estados Unidos en Asia Occidental aumentaron considerablemente al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando Estados Unidos superó a Gran Bretaña y Francia como la principal potencia imperialista en la región y el mundo.

Estados Unidos esperó su momento, esperando hacerse cargo de «la protección del propio Hogar Nacional», según la «Guerra en el Medio Oriente», un panfleto publicado por WWP en 1967. Mientras tanto, el capital estadounidense siguió desempeñando un papel cada vez más importante en la compra de tierras palestinas.

En 1948, el fin del Mandato Británico marcó el comienzo del patrocinio de Estados Unidos a Israel. A medida que continuaba la relación entre Estados Unidos e Israel, se dijo que «el trabajo de Israel es ser una especie de perro guardián», según G. Shoken, editor del periódico israelí Haaretz. «Se puede confiar en que Israel será capaz de castigar a uno o varios de los países vecinos cuya falta de cortesía hacia Occidente se volvió demasiado».

De hecho, Israel ha librado guerras, asesinatos y operaciones encubiertas en todo el mundo árabe y más allá en nombre de sus patrocinadores imperialistas.

Los intereses materiales detrás de esta agresión son las ganancias petroleras robadas a los palestinos y a otros pueblos de la región. El economista Víctor Perlo escribió en 1967: «Por cada dólar de productos derivados del petróleo de Oriente Medio… los gobiernos reciben unos 10 centavos y los trabajadores árabes reciben menos de un centavo». Como resultado, la salida de capitales estadounidenses a la región del Golfo entre 1951 y 1960 ascendió a «sólo 216 millones de dólares, mientras que los ingresos ascendieron a unos 5.000 millones de dólares».

El papel de Israel como daga contra la revolución árabe ayudó a obtener estas ganancias imperialistas.

El petróleo estadounidense se benefició enormemente de la guerra contra Irak. Después de esta guerra genocida, los gigantes petroleros Chevron, Exxon-Mobil y Marathon Oil firmaron acuerdos de exportación a largo plazo para el petróleo iraquí, y pronto estaban exportando dos millones de barriles por día de petróleo desde Irak. En 2023 se enviaron unos 8,2 millones de dólares en petróleo por día a través del Mar Rojo, beneficiando principalmente a los intereses petroleros imperialistas occidentales. Esto fue a pesar de la demanda mundial de dejar de quemar combustibles fósiles y descarbonizarse.

Los principales representantes de la clase dominante estadounidense, especialmente la familia Rockefeller, se han beneficiado enormemente del petróleo estadounidense en el Medio Oriente. Sin las ganancias petroleras del mundo árabe y de la región del Golfo, Estados Unidos no estaría en la posición imperialista dominante que tiene hoy. Y Estados Unidos no podría lograr la gran riqueza que tiene sin el apoyo de su aliado, Israel, para desestabilizar y hacer la guerra a los palestinos y a la Revolución Árabe.

Lo que está en juego en el futuro control de Gaza son las vastas reservas de gas natural en alta mar a lo largo de la costa de Gaza, que pertenecen a Palestina. En «Detrás del ‘final del juego’ de Israel para Gaza: Robo de reservas de gas en alta mar», que apareció en el periódico Mundo Obrero el 14 de noviembre de 2023, Betsey Piette escribió: «La guerra genocida de Israel contra los palestinos no ha detenido los planes del régimen israelí para una mayor exploración de petróleo y gas».

El artículo continúa: «El 29 de octubre, Israel anunció que otorgó 12 licencias para explorar campos adicionales de gas natural en alta mar a seis compañías, incluidas British Petroleum y el gigante energético italiano Eni. Estos premios demuestran que Israel no tiene intención de permitir que el genocidio que está llevando a cabo contra el pueblo de Gaza interfiera con su continuo robo de recursos palestinos».

Pero el papel preeminente de Israel, respaldado por Estados Unidos, en el control de los recursos en la región está siendo desafiado por los movimientos revolucionarios de resistencia palestina y sus aliados como nunca antes. El futuro pertenece a los pueblos indígenas y a su derecho a controlar sus tierras y recursos.

Compartir:

Next Post

El rearme de la Unión Europea: puño escondido del mercado

Mar May 14 , 2024
Willy Meyer. Mundoobrero.org El conocido neoliberal Thomas Friedman explicó las razones de la militarización: «La mano invisible del mercado no puede funcionar sin un puño escondido. McDonald’s no puede prosperar sin McDonnell Douglas, el diseñador del F-15. Y el puño escondido que mantiene el mundo a salvo para que las […]
Annalena Baerbock, ministra de exteriores alemana, perteneciente a los Verdes, partidaria de enviar a Ucrania misiles Taurus en conferencia de prensa junto al secretario de Estado de EE.UU Anthony Blinken | Olaf Kosinsky / CC BY-SA 3.0

Ver también

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario