La clase obrera debe asumir la lucha contra la guerra de la Educación y por los derechos democráticos

Miles participan en una manifestación propalestina en Detroit, Míchigan, 28 de octubre de 2023

Redacción. Wsws.org

La intensificada represión global de las protestas estudiantiles presenta la necesidad de que la clase trabajadora intervenga contra la guerra y la dictadura policial.

Las manifestaciones contra el genocidio se producen internacionalmente, desafiando la represión policial respaldada por todos los principales partidos. Esta semana, los académicos de la universidad The New School en la ciudad de Nueva York colocaron su encampe y los profesores de la Universidad de Wisconsin organizaron paros en defensa de sus estudiantes. Los estudiantes de secundaria están comenzando a participar en cifras importantes. Las manifestaciones se han expandido por toda Europa, incluyendo Reino Unido y Alemania.

La represión de los estudiantes también tiene un alcance internacional. Los partidos capitalistas calumnian a los estudiantes tildándolos de “antisemitas”, a pesar de que cientos de los que han sido detenidos son judíos. La policía ha convertido grandes partes de las principales ciudades, como Nueva York, Chicago y Los Ángeles, en zonas de guerra. La policía alemana clausuró una convención contra la guerra y atacó un encampe en la Universidad Libre de Berlín. El Gobierno británico está preparando lo mismo.

Mientras tanto, Joe “El Genocida” Biden ha dado luz verde a la siguiente etapa del genocidio. Israel ha comenzado la ofensiva contra Rafah, donde se refugian un millón de gazatíes sin tener adónde ir. Decenas de miles podrían morir.

La represión de las protestas contra el genocidio demuestra la continuidad entre la política exterior e interior imperialista. El genocidio en sí es solo una parte de una contrarrevolución global, que destruye los derechos democráticos fundamentales y normaliza los asesinatos en masa como una herramienta política legítima.

Mientras ayudan a llevar a cabo el genocidio en Gaza, las potencias imperialistas se arriesgan a un holocausto nuclear en su guerra por delegación contra Rusia. Reino Unido está armando a los neonazis en Ucrania con misiles de largo alcance para atacar en lo más profundo de Rusia, y el presidente francés Emmanuel Macron está proponiendo abiertamente desplegar tropas de la OTAN en el frente. Ven ambos conflictos como dos frentes de una sola guerra mundial en expansión y están preparando un tercer frente contra China.

La clase obrera debe irrumpir en la lucha contra la guerra imperialista. Como dijo Will Lehman, un obrero automotor socialista que se postuló para presidente del sindicato United Auto Workers (UAW), durante el acto del Primero de Mayo la semana pasada:

Lo que los trabajadores tenemos que conectar como clase, es que la lucha contra la explotación es la misma que la lucha contra la guerra: La conexión se hace más clara cuando planteamos las preguntas: ¿A qué intereses de clase sirve la guerra? ¿Y a los intereses de cuál clase sirve la explotación de los trabajadores como clase?.

La clase dominante gana dinero a manos llenas con estas guerras. Pero los trabajadores del mundo se ven obligados a asumir su terrible coste. Los trabajadores y sus hijos son los que se ven arrastrados al ejército. Cientos de miles de trabajadores y pobres ya han muerto en Ucrania y Palestina.

Para disponer dinero para la guerra, se está produciendo un ataque masivo contra la posición social de los trabajadores. Las empresas estadounidenses han anunciado un millón de despidos desde principios del año pasado, y la automatización y la inteligencia artificial se utilizan como armas clave contra el empleo. Macron declara el fin de los “dividendos de la paz” posteriores a la Guerra Fría, mientras que Alemania se está remilitarizando y propone abiertamente el regreso del servicio militar obligatorio. La clase dominante estadounidense está planeando ataques masivos a la seguridad social para financiar la expansión sin fin de su presupuesto de guerra de un billón de dólares.

La clase obrera —cuyo trabajo es la fuente de toda riqueza, que se encuentra unida a través de las fronteras nacionales por la producción global y cuyos intereses son diametralmente opuestos a una guerra imperialista— es la fuerza social y política más poderosa del mundo. Debe ser movilizada para poner fin a las guerras, en conexión con su lucha contra la explotación capitalista.

La clase dominante está tan aterrorizada por las protestas estudiantiles pacíficas porque sabe que pueden despertar a la clase obrera. Una declaración de la semana pasada de la Alianza Internacional Obrera de los Comités de Base (AIO-CB), que hace un llamado a una huelga internacional para forzar el fin de los ataques policiales, articula la creciente ira de las masas desde abajo.

En este contexto, la votación para autorizar una huelga en el Local 4811 del UAW, que cubre a 48.000 trabajadores-estudiantes de posgrado en toda California, es extremadamente significativa. Es una señal de que cada vez se reconoce más que la lucha contra el genocidio requiere los métodos de la lucha de clases.

El voto de los miembros del UAW también plantea la necesidad de que intervengan los trabajadores industriales. Decenas de miles de miembros del UAW son estudiantes de posgrado, una capa muy explotada de trabajadores universitarios, pero cientos de miles más trabajan en las fábricas y plantas de defensa. Todos los miembros del UAW deben exigir la huelga, como punto de partida de una contraofensiva más amplia de toda la clase obrera.

Un trabajador de GM de Flint dijo: “Es el turno de la clase trabajadora de frenar a las empresas como siempre y exigir el cambio… Si las ocupaciones de fábrica de Flint tuvieran lugar hoy serían denunciadas como terroristas, por detener la producción”.

El trabajador concluyó:

Este nuevo principio constituye terrorismo contra la clase obrera, y tenemos que recuperar el poder parando la producción y demostrando quién manda realmente.

La movilización de la clase obrera contra la guerra requiere una lucha contra la burocracia sindical proguerra y procapitalista. Tras verse obligada por la ira de las bases a convocar una huelga, el UAW está retrasando la votación de la huelga para ganar tiempo y ha dejado claro que su objetivo es acabar con las protestas con un acuerdo corrupto como el que tuvo lugar en la Universidad Northwestern.

La burocracia está desesperada por impedir que el movimiento estudiantil se una a la clase obrera. El enorme potencial de esto queda demostrado por una serie de recientes votaciones de huelga, incluyendo las de los profesores de la Universidad de Michigan, los obreros automotores de Daimler Trucks y a principios de esta semana en la planta de estampado de Stellantis en Warren, cerca de Detroit.

Pero la burocracia está desafiando las demandas de huelga de las bases y traicionándolas, imponiendo contratos entreguistas. Lo mismo que hizo en Daimler, lo intenta repetir en la UM e intentará hacerlo en Warren.

Durante meses, los burócratas del UAW, al igual que la burocracia sindical en su conjunto, han combinado el “apoyo” nominal a un alto el fuego con un apoyo férreo a Joe “El Genocida” y a los demócratas. El presidente del UAW, Shawn Fain, cena con multimillonarios y belicistas en la Casa Blanca y sostiene que el papel del sindicato en la producción bélica en la Segunda Guerra Mundial es el modelo para hoy. La semana pasada, Fain incluso vetó una propuesta de que el sindicato abandone sus inversiones en Israel, según Payday Report .

Pero el crecimiento objetivo de la oposición a la guerra y el profundo enfado por las ventas que ha llevado a cabo la burocracia han socavado estas ruines maniobras. Hay un enorme enfado por el apoyo del UAW a Biden y crecientes llamamientos para que se anule. Los estudiantes de posgrado están furiosos por el papel desempeñado por los funcionarios del Local 4811 al permitir la entrada de la policía en el campamento de UCLA, donde atacaron a los estudiantes.

Por encima de todo, la burocracia está aterrorizada de que incluso el estallido de una huelga local pueda desencadenar un movimiento mucho más amplio. Pero esto es exactamente lo que debe ocurrir.

Los trabajadores deben interpretar el voto de huelga en California como un llamado a la acción. La clase obrera debe movilizarse para imponer su respuesta a la guerra: organizando, frente a la inevitable resistencia de los burócratas sindicales, votaciones de huelga de las base y comités de huelga para preparar la acción industrial. Esto no solo incluye a los trabajadores de la industria automotriz, sino también a otros trabajadores de la industria manufacturera, estibadores, ferroviarios, sanitarios, profesores y otros.

El movimiento estudiantil anticipa un movimiento revolucionario más profundo en la clase obrera. La causa de la guerra imperialista es un sistema capitalista mundial que, sumido en una crisis terminal y enfrentando la ruina económica y social, se ve obligado a apostarlo todo por la guerra y la dictadura.

La solución progresista a esta crisis es la toma del poder por la clase obrera, expropiando a los belicistas de Wall Street, utilizando esos recursos para satisfacer las necesidades humanas y acabando con las arbitrarias y obsoletas divisiones nacionales, que dan lugar a la guerra.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 8 de mayo de 2024)

Compartir:

Next Post

Llamamiento del Comité de Enlace Europeo contra la Guerra

Mar May 7 , 2024
Redacción. Informaciónobrera.org Iniciativa del Comité de Enlace Europeo contra la Guerra, reunido el 4 de mayo con delegados de 16 países Llamamiento «No se puede combatir la guerra cuando está matando a 1.000 soldados al día, cuando la censura y la ley marcial suprimen las libertades, hay que hacerlo antes, […]
Foto de la reunión del Encuentro Europeo contra la Guerra

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario