Manifestación en Berlín contra el genocidio en Palestina el 15 de enero

Cartel de la convocatoria de manifestación en Berlín el 15 de enero

Sozialistische Gleichheitspartei y JEIIS. Wsws.org

Convocatoria de la manifestación del 15 de enero de 2024 en Berlín, coincidiendo con el asesinato de los revolucionarios alemanes Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht

Lo que está ocurriendo actualmente en Gaza es un crimen escandaloso: un genocidio. En una zona bastante más pequeña que Berlín y en la que viven 2,3 millones de personas, el ejército israelí lleva tres meses llevando a cabo bombardeos sistemáticos. Cada día se cometen nuevas atrocidades y crímenes de guerra.

Se bombardean y arrasan hospitales y escuelas, así como campos de refugiados superpoblados y refugios e instalaciones administrados por la ONU. En los tres primeros meses de esta guerra ya han muerto más de 25.000 personas, en su mayoría mujeres y niños. Según Naciones Unidas, 600.000 personas corren peligro de morir de hambre.

Millones de personas en todo el mundo están conmocionadas y piden un alto el fuego inmediato y el fin de los combates. Pero el régimen ultraderechista de Netanyahu hace caso omiso de todos los llamamientos a la paz e intensifica a diario su terror contra la población palestina.

Las últimas semanas han dejado dos cosas muy claras:

1. El gobierno de Netanyahu no podría llevar a cabo su guerra contra los palestinos sin el apoyo activo del gobierno de Estados Unidos y sus aliados de la OTAN. El gobierno de coalición de Alemania desempeña un papel clave en esto como pagador, proveedor de armas y propagandista de la guerra. Todos los medios de comunicación promueven la misma línea: suprimen información y difunden las mentiras del gobierno.

2. No es posible detener el genocidio en Gaza apelando al gobierno. El gobierno federal y todos los gobiernos estatales están completamente desinteresados por la opinión de la población. Responden a la presión desde abajo con medidas de estado policial y una intensificación de la propaganda de guerra. La coalición federal de los socialdemócratas (SPD), los demócratas liberales (FDP) y los Verdes prohíbe las manifestaciones pacíficas y pone cerco a barrios enteros.

Por eso nosotros —los Jóvenes y Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social y el SGP—- nos dirigimos directamente a los trabajadores de las fábricas y oficinas. Es necesario vincular las luchas salariales y la creciente resistencia a la inflación, los despidos masivos, los cierres de fábricas y la explotación con la lucha contra el genocidio en Gaza.

Hacemos un llamamiento a los maquinistas, que actualmente están organizando huelgas y se enfrentan a los agresivos ataques de la dirección de Deutsche Bahn (DB) y del gobierno alemán, propietario de DB, para que amplíen las huelgas e incluyan a todos los empleados ferroviarios y a todos los trabajadores del transporte. Les instamos a detener todo el transporte de armas, municiones y equipos de guerra a Israel y también a Ucrania, donde se van a utilizar para la guerra de la OTAN contra Rusia. Uníos a vuestros colegas de los puertos y muelles y pedidles que hagan lo mismo para combatir activamente el apoyo del gobierno alemán a la guerra y el genocidio.

La afirmación del gobierno de que la matanza, el hambre y la expulsión de civiles palestinos es necesaria para garantizar la seguridad de Israel es una mentira hasta la médula. En realidad, el canciller alemán Scholz (SPD) y el presidente Biden, junto con sus aliados de la OTAN, consideran que la eliminación de los palestinos es un requisito previo para librar una guerra mucho más amplia contra Hezbolá en Líbano y contra Siria e Irán.

El pasado fin de semana, la ministra de Asuntos Exteriores Baerbock (Verdes) viajó una vez más a Israel y Oriente Próximo para apoyar al gobierno de extrema derecha de Netanyahu y forjar una alianza de guerra contra Irán. Mientras estaba allí, anunció una posible entrega de aviones de combate Eurofighter a Arabia Saudí. El canciller Scholz y el ministro de Economía Habeck (FDP) declararon inmediatamente su aprobación.

Es importante comprender la relación directa entre política exterior e interior. El coste de las entregas de armas y el refuerzo del ejército se repercuten en los trabajadores a través de recortes sociales masivos y reducciones salariales.

Por lo tanto, la defensa de los palestinos y la lucha contra el genocidio en Gaza no son sólo una cuestión de solidaridad internacional en principio. El hecho de que el gobierno alemán apoye activamente la crueldad desenfrenada del genocidio y se haya pronunciado repetidamente en contra de un alto el fuego inmediato significa que también aquí actuará con una brutalidad similar contra la clase trabajadora. Está impulsado por una crisis histórica del sistema capitalista que ya condujo a la guerra mundial dos veces en el siglo pasado, así como a la dictadura fascista.

Por lo tanto, es importante participar en la huelga y la manifestación del 15 de enero y convertirla en el punto de partida de una amplia movilización política de los trabajadores y la juventud contra el gobierno. Esto requiere una comprensión clara de la situación y una perspectiva política clara.

El genocidio de Gaza no es un episodio aislado, sino una expresión de la crisis histórica del capitalismo. La extrema crueldad y brutalidad de la guerra, apoyada por los principales gobiernos imperialistas, sólo puede entenderse y explicarse en el contexto del colapso del orden mundial imperialista derivado de la contradicción insoluble entre la economía mundial y el caduco sistema de Estados-nación.

La idea de que es posible superar el dominio y la hegemonía del imperialismo estadounidense oponiéndole una nueva coalición multipolar de Estados capitalistas es una ilusión peligrosa. No es posible dividir pacíficamente los recursos mundiales entre los Estados capitalistas e imperialistas, todos los cuales se están armando masivamente y persiguen sus propios planes de guerra. La raíz de la guerra está en el propio capitalismo, y la lucha contra él no requiere la reestructuración del sistema de Estados-nación, sino su destrucción.

El 15 de enero es el aniversario del asesinato de los revolucionarios alemanes Rosa Luxemburg y Karl Liebknecht. Por lo tanto, es apropiado citar las palabras de Luxemburgo en vísperas de la Primera Guerra Mundial, cuando escribió que la clase obrera debe ‘sacar la conclusión de que el imperialismo, la guerra, el robo de países, el saqueo de naciones, la violación de derechos y la política de la violencia sólo pueden combatirse luchando contra el capitalismo, oponiéndose al genocidio político global con la revolución social’.

Los trabajadores y los jóvenes están inmersos en una lucha política y se enfrentan a tareas revolucionarias. Los sindicatos y todos los partidos del Bundestag (parlamento federal), incluido el partido La Izquierda, están del lado del gobierno y apoyan su política pro-guerra. Es necesario construir un nuevo partido obrero que combine la lucha contra el genocidio y la guerra con la lucha contra el capitalismo y la explotación y que luche por la reorganización socialista de la sociedad.

Compartir:

Next Post

Redoblar la lucha por la Amnistía

Vie Ene 12 , 2024
Llamamiento del CATP. Recogida de firmas Reunidos el 27 de noviembre en la Librería Blanquerna de Madrid a iniciativa del Comité por la Alianza de los Trabajadores y los Pueblos (CATP), con el objetivo de redoblar el combate por obtener una verdadera ley de amnistía que afecte a «todos los […]
Manifestantes por la Amnistía y las libertades políticas en España

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario