Declaración final del X Congreso Mundial abierto de la IV Internacional

Cartel X Congreso de la IV Internacional Comunista

Seguidamente reproducimos los acuerdos adoptados por unanimidad en este Congreso, destacando la solidaridad imprescindible con el pueblo palestino y la necesidad de resistencia a la barbarie capitalista e imperialista que estamos viviendo. Por lo que se hace una llamada a la unidad y la organización de los militantes de diferentes orígenes políticos que buscan romper con el imperialismo y construir una alternativa socialista y democrática.

Declaración final X Congreso

A los militantes que buscan en todo el mundo los caminos y medios para la resistencia la política destructiva del imperialismo.

En la primera jornada del X Congreso Mundial abierto de la IV Internacional, los delegados e invitados ha aprobado la siguiente moción de urgencia, adoptada por unanimidad:

Durante los tres días de congreso, escuchamos a militantes de Asia, África, Europa, Estados Unidos, Oriente Medio, el Caribe y América Latina, poniendo todos ellos en el centro de sus intervenciones la lucha contra la barbarie y los medios y las formas para resistir a ella. Los tres días transcurridos desde la aprobación de nuestra moción confirman desgraciadamente lo que escribimos: Gaza y Palestina están sometidas a una guerra genocida y toda la humanidad está en peligro.

Los acontecimientos en Palestina son una expresión de lo que produce el mantenimiento del sistema capitalista a escala mundial: barbarie y guerra.

Este sistema amenaza a toda la humanidad. Amenaza el medio ambiente, con la deforestación, la contaminación del aire y del agua, la clordecona y una sucesión de catástrofes… Desde el estallido de la guerra en Ucrania, la crisis económica y la inflación hacen estragos, alimentadas por la especulación y el saqueo de las empresas que compiten ferozmente a escala mundial. La industria armamentística obtiene cada día enormes beneficios, mientras que los presupuestos militares crecen exponencialmente. Este aumento de los presupuestos militares está provocando recortes drásticos en los presupuestos sociales, como la sanidad, la educación y las pensiones. Los beneficios nunca han crecido tan rápido, mientras los trabajadores y los pueblos sufren un empobrecimiento generalizado. La miseria y la precariedad ganan terreno a escala mundial. El imperialismo y su política de saqueo están enviando a millones de seres humanos al exilio, huyendo de las guerras, la inseguridad y el hambre. Al mismo tiempo, las «contrarreformas», que destruyen lo ganado durante décadas de lucha de clases, golpean brutalmente a las clases trabajadoras y a las poblaciones.

El imperialismo y los gobiernos que le están sometidos son responsables de la situación en Palestina, como en Ucrania. El imperialismo estadounidense ha buscado incesantemente cercar a Rusia para doblegarla; y después atacar China y cuestionar su posición económica en el mercado mundial.

El mantenimiento del sistema capitalista conduce a un saqueo cada vez mayor -en África en particular-, a guerras, al debilitamiento de la soberanía nacional, como lo demuestra el ejemplo de los países de América Latina sometidos a una explotación salvaje con el apoyo de gobiernos serviles al imperialismo.

Para conseguir que todas las fuerzas existentes apoyen esta política destructiva, los gobiernos utilizan todos los medios posibles para realizar la «unidad nacional». Ninguna voz independiente que no acepte la sumisión escapa a la represión, la denuncia y la calumnia. Preciso es constatar que la mayoría de los dirigentes de las grandes organizaciones que dicen representar a la clase obrera miran hacia otro lado en la mayoría de los casos y apoyan así esta política, no sin contradicciones y elementos de resistencia en el seno de estas organizaciones, ya que en diversos países hay organizaciones sindicales y políticas que tratan de preservar la independencia de clase en la línea de la ruptura con el imperialismo.

A escala mundial, decenas de millones de trabajadores y pueblos de todos los continentes se levantan contra el aplastamiento del pueblo palestino. Estas manifestaciones masivas, que tienen lugar sin convocatoria alguna de las grandes organizaciones obreras, ponen en tela de juicio a sus propios gobiernos, acentuando las contradicciones en su seno. Porque la línea divisoria sobre el aplastamiento de Palestina está estrecha y directamente ligada a la lucha por defender las conquistas y logros, producto de décadas de lucha de clases, que están siendo cuestionados por estos gobiernos. Está estrechamente ligada a la lucha de los pueblos por su soberanía nacional, como puede verse en el África subsahariana en la movilización contra la antigua potencia colonizadora.

El X Congreso Mundial de la IV Internacional, abierto a militantes de diferentes orígenes políticos, ha decidido dirigirse a los miles y miles de personas que, en todas partes y en todos los continentes, buscan resistir a la barbarie capitalista, como indica el llamamiento de los dirigentes políticos y sindicales de 20 países africanos. Estos miles aspiran a organizarse a escala internacional contra el capital que engendra la barbarie.

Proponemos que, más allá de las fronteras y de nuestros diferentes orígenes políticos, nos unamos urgentemente para formar un polo de resistencia a escala mundial en una línea de ruptura con el imperialismo.

Adoptada por unanimidad, el 7 de diciembre de 2023

Compartir:

Next Post

Abogados sudafricanos preparan dos demandas por complicidad con el genocidio palestino

Vie Ene 26 , 2024
Nadie responsabilizó a Estados Unidos (ni a Reino Unido) por los crímenes que cometió en Irak: «no se le dio la importancia necesaria al tema», dice Wikus Van Rensburg, quien lidera el equipo de 47 abogados que prepara la nueva demanda contra ambos países, al existir pruebas sobradas de que […]
Sesión plenaria de la Corte Internacional de Justicia

Ver también

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario