El ascenso inexorable del Partido Obrero Belga

Rede von PTB-Präsident Raoul Hedebouw am 1. Mayo de 2024 en Brüssel, Bélgica.

Nico Viber (*). Mronline.org

¿Podrá la última fuerza insurgente de izquierda de Europa mantener su impulso después de este año superelectoral?

Las elecciones al Parlamento Europeo en Bélgica vuelven a celebrarse a la sombra de las elecciones parlamentarias nacionales y regionales. Por lo tanto, se podrían esperar resultados similares en ambos conjuntos de encuestas.

En 2019, el Partido de los Trabajadores de Bélgica (PTB/PVDA) logró por primera vez ganar uno de los 21 mandatos parlamentarios de Bélgica (hoy 22). Con el 14,6 por ciento de los votos en la región francófona del país, Valonia, Marc Botenga se convirtió en el primer izquierdista radical de Bélgica en llegar al Parlamento Europeo. Sin embargo, el 5 por ciento alcanzado en la región de habla flamenca no fue suficiente para ganar un escaño.

Según las encuestas, la cantidad de votos que van a los partidos socialdemócrata, demócrata cristiano y liberal -hoy divididos según el idioma- seguirá hundiéndose aún más después de caer por debajo del 50 por ciento por primera vez en 2019. Las pérdidas también se sentirán en el Partido Verde, al que le fue bien en 2019, mientras que se espera que el ultraderechista Vlaams Belang (Interés Flamenco, o VB) y el PTB de extrema izquierda obtengan ganancias.

Dado que el VB, junto con los nacionalistas de derecha de la Nueva Alianza Flamenca (N-VA), casi pudieron asegurar una mayoría absoluta en Flandes, formar un gobierno a nivel federal puede resultar aún más difícil que antes. Tal y como están las cosas, el actual gobierno, formado por siete partidos diferentes y formado con éxito la friolera de 494 días después de las elecciones de 2019, no tiene mayoría en Flandes.

Las perspectivas políticas del PTB

El PTB, sin embargo, no tiene motivos para preocuparse en este momento. Todas las encuestas indican que ganarán tres mandatos en el próximo Parlamento de la UE. En las elecciones nacionales, en Valonia tienen entre un 15 y un 20 por ciento en Valonia, un 20 por ciento en Bruselas y en Flandes superaron el 10 por ciento en el verano de 2023.

Sin embargo, en las encuestas en Valonia y Bruselas, el PTB se ha estancado desde 2020 y solo ha logrado avances modestos en Flandes. El crecimiento de la membresía también se ha desacelerado, con 23,000 miembros en 2020 y solo 25,000 en 2024. Lo más probable es que esto tenga que ver con el hecho de que en los últimos años la COVID-19, la guerra en Ucrania y los problemas migratorios han ocupado un lugar central, dividiendo el panorama social y político. Como resultado, las campañas del partido sobre temas sociales han tenido dificultades para captar la atención del público.

A nivel internacional, el PTB también es único en muchos aspectos. Desde su cambio de rumbo a principios del milenio, el antiguo partido maoísta ha mantenido relaciones, ahora como partido marxista, con un amplio espectro de otros partidos de izquierda. Aunque no es miembro del Partido de la Izquierda Europea, el PTB participa en su campaña electoral, y su eurodiputado Marc Botenga pertenece al grupo de la Izquierda del Parlamento Europeo.

Las posiciones del PTB sobre la política de la UE están ciertamente determinadas por la disputa nacionalista en casa. Es el único partido belga unido a través de las líneas lingüísticas, y hace campaña activamente contra la división del país por parte de los nacionalistas flamencos. Esto va en contra del federalismo excesivo y de la llamada disputa lingüística, que durante mucho tiempo han estado debilitando el movimiento obrero en Bélgica, distrayendo a la gente de los planes capitalistas de privatizar y romper los sistemas de seguridad social y bienestar.

El PTB tiene una visión similar de los movimientos independentistas, como el catalán, y de los planes de algunos partidos radicales de izquierda para que sus respectivas naciones abandonen la UE o abandonen el euro. No ven el fortalecimiento del Estado-nación como una opción viable para resistir las políticas del capitalismo a gran escala. En su opinión, esto sólo haría más difícil luchar contra su poder. Dado que las empresas operan a nivel europeo, parecería que los partidos de izquierda también tendrían que hacerlo y, por lo tanto, trabajar en red tanto como sea posible. Sin embargo, el PTB rechaza los planes de otros partidos de izquierda de hacer que la UE tenga una orientación social y más democrática, porque simplemente no consideran que la UE sea reformable.

En 2018, Marc Botenga criticó ambos enfoques por considerarlos demasiado parlamentarios y no lo suficientemente anticapitalistas:

Por un lado, ambos se centran más en el gobierno que en el poder y subestiman la importancia del poder compensatorio y la acción extraparlamentaria. Por otro lado, ambos carecen de ambición, y la única perspectiva que ofrecen es que el capitalismo se gestione de una mejor manera.

El año pasado, añadió que consideraba que «los tratados [de la UE] son incompatibles con la mayoría de las políticas de izquierda… Al mismo tiempo, hemos visto que cada vez que la presión es lo suficientemente alta y el equilibrio de fuerzas cambia, estas reglas se dejan de lado muy rápidamente». Señaló el ejemplo de la crisis financiera y la pandemia de COVID-19, que permitieron anular ciertos tratados de la UE.

En caso de cambio de gobierno, el PTB no ve la solución en el abandono de la UE o del euro, sino en la no adhesión a los tratados de la UE, que se interponen en el camino de la política de izquierdas. En su lugar, tratarían de establecer una solidaridad a escala de la UE con el país en cuestión.

Diputados con un salario obrero

La mejora de las perspectivas electorales del PTB también se remonta a su éxito en las elecciones de 2019, cuando su número de diputados se disparó de ocho a 37. Esto significó que las contribuciones públicas al partido crecieron de 2,3 millones de euros en 2018 a 6,2 millones en 2022, lo que convierte al PTB en el tercer partido más rico del país, a pesar de ocupar el noveno lugar entre todos los partidos. Esto se debe a las contribuciones pagadas por los representantes electos, las altas cuotas de afiliación y las numerosas donaciones del partido, que en Bélgica no pueden superar los 500 euros al año, lo que permite al partido cuadruplicar sus gastos en personal y relaciones públicas.

Es una gran ventaja financiera para el PTB que no sólo su personal a tiempo completo, sino también sus representantes electos, se contenten con el salario de un trabajador cualificado, o el equivalente a sus ingresos anteriores. De acuerdo con el razonamiento político del partido detrás de este enfoque, cualquiera que se postule para un cargo bajo el PTB no debería poder enriquecerse con su posición o disfrutar de un nivel de vida significativamente más alto que el ciudadano promedio. El presidente Raoul Hedebouw lo describe de la siguiente manera:

Si no vives de la manera en que piensas, entonces comienzas a pensar de la manera en que vives.

Esta es también la razón por la que el partido introdujo una política por la cual los trabajadores se quedan con solo un 20 por ciento de sus dietas parlamentarias diarias. El resto, así como todas las dietas para los representantes municipales, se transfieren a las arcas del partido.

Hay muchas razones para el éxito del PTB. Se centra en las demandas populares, en su mayoría socioeconómicas, que conciernen no sólo a los grupos marginados, sino también a la mayor parte de la sociedad. Estos incluyen atención médica gratuita, un aumento de la pensión mínima, ajustes por inflación y la introducción de un impuesto a los millonarios. A lo largo de meses de campaña con peticiones, manifestaciones, lanzamientos de libros, conferencias, etc., el PTB no solo ha abogado por estos objetivos, sino que también pretende lograr al menos algunos de ellos. Los grupos a nivel municipal apoyan las campañas callejeras a través de iniciativas parlamentarias, pero no desempeñan un papel independiente.

El PTB ataca los privilegios de los partidos y los políticos, y a través de la renuncia de sus diputados a la mayor parte de sus dietas y la financiación de proyectos sociales como las clínicas «Medicina para el Pueblo», el PTB puede aprovechar la pérdida de confianza del público en sus representantes en su beneficio. Sin embargo, su populismo no llega a abrazar demandas reaccionarias, como hacen los socialdemócratas daneses y la Alianza Sahra Wagenknecht (BSW) en temas de migración. En cambio, el PTB se apega más a los métodos del Partido Comunista de Austria (KPÖ), que evitó casi por completo temas controvertidos como la migración y la delincuencia en sus campañas en Estiria, Salzburgo y Tirol.

En el período previo a las elecciones de este año, el PTB pidió a más de 100.000 personas que identificaran las áreas en las que esperaban más de los políticos. Sus respuestas constituirán el centro de la campaña electoral, siempre y cuando no entren en conflicto con sus propias convicciones políticas fundamentales. Con respecto a temas polémicos como la migración o la guerra en Ucrania, el PTB comenta solo a regañadientes y se abstiene de hacer campaña u organizar iniciativas parlamentarias sobre estos temas. El partido, sin embargo, rechaza el endurecimiento de las regulaciones de asilo de la UE y pide que se otorgue automáticamente la ciudadanía a los migrantes después de cinco años de residencia en Bélgica.

Para hacer frente eficazmente a la crisis climática, el PTB aboga por medidas rigurosas, especialmente contra los mayores productores de CO2 de la economía. Al mismo tiempo, también tienen cuidado de no hacer ninguna demanda que pueda ser percibida como un efecto financiero potencialmente negativo en segmentos de su base potencial de votantes. Esta es la razón por la que el partido generalmente rechaza los impuestos sobre los combustibles fósiles y también organiza campañas contra el aumento de las tarifas de estacionamiento.

Su éxito político, sin embargo, se debe principalmente a su unidad interna percibida y a su atractivo personal relativamente alto. Los principales portavoces públicos del partido son el presidente Raul Hedebouw, la líder parlamentaria del partido en la Cámara de Representantes, Sofie Merckx, el secretario general, Peter Mertens, y el líder del partido parlamentario flamenco, Jos d’Haese. A este equipo se suma un quinto miembro, el director político David Pesiteau.

Solo hay una mujer en la cúpula del PTB y solo 13 mujeres entre los 37 representantes. Esta es quizás la razón por la que tienen menos apoyo entre las mujeres votantes. Este año, sin embargo, las listas electorales están todas equilibradas en función de las cuotas.

Para mejorar su comunicación con la sociedad, el PTB se apoya no solo en el contacto personal establecido a través de encuestas o en puestos de información, fiestas y huelgas, sino también en su presencia masiva en las redes sociales. En la región francófona, el PTB gasta más que cualquier otra parte en publicidad en Facebook. Las dos páginas de Facebook del partido tienen un total combinado de 309.000 seguidores, más que La France Insumisa en Francia o Die Linke en Alemania, y eso en un país con una población de solo 12 millones.

Esta forma de comunicación política ha llevado al PTB a ganar un apoyo significativo entre la clase obrera y la clase media-baja, particularmente en Valonia y Bruselas. Un análisis del estudio de las elecciones europeas de 2019 lo confirma. En todas las áreas de Bélgica, el 19 por ciento de los encuestados de clase media votaron por el PTB o simpatizaban con el partido, como fue el caso del 33 por ciento de los desempleados, el 18 por ciento de los que tenían el nivel de vida más bajo y el 28 por ciento de los que tenían el segundo nivel de vida más bajo. El hecho de que los encuestados más pobres no fueran el grupo más numeroso se debe principalmente a la competencia del VB en Flandes.

Esto también se puede ver en términos de nivel de educación: el 14 por ciento de los encuestados con un nivel educativo bajo y el 15 por ciento de los que tienen un nivel medio apoyaron el PTB. Entre los académicos, el partido obtuvo una puntuación por debajo del promedio, con un 8 por ciento. Esto también explica por qué el PTB recibe resultados por debajo del promedio en las ciudades universitarias y debe conformarse con un promedio de aprobación del 11 por ciento entre los menores de 25 años.

Al igual que con la mayoría de los otros partidos de la izquierda radical, su porcentaje de votos es significativamente menor en el campo que en las ciudades. En Valonia, el PTB alcanzó el 17,9 por ciento de aprobación en las ciudades con más de 100.000 habitantes, mientras que sólo logró el 10,6 por ciento en las parroquias con menos de 5.000 habitantes.

Nacionalismo flamenco desenfrenado

Vale la pena señalar que, a pesar de su proximidad geográfica y cultural con Francia, los populistas de derecha en Valonia han tenido hasta ahora poco éxito. Esto se debe no solo al hecho de que tienen poco que ofrecer a los votantes, sino también a las políticas del PTB, que han logrado obtener apoyo entre las clases que en otros lugares tienden a favorecer a los populistas de derecha. Sin embargo, también tiene que ver con la historia del país. El politólogo y experto del PTB Pascal Delwit señala que no existe un sentido de identidad nacional belga o valono, aunque sí una identidad nacional flamenca muy fuerte. Por lo tanto, es bastante notable que el PTB, al menos según las encuestas, haya alcanzado el segundo lugar en Flandes.

Con sus industrias del carbón y el acero, Valonia fue originalmente la región más rica del país, mientras que la Flandes agraria estaba en desventaja. Esto dio lugar a un nacionalismo flamenco reaccionario que incluso colaboró con los ocupantes alemanes durante la Segunda Guerra Mundial, perdiendo así cualquier papel político hasta la década de 1960. Hoy, sin embargo, Flandes es la más rica de las dos regiones, y la N-VA y la VB hacen uso de ideologías patrioteras basadas en la riqueza en su estrategia política, que utilizan como arma contra la región más pobre de Valonia.

El nacionalismo flamenco se alimenta principalmente de tres componentes: la política económica, que se posiciona en contra de la Valonia más pobre; la política migratoria, que es particularmente antimusulmana por naturaleza; y las políticas proteccionistas, que han adoptado una posición contraria a la UE. Al igual que en las elecciones de 2019, la inmigración vuelve a ser el tema político más importante en Flandes, y los dos partidos de derecha radical, N-VA y VB, se sitúan actualmente en las encuestas con un 45% y un 49%, respectivamente.

Según las encuestas, el VB, más derechista, ha superado al N-VA para convertirse en el partido más fuerte de Bélgica en la actualidad. Los eurodiputados del VB pertenecen a varios grupos de extrema derecha en el Parlamento Europeo. VB trabaja en el grupo Identidad y Democracia junto con el FPÖ austriaco, la Agrupación Nacional de Le Pen en Francia y la AfD alemana. Por su parte, la N-VA forma parte del grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos, y coopera con el PiS polaco, Fratelli d’Italia y Vox en España.

Una encuesta electoral realizada en Flandes este año por científicos de la Universidad de Amberes reveló que el VB está ganando votos de todos los demás partidos, aunque menos del PTB, que a su vez atrae principalmente votos del partido socialdemócrata Vooruit, el N-VA y el Partido Verde. En Flandes, el VB es especialmente fuerte entre los votantes con niveles más bajos de ingresos y educación, mientras que el PTB es particularmente exitoso entre los votantes con ingresos medios y niveles educativos.

Los riesgos de gobernar

Los principales riesgos a los que se enfrenta el PTB, identificados por Pascal Delwit, incluyen el (improbable) establecimiento de una fuerza de derecha radical en la región francófona, por no mencionar la supuesta negativa del propio PTB a unirse a ningún gobierno.

Ciertamente, el PTB tiene algunos obstáculos bastante difíciles de superar si quiere entrar en una coalición de cualquier tipo. En la región francófona, donde las coaliciones con el PS y el Partido Verde serían matemáticamente posibles, las pancartas de la campaña electoral muestran el lema «Le choix de la rupture«, que significa, más o menos, «Elegir separarse». El partido también habla de romper con la política actual en las elecciones europeas.

En Flandes, sin embargo, el lema reinante, «Siempre estamos a tu lado», tiene un tono menos militante, presumiblemente porque el poder no está de su lado en esa región. Sin embargo, los mismos cuatro temas siempre se destacan bajo estas dos banderas: impuestos a los multimillonarios, defensa del poder adquisitivo, abolición de privilegios para los políticos y límites estrictos a las emisiones de los grandes contaminadores.

En 2019, el PTB exigió una pensión mínima de 1.500 euros a través de una campaña de petición en la que se recogieron 180.000 firmas. Desde entonces, la demanda se ha cumplido. Además, al inicio de la campaña electoral, cuando el PTB también elevó a 5 millones de euros el umbral mínimo de riqueza para el impuesto millonario que venían pidiendo para proteger a las medianas empresas, el PS socialdemócrata les flanqueó por la izquierda e incluso les acusó de haber renunciado a «la lucha contra los ultrarricos».

La federación sindical FGTB/ABVV, predominantemente socialdemócrata, ha pedido en repetidas ocasiones a los partidos de izquierda que formen un gobierno de coalición. Sin embargo, que esto ocurra o no, no depende únicamente del PTB. El PS, que durante meses ha acusado al PTB de inutilidad política por su falta de voluntad para asumir cualquier responsabilidad en la formación de una coalición, tendrá que demostrar si quiere hacer realidad sus demandas de izquierda o permanecer en una coalición con los liberales. Que se pueda persuadir al PS para que cambie de tono depende, en última instancia, de los resultados electorales del PTB.

(*) Nico Biver vive en Marburgo y ha trabajado para varios diputados en Die Linke. También es periodista y documentalista, examinando la historia y el presente de la izquierda radical global.

Compartir:

Next Post

16 de junio ¡por la República!

Sáb May 25 , 2024
El próximo 31 de mayo se realizará en Paiporta, en el local del PCPV, una reunión informativa sobre la Marcha a Madrid por la República convocada para el 16 de junio. Esta convocatoria, organizada por la plataforma 16J, se articula en torno a un manifiesto que plantea que 10 años […]
Cartel de la convocatoria de Paiporta sobre la marcha del 16 de junio

Ver también

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario