El gobierno de Venezuela responde al rechazo masivo con autoritarismo y represión

Represión y autoritarismo del gobierno de Venezuela

Arnaldo Aguilar Dorta. Coordinadora Nacional Autónomo Independiente De Trabajadores (CAIT)

El rechazo es masivo, al gobierno sólo le queda el autoritarismo y la represión

Escribir sobre la realidad cotidiana en Venezuela es hacer el esfuerzo por intentar describir la vida de un pueblo que fue sumergido en un socavón de sufrimientos y malestares que no dejan de aumentar. Es, asimismo, hablar sobre una desgracia histórica de empobrecimiento al que fue sometido el pueblo venezolano de a pie, obligado a llevar a cuesta un fardo de desigualdades, con el agravante de no contar, hasta ahora, con un mecanismo organizativo suyo por donde drenar y convertir este amargo sobrevivir en acciones de solución porque el partido que una vez fue creado por Chávez para usarse como instrumento de liberación fue destruido por el madurismo y sus restos puestos al servicio de la concontrarrevolución neoliberal.

Es por eso, que todo ese magma de descontento colectivo que fluye en el campo social, termina refrigerándose en lo que se puede catalogar de consuetudinaria catarsis nacional de quejas, que se implementa a través de los canales del WhatsApp, de ahí no pasa la calentura. Por ese lado el sistema opresor instrumentado por la facción madurista puede estar tranquila.

Sin embargo, todos esos sentimientos de repudio abonan en la perdida de legitimidad política del régimen madurista, este ya no cuenta con la aprobación de una mayoría del pueblo, quedó sólo con el poder del estado y no puede sino recurrir a la violación de la constitución y al autoritarismo para poderse mantener en el poder. Para ello cuentan, por ejemplo, con el tipo de delincuentes políticos, que se prestaron para asaltar al PCV, así como a los demás partidos del Polo Patriótico para tener el control de esas organizaciones e impedir que sus tarjetas electorales fueran puestas al servicio de una alternativa que surgiera del 80%.

Ni obstante esta serie de trampas, asaltos y despojos a la democracia participativa, al estado de derecho en lo único cierto es que el madurismo cuenta, si acaso, con tan solo 2 millones de votantes en unas elecciones generales, y en esa cifra van incluidos los votos de la oposición progringa que el madurismo mantiene amarrada al cepo haciéndola partícipe de chanchullos y algunos churupos de dádivas. Es decir, que el madurismo no tiene los números para sostenerse más en el gobierno, porque el rechazo no baja del 80% pero paradójicamente seguirá en el poder, porque en política para el pueblo empobrecido no es suficiente con ser 80% hace falta también ser fuerza política, tener la hegemonía cultural y construir un nuevo sentido común contrarío al impuesto por el metabolismo del capital.

Ese rechazo aun no logra transformase en una fuerza política alternativa que desafíe la continuidad del madurismo y su catastrófica administración. Y es debido a que ese 80% todavía se mantiene como una masa de gente sin cohesión orgánico-política, huérfana de una dirección colectiva que levante un programa claro como una ruta para construir una República de productores libremente asociados, que es el modelo de sociedad que los venezolanos necesitamos y nos merecemos.

Con el propósito de superar esta situación de debilidad política, un grupo grande de hombres y mujeres de diferentes experiencias del movimiento popular, nos estamos poniendo de acuerdo para construir un espacio de unidad revolucionaria, patriótica y nacionalista, venimos debatiendo ideas e implantando acciones conducidas a erigir una herramienta, edificar un nuevo bloque hegemónico continuidad de la corriente histórica que recoge todas las experiencias emancipadoras que ha venido desarrollando el pueblo venezolano. Estamos cada día más convencidos que todas las energías revolucionarias deben concentrarse en avanzar hacia este objetivo estratégico. Se trata de edificar una poderosa organización política nacional, con una altísima disciplina consciente, que luzca una intachable ética, aferrada al pueblo, dedicada a esculpir la unidad popular. No puede haber para un patriota revolucionario tarea más importante que esta. El madurismo y sus aliados los partidos de la derecha progringa sin lugar a dudas están ilegitimados pero se necesita un pueblo unido que los eche del poder.

Compartir:

Next Post

Mezcla explosiva de injerencia, populismo, violencia e impunidad en Haití

Lun Ene 22 , 2024
Jean Gary DENIS. Coordinadora General de la Central Nacional de Trabajadores Haitianos (CNOHA) A lo largo de su historia como pueblo, el pueblo haitiano nunca ha experimentado una situación tan catastrófica. Desde el asesinato del presidente Jovenel Moise en julio de 2021, parece que los demonios se han confabulado para […]
Populismo, Injerencia, impunidad y violencia en Haití

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario