1 de mayo por los salarios, las pensiones y los servicios públicos. CONTRA LA GUERRA.

Cartel 1 de mayo de IO

Informaciónobrera.org

La clase trabajadora afronta el 1 de mayo  de 2023 en una situación muy difícil. La inflación provocada por la guerra y la actuación de los especuladores devora el poder de compra de sus salarios   y  pensiones,  mientras  servicios públicos esenciales para  su  supervivencia están siendo desmantelados, como  sucede con la sanidad.  

Bienes de primera necesidad, como  los alimentos, los combustibles, la electricidad, experimentan subidas  muy  importantes, que  las actuaciones del  gobierno apenas  han  conseguido limitar.  Las compañías energéticas y los monopolios de la distribución de alimentos se hacen de oro, mientras una parte cada vez mayor de la población trabajadora no llega a fin de mes.  

Por  tanto, la defensa y recuperación del  poder de  compra de  los salarios  y las pensiones debe  ser  un  objetivo común de  todas las organizaciones sindicales. Pero,  ¿cómo  es posible arrancar las necesarias subidas  de salarios  sin derogar completamente las reformas laborales que dan a los patronos un inmenso poder?  

Hay que acabar  con las leyes que reprimen la movilización social y laboral.  Hay que derogar en su totalidad la Ley Mordaza.  

¿Cómo es posible  abordar la defensa de las pensiones sin acabar  con el mito  de que el sistema público de pensiones es insostenible? El ministro Escrivá  acaba de reconocer que se han sacado  de la caja de la Seguridad Social más de 140.000  millones de euros  en pocos  años para gastos  “impropios”, para  pagar  cosas  que no son pensiones de jubilación, de incapacidad, de viudedad, de orfandad.

Es imprescindible que  se haga la auditoría de la caja de la Seguridad Social, un mandato parlamentario inscrito en la ley 21/2021, que el gobierno se niega a cumplir. La confesión de Escrivá –contradictoria, por demás,  con su política- es un reconocimiento de la legitimidad de la lucha  de los pensionistas por  la auditoría,  defendida también por múltiples instancias sindicales.  

La sanidad pública,  única  garantía del derecho a la salud para la población trabajadora, está siendo destruida en cada una de las 17 autonomías. En todas ellas, se suceden las movilizaciones del personal de la sanidad y de la población.

Hace  falta un presupuesto de urgencia para corregir los recortes que  se produjeron, sobre  todo, entre 2010  y 2018  y para  recuperar la sanidad. Es intolerable que  no  haya  fondos para  la sanidad, mientras se  dedican miles  de millones a aumento de gastos militares. ¡Gastos militares, para escuelas y hospitales!  

Los trabajadores no quieren la guerra. Es insoportable la política beligerante del gobierno.  

¡Ni un euro  para la guerra! ¡Basta de enviar armas!  ¡Abajo los presupuestos militares!  

La guerra y las sanciones están  provocando la ruina  de la industria europea, poniendo en peligro  cientos de miles de puestos de trabajo. Es preciso organizar la acción  común en defensa de la producción y de los puestos de trabajo.  

Ante esta situación, es necesario que las organizaciones den  un paso adelante, y organicen la movilización unida, por los salarios,  las pensiones, la sanidad y todos los servicios públicos, invitando a unirse a todas las organizaciones.

Compartir:

Deja una respuesta

Next Post

Organizaciones republicanas de Valencia debaten sobre "ruptura democrática"

Jue Abr 27 , 2023
Comité por la Alianza de Trabajadores y Pueblos (CATP-PV) Este año en que se cumple el 92 Aniversario de la Proclamación de la II República se han realizado en torno al 14 de abril multitud de actos conmemorativos. Pero siguen faltando la reflexión y el debate públicos sobre el desarrollo […]
Foto de la mesa de debate del 20 de abril en Valencia

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario