La justícia: ni cega, ni imparcial!

Dibujo mostrando una imagen de la justicia quitándose la venda

Voro Torrijos. Levante-emv.com

Ells s’ho tallen i ells s’ho cusen, o com diríem en castís espanyol: ells s’ho cuinen i ells s’ho mengen, com Juan Palomo. I el populatxo a pagar la seua festa sense ni tan sols rebre unes mesquines engrunes. És així com el PP i el PSOE han representat una fumata blanca després de 5 anys, 6 mesos i 21 dies en què l’oligarquia judicial –amb un cert vistiplau dels partits sistèmics– ha protagonitzat un deplorable cop d’estat. Ja hi estan avesats!

Els alts magistrats –que cobren 140.000€ anuals– s’han concedit una perllongada pròrroga que ha deixat al descobert una de les misèries més capitals de l’actual entramat polític. I és que des de l’atalaia judicial poden seguir tenint la paella pel mànec –sense que mai ningú no els hi haja votat– per a encotillar de manera retrògrada els altres dos poders: el legislatiu i l’executiu, quan els escaiga. Amb tota la preeminència d’esmenar-los la plana al seu lliure albir.

D’aquesta manera, les dretes segueixen manant quan les esquerretes fan com si governaren. D’evidències, n’hi ha un carro! Recordeu I. Cosidó, exportaveu del PP al Senat, enxampat amb un WhatsApp en què deia que controlarien el Suprem des del darrere? Un contuberni entre els sectors més reaccionaris de la política i de la judicatura que el PSOE no ha pogut o no ha volgut trencar durant els 26 anys d’inquilí de la Moncloa. Potser perquè ja li va bé en casos com la persecució al moviment independentista? O en les infinites causes per males pràctiques i corrupció d’ambdós partits, els líders dels quals solen quedar immunes? Això explica que González, Aznar, Rajoy, Camps, Chávez o Griñan hagen defugit fàcilment condemnes que els seus subordinats no han pogut eludir.

No descobriré la sopa d’all si afirme que la cúpula del poder judicial és i ha estat de dretes de tota la punyetera vida. Els seus membres són el producte d’un mecanisme endogàmic que durant segles han conformat un repulsiu gremi conservador, com el militar, el policial o el religiós. Unes cadenes que ens pesen més que milers d’ases morts! I fan possible aberracions com els regals judicials a les manades o l’enconament contra els joves d’Altsasu, Valtonyc, Cassandra, els titiriteros madrilenys i un llarg reguitzell despòtic.

L’elit judicial segueix sent un paradís difícil d’accedir per a les classes populars. Aspirar a la magistratura significa memoritzar més de 350 temes sota la direcció d’un preparador que cobra 300 euros al mes –en diners negres i fent-ho sovint en horari laboral–, si més no durant quatre anys. Una despesa que només poden afrontar economies ben pròsperes. Un veritable biaix classista i ideològic que ho condiciona tot, amb una tendència favorable als poderosos –que a més es poden pagar advocats cars i molt influents.

Tot això fa possible que qui pretenga fer-se un lloc a la judicatura haja de fer moltíssima bondat amb uns prohoms tan reaccionaris. És el peix que es mossega la cua. Un perfecte cercle viciós. I qui gosa plantar-hi cara, com Elpidio Silva o Baltasar Garzón, són castigats a l’ostracisme sense contemplacions. No hauríem d’acceptar un sistema en què els magistrats són gairebé vitalicis i elegits a dit. Això no és democràcia ni res que s’hi assemble!


La Justicia: ni ciega ni imparcial!

Ellos se lo cortan y ellos se lo cocinan, o como diríamos en castizo español: ellos se lo cocinan y ellos se lo comen, como Juan Palomo. Y el populacho a pagar su fiesta sin ni siquiera recibir unas mezquinas engordadas. Es así como el PP y el PSOE han representado una fumata blanca después de 5 años, 6 meses y 21 días en los que la oligarquía judicial –con un cierto visto bueno de los partidos sistémicos– ha protagonizado un deplorable golpe de estado. ¡Ya están avezados!

Los altos magistrados –que cobran 140.000€ anuales– se han concedido una prolongada prórroga que ha dejado al descubierto una de las miserias más capitales del actual entramado político. Y es que desde la atalaya judicial pueden seguir teniendo la sartén por el mango –sin que nunca nadie les haya votado– para encoger de manera retrógrada los otros dos poderes: el legislativo y el ejecutivo, cuando les plazca. Con toda la preeminencia de enmendarles la plana a su libre albedrío.

De esta manera, las derechas siguen mandando cuando las izquierdas hacen como si gobernaran. ¡De evidencias, hay un carro! ¿Recuerda I. Cosidó, exportavoz del PP en el Senado, echado con un WhatsApp en el que decía que controlarían el Supremo desde atrás? Un contubernio entre los sectores más reaccionarios de la política y de la judicatura que el PSOE no ha podido o no ha querido romper durante los 26 años de inquilino de la Moncloa. ¿Quizás porque ya le va bien en casos como la persecución al movimiento independentista? ¿O en las infinitas causas por malas prácticas y corrupción de ambos partidos, cuyos líderes suelen quedar inmunes? Eso explica que González, Aznar, Rajoy, Camps, Chávez o Griñan hayan rehuido fácilmente condenas que sus subordinados no han podido eludir.

No descubriré la sopa de ajo si afirmo que la cúpula del poder judicial es y ha sido de derechas de toda la puñetera vida. Sus miembros son el producto de un mecanismo endogámico que durante siglos han conformado un repulsivo gremio conservador, como el militar, el policial o el religioso. ¡Unas cadenas que nos pesan más que miles de ases muertos! Y hacen posible aberraciones como los regalos judiciales a las manadas o el encono contra los jóvenes de Altsasu, Valtonyc, Cassandra, los titiriteros madrileños y un largo regocijo despótico.

La élite judicial sigue siendo un paraíso difícil de acceder para las clases populares. Aspirar a la magistratura significa memorizar más de 350 temas bajo la dirección de un preparador que cobra 300 euros al mes –en dinero negro y haciéndolo a menudo en horario laboral–, cuando menos durante cuatro años. Un gasto que sólo pueden afrontar economías muy prósperas. Un verdadero sesgo clasista e ideológico que lo condiciona todo, con una tendencia favorable a los poderosos –que además se pueden pagar abogados caros y muy influyentes.

Todo ello hace posible que quien pretenda hacerse un lugar en la judicatura deba hacer muchísima bondad con unos prohombres tan reaccionarios. Es el pez que se muerde la cola. Un perfecto círculo vicioso. Y quien logra plantarle cara, como Elpidio Silva o Baltasar Garzón, son castigados al ostracismo sin contemplaciones. No deberíamos aceptar un sistema en el que los magistrados son casi vitalicios y elegidos a dedo. ¡Eso no es democracia ni nada que se parezca!

Compartir:

Next Post

Elecciones francesas: Democracia

Mar Jul 9 , 2024
Share on Facebook Tweet it Email Declaración del POI (Partido Obrero Independiente)tras la segunda vuelta de las elecciones francesas De nuevo, después de haber utilizado el terreno directo de la lucha de clases (Chalecos Amarillos por el poder adquisitivo, semanas de manifestaciones contra la reforma de las pensiones, innumerables huelgas […]
Marcha de celebración resultados elecciones en Francia, segunda vuelta

Ver también

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario