Cumbre de guerra de la OTAN en Washington…

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en mayo de 2024. (OTAN, Flickr, CC BY-NC-ND 2.0)

Los líderes de la OTAN deberían llevar a cabo una revisión clara de cómo la organización que dice ser una fuerza para la paz sigue intensificando guerras imposibles de ganar y dejando países en ruinas…

Medea Benjamin y Nicolás JS Davies. Gerardodelval.com

Después de las catastróficas e ilegales invasiones de la OTAN a YugoslaviaLibiaAfganistán, de años anteriores, este 9 de julio La OTAN planea invadir Washington, DC. La buena noticia es que sólo planea ocupar Washington durante tres días. Los británicos no quemarán el Capitolio de los Estados Unidos como lo hicieron en 1814, y los alemanes seguirán fingiendo dócilmente que no sabían quién hizo estallar el gasoducto de Nord Stream. Así que esperen fotografías sonrientes y una orgía exagerada de felicitaciones mutuas.

La OTAN arrastrará a sus miembros a la Guerra Fría de Estados Unidos con China acusándola de suministrar tecnología de armas de doble uso a Rusia, y dará a conocer nuevas iniciativas para gastar el dinero de los impuestos estadounidenses en un misterioso “muro de drones” en los países bálticos y en un costoso -que suena como «sistema integrado de defensa aérea» en toda Europa.

Pero la característica principal de la cumbre será una muestra superficial de unidad para tratar de convencer al público de que la OTAN y Ucrania pueden derrotar aún a Rusia y que negociar con Rusia equivaldría a rendirse.

A primera vista, eso debería ser difícil de vender. En lo único en lo que están de acuerdo la mayoría de los estadounidenses sobre la guerra en Ucrania es en que apoyan una paz negociada. Cuando se les preguntó en noviembre de 2023 Economist/YouGov “¿Apoyaría o se opondría a que Ucrania y Rusia acuerden un alto el fuego ahora?” El 68 por ciento dijo “apoyo” y sólo el 8 por ciento dijo “en contra”, mientras que el 24 por ciento dijo que no estaba seguro.

Sin embargo, mientras el presidente estadounidense Joe Biden y los líderes de la OTAN mantienen interminables debates sobre diferentes formas de intensificar la guerra, han rechazado repetidamente las negociaciones de paz, especialmente en Abril de 2022Noviembre 2022 Enero de 2024, incluso cuando sus planes de guerra fallidos dejaron a Ucrania en una posición negociadora cada vez peor. [Ver: RAY McGOVERN: ¿Putin atacará a Polonia y los países bálticos?]

El objetivo final de esta no estrategia es que a Ucrania sólo se le permitirá negociar con Rusia una vez que se enfrente a una derrota total y no le quede nada con qué negociar, exactamente la rendición que la OTAN dice que quiere evitar.

Como han señalado otros países en las Naciones Unidas Asamblea General, el rechazo de Estados Unidos y la OTAN a la negociación y la diplomacia a favor de una guerra larga que esperan que eventualmente “debilite” a Rusia es una violación flagrante de la “Solución Pacífica de Disputas” al que todos los miembros de la ONU están legalmente comprometidos bajo el Capítulo VI de la Carta de la ONU. Como dice el artículo 33(1):

“Las partes en cualquier controversia cuya continuación pueda poner en peligro el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales deberán, en primer lugar, buscar una solución mediante negociación, investigación, mediación, conciliación, arbitraje, arreglo judicial y recurso a organismos regionales. o arreglos u otros medios pacíficos de su propia elección”.

Pero los líderes de la OTAN no van a venir a Washington para resolver cómo pueden cumplir con sus obligaciones internacionales y negociar la paz en Ucrania. Justo lo contrario. En una reunión de junio en preparación para la cumbre, los ministros de defensa de la OTAN aprobaron un plan para poner el apoyo militar de la OTAN a Ucrania “en un nivel más firme durante los años que vendrán.»

La reunión tendrá su sede en una base militar estadounidense en Wiesbaden, Alemania, y contará con casi 700 empleados. Se ha descrito como una manera de “prueba de triunfo“ el respaldo de la OTAN a Ucrania, en caso de que el expresidente Donald Trump gane las elecciones e intente reducir el apoyo de Estados Unidos.

En la cumbre, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, quiere que los líderes de la OTAN se comprometan a proporcionar a Ucrania equipos por valor de 43 millones de dólares cada año, de forma indefinida. Haciéndose eco del doble pensamiento de George Orwell de que “la guerra es paz”, Stoltenberg dijo: “La paradoja es que cuanto más planeemos y más nos comprometamos [a la guerra], más pronto Ucrania podrá tener la paz”.

La cumbre también discutirá cómo acercar a Ucrania a la membresía de la OTAN, una medida que garantiza que la guerra continuará, ya que la neutralidad de Ucrania es el principal objetivo de guerra de Rusia.

Como Ian Davis de Vigilancia de la OTAN reportaron, la retórica de la OTAN hace eco de las mismas líneas que escuchó durante 20 años de guerra en Afganistán: “Los talibanes (ahora Rusia) no pueden esperarnos”. Pero esta vaga esperanza de que la otra parte finalmente se rinda no es una estrategia.

No hay pruebas de que Ucrania vaya a ser diferente de Afganistán. Estados Unidos y la OTAN parten de las mismas suposiciones, lo que conducirá al mismo resultado. La suposición subyacente es que el mayor PIB de la OTAN, los presupuestos militares extravagantes y corruptos y el fetiche por la costosa tecnología armamentista deben de alguna manera, mágicamente, llevar a Ucrania a la victoria sobre Rusia.

Cuando Estados Unidos y la OTAN finalmente admitieron la derrota en Afganistán, fueron los afganos quienes pagaron con su sangre la locura de Occidente, mientras que la maquinaria de guerra de Estados Unidos y la OTAN simplemente pasaron a su siguiente “desafío”, sin aprender nada y sacando provecho político de sus resultados. Negación abyecta de todo.

Menos de tres años después de la derrota en Afganistán, el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, dijo que la OTAN es “la alianza más poderosa y exitosa de la historia”. Es una señal prometedora para el futuro de Ucrania que la mayoría de los ucranianos esté renuente a desperdiciar sus vidas en el incendio del contenedor de basura de la OTAN.

En un artículo titulado “La nueva teoría de la victoria ucraniana es la misma que la antigua”, escribió Mark Episkopos del Instituto Quincy, “la planificación occidental sigue siendo estratégicamente atrasada. Ayudar a Kiev se ha convertido en un fin en sí mismo, divorciado de una estrategia coherente para poner fin a la guerra”.

Episkopos concluyó que “la clave para ejercer la influencia [de Occidente] de manera efectiva es abandonar finalmente un marco de victoria de suma cero…”

Añadiremos que se trataba de una trampa tendida por Estados Unidos y el Reino Unido, no sólo para Ucrania, sino también para sus aliados de la OTAN. Al negarse a apoyar a Ucrania en la mesa de negociaciones en abril de 2022 y, en cambio, exigir este “encuadre de victoria de suma cero” como condición para el apoyo de la OTAN, Estados Unidos y el Reino Unido escalaron lo que podría haber sido una guerra muy corta a una guerra prolongada, potencialmente guerra nuclear entre la OTAN y Rusia.

Líderes y diplomáticos turcos se quejaron de que sus aliados estadounidenses y británicos socavaron su proceso de paz, mientras FranciaItaliaAlemania se resistieron durante uno o dos meses pero pronto se rindieron al campo de guerra.

Cuando los líderes de la OTAN se reúnan en Washington, ¿qué deberían hacer, además de averiguar cómo cumplir con las Artículo 33 de la Carta de las Naciones Unidas, está llevando a cabo una revisión lúcida de cómo esta organización que dice ser una fuerza para la paz sigue intensificando guerras imposibles de ganar y dejando países en ruinas.

La cuestión fundamental es si la OTAN podrá ser alguna vez una fuerza para la paz o si nunca podrá ser más que una extensión peligrosa y servil de la maquinaria de guerra estadounidense.

Creemos que la OTAN es un anacronismo en el mundo multipolar de hoy: una alianza militar agresiva y expansionista cuya miopía institucional inherente y sus evaluaciones de amenazas miopes y egoístas nos condenan a todos a una guerra sin fin y a una posible aniquilación nuclear.

La única forma en que la OTAN podría ser una verdadera fuerza para la paz sería declarar que, a estas alturas del año próximo, tomará las mismas medidas que su contraparte, el Pacto de Varsovia, tomó en 1991, y finalmente disolver lo que el secretario Austin Habría sido más prudente llamarla “la alianza militar más peligrosa de la historia”.

Compartir:

Next Post

Llamamiento internacional por la PAZ ante la cumbre de la OTAN del 9-11 julio

Dom Jul 7 , 2024
Share on Facebook Tweet it Email Las organizaciones y personas que firmamos esta declaración, en ocasión de la realización de la Cumbre de la OTAN, que se realizará del 9 al 11 de julio de 2024, en la ciudad de Washington DC, EEUU, queremos señalar lo siguiente: En los últimos años […]
Foto de bombardeos sobre población civil

Ver también

Boletín semanal de novedades

Recibe en tu email un correo semanal con todas las nuevas entradas publicadas en esta web

Sumario